REGULACIÓN DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS


REGULACIÓN DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS
Por Héctor Huici

Revista Política Pública Nº11

Septiembre 2002

FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE

descarga

Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 1
REGULACIÓN DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS
Por Héctor Huici
INTRODUCCION
Los problemas básicos de la organización económica y social consisten en determinar qué bienes se producen, cómo se
producen y para quiénes se producen. La ciencia económica ha dado distintas respuestas a estos interrogantes que han
tenido sus correspondientes proyecciones al mundo jurídico. Una de ellas ha sido, sin dudas, la noción de servicio
público, caracterizada generalmente en la doctrina por la titularidad estatal de la actividad, la existencia de una
necesidad colectiva a ser satisfecha mediante prestaciones individualizadas y un régimen especial de derecho público1.
Los cambios políticos y económicos operados en las dos últimas décadas, a nivel mundial han llevado a algunos
autores a predicar el digno entierro del concepto2 Estos cambios, permiten hablar en términos genéricos del paso de un
sistema de titularidad pública sobre la actividad, concesiones cerradas, derechos de exclusividad, obligación de
suministro, precios administrativamente fijados, reversión y rescate y regulación detallada de la actividad, a un sistema
abierto, presidido por la libertad de empresa, con determinadas obligaciones o cargas (servicio universal), pero con
libertad de precios y modalidades de prestació n, con libertad de inversión y amortización y en definitiva en régimen de
competencia abierta como cualquier otra actividad comercial e industrial en los que hay que luchar por el cliente, sin
reserva de titularidad estatal3. No obstante, no existe todavía un claro estatuto jurídico de la nueva regulación,
conviviendo en “dulce montón” características propias de uno y otro régimen, inclinándose la balanza hacia uno u otro
lado, según los intereses económicos afectados y los puntos de vista ideológicos, políticos y jurídicos de los distintos
actores.
Nadie puede ignorar los beneficios que para el conjunto de la economía Argentina ha significado el proceso de
privatización y desregulación iniciado a partir de 1989 con el dictado de la ley de Reforma del Estado. Parece haber
ganado cierto consenso que a la etapa inicial de privatización y desregulación de los servicios públicos debe seguirla
una de una presencia más activa del estado. No es casualidad que en este contexto hayan surgido iniciativas que bajo el
argumento de defender el interés público, proteger usuarios, pequeños comerciantes o regular la desregulación,
propicien un mayor intervencionismo estatal sin reparar en que el costo de esta intervención suele ser mayor que las
fallas del mercado que, de buena fe, se busca remediar.
En este último sentido, los acontecimientos políticos y económicos que precipitadamente vive nuestro país desde el año
pasado sumados a una recesión de cuatro años han llevado a buena parte de la población a cuestionar la prestación
privada de servicios públicos e incluso a plantear el retorno a la gestión estatal de dichos servicios4. Sin llegar a ese
extremo en la mayoría de las agendas de los partidos políticos se suele centrar la atención en el “control” de los
servicios y la “tutela de los derechos de los usuarios” proponiéndose como política pública más controles y más
regulaciones sin medir sus consecuencias sobre la eficiencia en la prestación de los servicios, los costos implícitos, los
incentivos generados, el riesgo regulatorio y el impacto sobre futuros clientes. En la mayoría de los casos la puesta en
práctica de las políticas propuestas conducirían a resultados opuestos a los buscados.
La crisis es opción y nuestro país deberá optar entre avanzar en reformas que signifiquen más competencia y más
mercado como solución a los problemas que afronta –quizás por haber dilatado dichas medidas creyendo que lo hecho
era suficiente- o un retorno al pasado cuyas consecuencias ya conocemos o si no, estamos recordando en estos días.
Asumiendo que por decisión propia, o forzado por las circunstancias ante el fracaso seguro de la segunda alternativa,
será necesario una nueva reforma en el sector de los servicios públicos que, a la luz de la experiencia de la década
pasada, introduzca los cambios de diseño institucional necesarios para lograr organismos menos intervencionaistas y
que su intervención -cuando sea necesaria – esté guiada por criterios de racionalidad económica.
CAPITULO I
El Punto de Partida: El Rol Subsidiario del Estado. Alcance del Concepto.
Un autor dijo que las fronteras entre la iniciativa privada y los servicios públicos son flexibles. Su fijación es una
cuestión de tacto, de prudencia política5.
No suscribo lisa y llanamente dicha afirmación. El ejercicio de esta atribución discrecional tiene un límite: el límite de
la organización política, económica y social de la comunidad, establecida en la constitución escrita y en las pautas
fundamentales de conducta adoptadas por la comunidad.6 El trasplante de la institución del servicio público a nuestro
derecho debió haber reparado en ciertas limitantes contenidas en nuestra Ley Fundamental.
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 2
En efecto, nada en nuestra Constitución, aún luego de su reforma, autoriza a reservar determinadas actividades
económicas al estado (titularidad)7. Antes bien el pensamiento Alberdiano indica lo contrario: “Bancos, casas de
seguros, ferrocarriles, líneas de navegación a vapor, canales, muelles, puentes, empresas y fabricaciones de todo
género, toda cuanta operación entra en el dominio de la industria, debe de estar al alcance de los capitales particulares
dispuestos a emplearse en la explotación de esos trabajos y empresas verdaderamente industriales, si las libertades
concedidas por los arts. 14 y 20 de la Constitución, como base del derecho industrial, han de ser una verdad práctica y
no una ostentación de mentido liberalismo.”8
Los derechos y libertades son el reconocimiento constitucional de unas posibilidades de acción inherentes a la persona,
anteriores al estado y a la ley, que ésta no puede desconocer, así por ejemplo sucede con los derechos de contenido
mercantil consagrados en el artículo 14, 17 y 28 de nuestra Constitución Nacional. No pueden sin más, tales
actividades ser atribuidas exclusivamente al Estado y luego concedidas “graciosamente” por éste a los particulares.
La economía, por lo demás, como las restantes ramas de la actividad humana, no es por naturaleza una institución del
Estado; por el contrario es el producto viviente de la libre iniciativa de los individuos y de sus agrupaciones libremente
constituidas.9
No se me escapa que es posible llegar a resultados prácticos similares partiendo de posiciones contrapuestas (aquella
que reconoce el derecho del particular a prestar servicios públicos “iure propio” y la que solo lo admite por delegación)
pero hay diferencias fundamentales que tarde o temprano afloran. En un caso se confía en la capacidad creadora del
individuo y su libertad tendrá un carácter expansivo en tanto no colisione con derechos de sus semejantes. En el otro se
desconfía de él, siempre deberá requerir el “permiso” estatal para embarcarse en actividades y penderá sobre él la
amenaza de que un criterio de utilidad, no bien precisado, haga tabla rasa de sus derechos.10
No se le puede pedir al derecho más de lo que el derecho puede dar, o en otras palabras no se pueden achacar al
derecho o las leyes todos los fracasos de la sociedad. El derecho administrativo como cauce jurídico de los objetivos
políticos del estado no es omnipotente (ni bueno sería que lo fuera para seguridad de nuestras libertades), es decir no
puede por sí solo dar satisfacción a todas las necesidades de la vida social, debe articularse necesariamente con la
economía y la moral.
Debe recostarse en la economía para buscar las soluciones jurídicas más eficientes en cada circunstancia y caso
concreto en aras al logro de aquellos objetivos. Pero ello justamente requiere una vuelta a la moral para definir a
aquéllos y su orden de prioridades, privilegiando –como no debería ser de otra manera- la dignidad humana.
Sin embargo, de todas formas, sí creo que hay sistemas que optimizan la asignación de esos recursos, generando los
excedentes de riqueza necesarios para elevar más rápidamente la condición de vida de nuestros congéneres y esto sí es
una cuestión de economía.
Las prioridades en la ejecución del gasto son básicamente decisiones morales, en las que no debe estar ausente el
análisis costo beneficio de la solución a adoptar pues, en un mundo de recursos escasos, su despilfarro es un acto
inmoral.
Max Weber distingue dos tipos de conductas racionales. Entiende que se actúa “racionalmente con arreglo a valores”
quien, sin consideración a las consecuencias previsibles, obra en servicio de sus convicciones sobre lo que el deber, la
dignidad, la belleza, la sapiencia religiosa, la piedad o la trascendencia de una causa, cualquiera sea, parecen ordenarle.
Existe una creencia consciente en el valor propio y absoluto de determinada conducta, sin relación alguna con el
resultado, o sea puramente en mérito de ese valor. Actúa “racionalmente con arreglo a fines”, quien orienta su acción
por el fin, medios y consecuencias implicadas en ella y para lo cual sopesa racionalmente, los medios con los fines, los
fines con las consecuencias implicadas y los diferentes fines posibles entre sí. Por su parte, la decisión entre los
distintos fines y consecuencias concurrentes y en conflicto puede ser “racional con arreglo a valores”; en cuyo caso la
acción es racional con arreglo a fines sólo en los medios.11
Si el fin último de nuestra acción y la del Estado es la plena realización del hombre y que la economía, la técnica y el
derecho deben orientarse a ello. Desde este punto de vista nuestra acción es racional con arreglo a valores. Ello no es
en modo contrario con postular una acción racional con arreglo a fines en los medios y allí donde se trate de
prestaciones materiales, de cuestiones que signifiquen de modo directo (inmediato o mediato) la asignación de
recursos, el análisis económico de las normas jurídicas brinda un importante instrumento para determinar de qué modo
se satisface mejor el interés público.
La prestación privada de los servicios públicos y sociales puede articularse a través de otras técnicas o mecanismos
menos burocráticos, mediante exenciones fiscales o mediante el bono escolar o médico, que permite a los ciudadanos
elegir entre una pluralidad de prestadores incentivando a éstos a ser más eficientes. En efecto, el subsidio de la
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 3
demanda, en un mercado libre, obliga a los proveedores de bienes y servicios a competir por los clientes. Y este es
también un planteamiento más acorde con el principio de subsidiariedad del Estado que hace a éste más eficaz y al
ciudadano más libre.12
Si el derecho público es la rama del derecho que rige las relaciones regidas por la justicia distributiva y lo distribuido
es el bien común13 cuya realización o lo que es lo mismo su distribución corresponde al Estado en forma subsidiaria,
entonces se debe procurar, en un sistema que reconoce al derecho de propiedad como un derecho humano, que el
derecho privado intente primero dar satisfacción a las necesidades derivadas de la vida colectiva. Recién cuando el
individuo no pueda, el mercado no acceda, el Estado debe, antes no.
El Análisis Económico del Derecho (AED)
La relación que plantea el AED entre el derecho y la economía es completamente nueva14. El AED lo que hace es
establecer el derecho como objeto de estudio desde el punto de vista económico. Esto implica en primer lugar que la
interpretación y evaluación de una norma se realizan desde los presupuestos de la teoría económica; y, en segundo
lugar, significa que la racionalidad de la que se dota a las normas y al sistema jurídico en su conjunto es una
racionalidad de tipo económico, lo que produce una reformulación del derecho acorde con ese modelo de
racionalidad15. Se convierte así a la economía, en aras de la eficiencia como valor social supremo, en opinión de Pedro
Mercado Pacheco, en principio de explicación y justificación última de toda decisión.
Si bien se señala al AED como una corriente “conservadora” coexisten dentro de ella diferentes enfoques aunque la
postura que se basa en un pensamiento económico más ortodoxo es mayoritaria.
Dichos enfoque se corresponden con la división metodológica de la ciencia económica entre economía normativa y
economía positiva, es decir, el uso del análisis económico para fundamentar lo que debería ser y el uso del análisis
económico para explicar lo que es o ha sido, o para predecir lo que será. La elección entre estos dos tipos de estudio
caracteriza los trabajos de los dos más importantes representantes de la escuela del AED: Guido Calabresi y Richard
Posner. Mientras el primero adopta un tipo de enfoque normativo en el que su propósito fundamental es mostrar, por
ejemplo, como la sociedad puede controlar de forma más óptima el nivel de los accidentes adoptando unas normas e
instituciones basadas principalmente en criterios económicos, el trabajo del segundo es intentar aportar una estructura
analítica para explicar qué efectos producen las normas existentes y cómo éstos se corresponden con algún principio o
criterio económico que los explique16.
El análisis positivo trata de resolver cuestiones como: ¿cuáles son los efectos de una norma?, ¿qué costos acarrea el fin
perseguido por la norma?, ¿qué efectos produce en el mercado o en la situación económica de los destinatarios
afectados?, ¿se han conseguido los efectos queridos por la norma?. A todas estas cuestiones el análisis económico debe
dar una respuesta precisa realizando una comparación entre la situación concreta y la situación en abstracto identificada
como correcta en el modelo de hipótesis construida17
Eficiencia y Distribución
Para Posner existen dos clases de reglas: las que maximizan la riqueza y las que la distribuyen y sostiene: “Los
tribunales pueden hacer muy poco en la distribución de la riqueza en una sociedad, por ello sería mucho más sensato
que se concentrasen en lo que pueden hacer realmente, es decir, maximizar el tamaño del pastel económico y dejar el
problema del reparto en las manos de los legisladores que tienen mayores poderes de investigación y de gasto”18
El interrogante al que debe dar respuesta el AED es si la eficiencia económica es un valor que fundamente y justifique
las decisiones jurídicas. Para Posner y sus seguidores al derecho sólo le compete la tarea de maximizar la riqueza
global. Desde este punto de vista comparte la idea de que el incremento de la riqueza es universalmente saludable
como un hecho positivo, como presupuesto inherente a toda posibilidad de política redistributiva, en un mundo de
recursos escasos el despilfarro puede ser considerado inmoral.
Una cuestión por cierto equívoca es que ha de entenderse por eficiencia 19. Sin abrir una polémica aquí mencionaremos
que Posner entiende la eficiencia como la maximización de la riqueza, lo que significa explotar los recursos
económicos de manera tal que el valor- la satisfacción humana medida por la voluntad de pago del consumidor por los
bienes y servicios- sea maximizada.20
Es interesante destacar brevemente la respuesta de Posner a la crítica de Dworkin respecto de que la maximización de
la riqueza, o lo que es igual, que la eficiencia sea un valor. Este último señala que la riqueza no sólo no es un valor
social ya que valores sociales son aquellos que son fines en sí mismos21. Posner señala que en última instancia se trata
de una discusión lingüística y que nada impide que apliquemos el término valor a aquellos que constituye un medio y
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 4
no un fin en sí mismo y pone el siguiente ejemplo. “la lealtad es un valor social porque facilita la organización de las
actividades productivas”. Más crítico es aún con la afirmación de Dworkin según la cual la producción para otros no
tiene un valor moral inherente si se realiza con la intención de beneficiar sólo al productor, por cuanto un valor moral
consiste solamente en los deseos o intenciones del actor. Posner critica esta última definición como demasiado
estrecha. Si el efecto -dice- de alentar la maximización de la riqueza es guiar los deseos egoístas –los cuales son
habitualmente los deseos más fuertes de la gente- al servicio de otra gente, y hacerlo sin coerción, estas características
de la maximización de la riqueza deberían hacerla recomendable a los altruistas diseñadores de un sistema social.22
Si el derecho y el mercado tienen la misma lógica, asignación eficiente de medios escasos a fines, de ello se deduce
que:23
a) Funcionando el mercado en equilibrio perfecto, al derecho no le compete ninguna función decisoria para conseguir
un resultado eficiente. Al derecho en tal caso sólo le corresponde garantizar las condiciones de libertad y seguridad
del tráfico mercantil que hacen posible que ese resultado se logre.
b) Cuando el equilibrio no surja espontáneamente (debido a las denominadas fallas del mercado, v.g. externalidades,
monopolios, bienes colectivos etc…) la función del derecho es reducir estos obstáculos, reduciendo los costos de
transacción que impiden que el resultado eficiente se logre a través de la negociación.
c) Cuando finalmente la decisión del mercado sea imposible llevarla a cabo por la imposibilidad de eliminar los
costos de transacción, la función del derecho es actuar como un mercado simulado, es decir, la adopción de parte
del juez o del legislador de la solución que habría adoptado el mercado en el caso de que no existiesen obstáculos
para su funcionamiento.
Bienes Públicos, Externalidades y Subsidiariedad
Se debe completar el análisis anterior con dos cuestiones que son muy debatidas, y que se señalan frecuentemente
como fundamento de la intervención estatal en la economía y que se han mencionado en el punto anterior: el tema de
los bienes públicos y las externalidades.
No se pretende, desde luego, analizar y exponer la teoría general de ambas cosas; baste recordar que, un bien público es
aquél que no es rival en el consumo24 (como una puesta de sol) o no rige en él el principio de exclusión (como la
iluminación de una calle), al contrario de un bien típicamente privado que, si es adquirido por una persona, no puede
ser usado por otra (un puente estatal, o plazas públicas, son ejemplos típicos de bienes públicos).
Con respecto a las externalidades, ellas son definidas como decisiones en el mercado cuyos resultados negativos o
positivos no son soportados enteramente por el que ejecuta dic ha decisión. La externalidad negativa sucede cuando
alguien usa un recurso dañando por ello a otras personas que no obtienen por ello compensación. Por ejemplo, el humo
de una fábrica que contamina al aire. Como externalidad positiva se cita habitualmente a la investigación tecnológica y
la educación.25
A la luz del proceso de mercado y de los avances de la escuela del AED, el tema de las externalidades debe
replantearse de acuerdo con una correcta definición de los derechos de propiedad en cada caso.
Hay externalidades negativas cuando los derechos de propiedad de determinados elementos no pueden ser claramente
definidos (aire, agua, etc.).
Teniendo en cuenta lo anterior se dice que una externalidad negativa puede ser “internalizada” cuando una de las partes
asume desde el principio el costo de su acción o cuando ambas partes hacen un pacto comercial, ya sea que una parte
pague a la afectada una compensación, ya sea que la parte afectada pague a la otra una cantidad que compense a ésta
última la no realización de la acción que afecta a la otra parte. Según el “teorema de Coase”, las partes en cuestión se
pondrán de acuerdo en una solución eficiente en caso de que los costos de transacción26 sean suficientemente bajos,
con independencia de cuáles sean los titulares de los derechos afectados.
Ahora bien ¿qué ocurre en el caso de los bienes públicos tradicionales? Hay que hacer una distinción. Algunos -como
por ejemplo, una autopista estatal- pueden ser transformados en privados, donde regiría la exclusión. ¿Qué beneficio
social traería ello? En estos casos se debe recordar que dichos bienes no son, obviamente, “superabundantes”
económicamente, pues son bienes escasos que para su construcción y mantenimiento requieren recursos que
precisamente no sobran. Son bienes que, en consecuencia, tienen un precio. Ocurre que, cuando esos bienes son del
estado, las personas no pagan ese precio en el momento de su utilización, pero sí lo están pagando constantemente vía
los impuestos necesarios para su mantenimiento y construcción. Una sociedad donde el derecho a la libre iniciativa
privada se respete no puede excluir dogmáticamente la posibilidad de que los recursos necesarios para tales bienes sean
asignados no mediante el estado y sus impuestos, sino a través de compañías privadas que pueden cobrar un precio por
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 5
la utilización del bien en cuestión o por la explotación de actividades comerciales conexas. En ambos casos la ventaja
social es que el bien en cuestión se paga sólo en caso de que la persona esté segura de que lo querrá usar, dejando así
mayores recursos en libertad, que de otro modo eran derivados innecesariamente al estado, con su consiguiente
derroche. Esos recursos así liberados pueden utilizarse en nuevos bienes y servicios para la población. En este sentido,
todo bien material es pues potencialmente privado, de acuerdo a su escasez.
Aplicando el principio de subsidiariedad, surge que el Estado no debe hacer aquello que por naturaleza el mercado
puede hacer en los casos de externalidades y bienes públicos y que por tanto tampoco esas circunstancias son causa de
la “publificación” de actividades económicas que constituyen industria lícita. Creo que el concepto por otra parte debe
hacerse extensivo a las reglas de derecho que rigen esas situaciones, no solo debe ser subsidiaria la intervención estatal,
sino la aplicación del derecho público.
El Aporte del AED
Sin duda que en el campo de las conductas mercantiles el aporte del AED no puede ser ignorado, especialmente como
una directiva a los poderes legislativo y administrativo (y en especial para los Entes Reguladores de servicios públicos)
que deberán buscar la eficiencia (maximización de la riqueza) en el campo económico como un presupuesto que es
condición necesaria para cualquier política que pretenda poner en práctica la justicia distributiva.
La falta de un adecuado análisis sobre las consecuencias económicas de una determinada legislación, esto es,
desconocer sus costos y beneficios, significa actuar insolidariamente, la justicia no puede realizarse sin efic iencia, y no
debe realizarse contra lo que la economía nos demuestra como más eficiente, se debe ser solidario (justicia distributiva)
con eficiencia, con economía, con las matemáticas y no contra ellos. Sólo por demagogia, irresponsabilidad, corrupción
o cálculo de corto plazo puede postularse una solución contraria y si aún así se hace debe hacerse conociendo el costo
que ello significa.27 Esto último que puede parecer contradictorio con lo sostenido anteriormente no es una cuestión
menor de cara al proceso político. En efecto, se permite así que el ciudadano, o sea el soberano, pueda apreciar con
mayor transparencia el modo en que se administra la cosa pública (y en su caso los dineros públicos), lo cual no es
irrelevante a la hora de elegir los representantes que conducirán dichos asuntos.
Posiblemente en nuestro esquema de división de funciones no se pueda exigir al juez que él elija la solución más
eficiente pero sí, que eventualmente rechace como antijurídica aquella que es manifiestamente ineficiente28
La Eficiencia como un Principio
Se puede desde este punto de vista, sostener que la eficiencia, como standard de interpretación en cuestiones de
contenido netamente económico, constituye un principio jurídico dirigido principalmente a reguladores y jueces al
resolver cuestiones controvertidas o a los legisladores y reguladores al precisar los marcos regulatorios de las distintas
actividades.
En un terreno jurídico interpenetrado con la economía no encuentro incompatible que se introduzca como un principio
jurídico sectorial a un concepto tomado de la economía. La eficiencia satisface varios de los requisitos que permiten
calificarla de principio29. En efecto, entre otros, a) tiene un contenido moral, desde que no resulta correcta la mala
asignación de recursos escasos; b) su validez no depende de una norma; c) tiene capacidad justificatoria y explicatoria
de las normas regulatorias; d) como se dijo más arriba tiene como destinatarios a legisladores y jueces; e) es un
mandato de optimización.
Asimismo, el carácter de principio que atribuyo a la eficiencia permite su subsistencia aún en el caso en que frente a
una cuestión concreta la prudencia jurídica aconseje apartarse del mismo.30
Pero debe tenerse presente que en estas cuestiones, cuando la realización de lo justo deba prescindir de la solución
eficiente, se haya analizado adecuadamente no sólo la respuesta al caso concreto sino su proyección en el corto y
mediano plazo, ya que en el terreno económico las consecuencias de las decisiones sólo se aprecian mucho tiempo
después de que son adoptadas.
También el principio de eficiencia permite, en el terreno económico, una cuantificación de la idea de interés público,
que suele ser vaga e imprecisa, constituyendo un criterio de determinación real de este último ante situaciones
conflictivas.
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 6
CAPITULO II
El Diseño Institucional para la Regulación de Servicios Públicos. Principios Generales
Siguiendo el ejemplo de otros países que habían privatizado sus servicios públicos o que nunca los habían estatizado, el
proceso de privatización argentino estuvo acompañado de la creación de organismos de regulación independientes
conocidos normalmente como entes reguladores. Los marcos regulatorios (denominación utilizada para señalar al
conjunto de leyes, decretos y resoluciones que reglamentaban un sector de los servicios públicos) previeron la creación
de estos organismos (a veces por ley, a veces por decreto) y establecieron sus cometidos. Como se puede apreciar de la
lectura de los mismos éstos son de los más variados y sin un claro principio ordenador. Veamos algunos ejemplos:
Ley 24.065 Energía Eléctrica
ARTICULO 2º.- Fíjanse los siguientes objetivos para la política nacional en materia de abastecimiento, transporte y
distribución de electricidad:
a) Proteger adecuadamente los derechos de los usuarios;
b) Promover la competitividad de los mercados de producción y demanda de electricidad y alentar inversiones para
asegurar el suministro a largo plazo;
c) Promover la operación, confiabilidad, igualdad, libre acceso, no discriminación y uso generalizado de los servicios e
instalación de transporte y distribución de electricidad;
d) Regular las actividades del transporte y la distribución de electricidad, asegurando que las tarifas que se apliquen a
los servicios sean justas y razonables;
e) Incentivar el abastecimiento, transporte, distribución y uso eficiente de la electricidad fijando metodologías tarifarias
apropiadas;
f) Alentar la realización de inversiones privadas en producción, transporte y distribución, asegurando la competitividad
de los mercados donde sea posible.
El Ente Nacional Regulador de la Electricidad que se crea en el Artículo 54 de la presente ley, sujetará su accionar a los
principios y disposiciones de la presente norma, y deberá controlar que la actividad del sector eléctrico se ajuste a los
mismos.
Ley 24.076 Transporte y Distribución de Gas
ARTICULO 2º — Fíjanse los siguientes objetivos para la regulación del transporte y distribución del gas natural. Los
mismos serán ejecutados y controlados por el Ente Nacional Regulador del Gas que se crea por el artículo 50 de la
presente ley:
a) Proteger adecuadamente los derechos de los consumidores;
b) Promover la competitividad de los mercados de oferta y demanda de gas natural, y alentar inversiones para asegurar
el suministro a largo plazo;
c) Propender a una mejor operación, confiabilidad, igualdad, libre acceso, no discriminación y uso generalizado de los
servicios e instalaciones de transporte y distribución de gas natural;
d) Regular las actividades del transporte y distribución de gas natural, asegurando que las tarifas que se apliquen a los
servicios sean justas y razonables de acuerdo a lo normado en la presente ley;
e) Incentivar la eficiencia en el transporte, almacenamiento, distribución y uso del gas natural;
f) Incentivar el uso racional del gas natural, velando por la adecuada protección del medio ambiente;
g) Propender a que el precio de suministro de gas natural a la industria sea equivalente a los que rigen
internacionalmente en países con similar dotación de recursos y condiciones.
Decreto 999/92 (Anexo 1) Agua Potable y Desagües Cloacales
ARTICULO 3°.__OBJETIVOS. Los objetivos del presente marco establecen lineamientos generales que han de
particularizarse en los documentos contractuales respetando los principios enmarcados en este Artículo. De acuerdo a
ello se definen los siguientes
objetivos:
a) Garantizar el mantenimiento y promover la expansión del sistema de provisión de agua potable y desagües cloacales
e industriales.
b) Estable cer un sistema normativo que garantice la calidad y continuidad del servicio público regulado.
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 7
c) Regular la acción y proteger adecuadamente los derechos, obligaciones y atribuciones de los Usuarios, del
Concedente, del Concesionario y del Ente Regulador.
d) Garantizar la operación de los servicios que actualmente se prestan y de los que se incorporen en el futuro en un
todo de acuerdo a los niveles de calidad y eficiencia que se indican en este marco.
e) Proteger la salud pública, los recursos hídricos y el medio ambiente.
Decreto 1185/90 (to dec 80/97) Telecomunicaciones y Servicios Postales
La Comisión Nacional de Comunicaciones ejercerá sus funciones de modo de asegurar la continuidad, regularidad,
igualdad y generalidad de los servicios y de promover el carácter universal del Servicio Básico Telefónico a precios
justos y razonables, así como la competencia leal y efectiva en la prestación de aquellos servicios que no estén sujetos a
un régimen de exclusividad. En materia postal ejercerá el Poder de Policía controlando el cumplimiento efectivo de las
leyes, decretos y reglamentaciones, y fiscalizando la actividad realizada por el Correo Oficial y los prestadores
privados de servicios postales, asegurando la calidad de las prestaciones y la observancia de los principios de
regularidad, igualdad, generalidad y continuidad en el desarrollo de la actividad e inviolabilidad y secreto postal”.
Como se puede apreciar los objetivos que se les fijan a los entes (en algunos casos ya desactualizados) pueden
fácilmente colisionar entre sí. Típico de ello resulta el deseo de los actuales usuarios de los servicios de tener tarifas
bajas (corto plazo) frente a la pretensión de esos mismos y futuros usuarios de acceder a un servicio tecnológicamente
actualizado (largo plazo). Al momento de resolver las contradicciones que puedan existir, no se puede dejar de plantear
un interrogante cuya respuesta indefectiblemente habrá de condicionar el obrar estatal en una dirección determinada:
¿La función de los entes reguladores es promover eficiencia o redistribuir la riqueza? Una respuesta en el primer
sentido privilegiará la racionalidad económica por sobre otras consideraciones en tanto que la segunda tenderá a
relegará aquella racionalidad en función de objetivos políticos, generalmente de corto plazo.
La asignación eficiente de recursos queda definida por el balance apropiado entre costos y beneficios desde el punto de
vista social: la provisión óptima de un bien o servicio, o la realización de inversiones, ocurre cuando el costo
ocasionado por la provisión de una unidad adicional comienza a superar el beneficio respectivo. De este principio
simple se desprende la guía para juzgar el comportamiento de distintos mercados y evaluar qué rol le cabe al Estado al
respecto.31
Como hemos visto antes el rol del estado en la materia es de subsidiariedad. De ello se desprende que:
a) Como norma general se debe dejar al sector privado a cargo de la provisión de bienes y servicios. El Estado debe
generar el marco para el respeto del derecho de propiedad y la seguridad jurídica consiguiente. En términos
macroeconómicos debe velar por la existencia de solvencia fiscal que minimice el riesgo país. La efectividad en esta
tarea pública torna rentable privadamente un mayor número de proyectos, incrementando la competencia, aumentando
la cobertura y reduciendo los precios.
b) Subsidiariamente cuando los mercados no asignan eficientemente los recursos por existir algún tipo de “fallas”
puede llegar a justificarse la intervención estatal. Las fallas del mercado incluyen los bienes públicos, las
externalidades, los monopolios naturales y la información asimétrica. Pero no cualquier intervención pública es
eficiente o mejor que la no intervención. El consenso más amplio al respecto es que la forma óptima de intervención es
la siguiente: provisión directa de bienes públicos, impuestos / subsidios ante fuertes externalidades (pero también
prohibiciones en casos donde las conductas pudieren dar lugar a altos costos irreversibles), regulación económica
acotando el poder de mercado ante monopolios naturales en servicios públicos, información y protección al
consumidor para defender la lealtad comercial, defensa de la competencia ante ejercicio inapropiado del poder de
mercado. En este orden de cosas resulta importante fijar, en la medida de lo posible, pautas que orienten dicha
actividad interventora.32
En este sentido y en línea con lo planteado en párrafos anteriores y el capítulo precedente comparto la conclusión del
trabajo de FIEL, Crecieminto y Equidad en la Argentina, cuando señala que “El objetivo principal que debe guiar la
regulación de monopolios naturales, y en particular los servicios públicos, es replicar en lo posible la asignación de
recursos que resultaría en un mercado competitivo, razón por la cual la tarea es eminentemente técnica, dentro del
marco legal, sin distorsionar los precios ni limitando la competencia a cambio de precios más bajos. La adecuación de
la distribución del ingreso, el logro del pleno empleo y el desarrollo de Pymes son ejemplos de objetivos que superan a
los mercados de servicios públicos donde existen monopolios naturales y por ende requieren políticas públicas más
generales”. 33
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 8
Se debe evitar ambigüedades y multiplicidad de objetivos de los entes (como ocurre en los marcos regulatorios
vigentes que incluyen la protección de los usuarios, protección de las inversiones, asignación eficiente de recursos,
defensa de la competencia, etc.) aclarando que su objetivo deber ser replicar en lo posible la asignación de recursos que
resultaría en un mercado competitivo (minimizando las distorsiones necesarias para el logro de otros objetivos
claramente definidos y explícitamente costeados- servicio universal)34.
De ello debieran derivarse consecuencias que deberían quedar plasmadas en los mismos marcos regulatorios o en el
accionar cotidiano de los entes. Por ejemplo, el carácter expansivo de los derechos de los particulares y del derecho
privado como conjunto de normas destinadas a regir las relaciones entre las partes. También deberían imponerse
métodos de análisis regulatorio consecuentes con aquél objetivo. Un primer objetivo –en caso de intervención- debiera
ser reducir los costos de transacción para que las particulares asignaran eficientemente los recursos. En idéntico
sentido, por ejemplo, toda decisión debería estar precedida por un estudio costo-beneficio que aconseje la solución más
eficiente luego de haber analizado variables de corto y largo plazo; también toda regulación propuesta deberá
demostrar -a priori- que derivará en un escenario de mayor desregulación y menor conflictividad.
CAPITULO III
A MODO DE ANALISIS: Algunos Ejemplos
Trataré de mostrar aquí cómo algunas de las cuestiones que se han desarrollado en los capítulos anteriores se
encuentran mediatamente presentes en diversos asuntos de regulación económica o también a qué soluciones distintas
se podría haber arribado en el caso concreto teniendo en cuenta tales cuestiones.
La Regulación Eléctrica
El marco regulatorio eléctrico aprobado por Ley 24.065 tiende, siguiendo el principio de subsidiariedad, a disminuir
notablemente la esfera del derecho público en esta industria, sin que, por supuesto, dicha reducción sea total35.
Así se excluye de la caracterización de “servicio público” a la generación de electricidad cualquiera sea su forma,
limitándose esta calificación para el transporte y distribución.36 Se establece asimismo que el transporte y distribución
“deberán prioritariamente ser realizados por personas jurídicas privadas……El Estado por sí o a través de cualquiera de
sus entes o empresas dependientes…deberá proveer servicios de transporte o distribución en el caso en que, cumplidos
los procedimientos de selección referidos en la presente ley, no existieren oferentes a los que puedan adjudicarse las
prestaciones de los mismos”.37
En el caso de los distribuidores de jurisdicción federal se prevé en sus contratos que “la concedente podrá dejar sin
efecto la exclusividad zonal o modificar el área dentro de la cual se ejerce, cuando innovaciones tecnológicas
conviertan toda o parte de la prestación del servicio público de distribución y comercialización de energía eléctrica que
reviste hoy la condición de monopolio natural, en un ámbito donde puedan competir otras formas de prestación de tal
servicio”38
El campo de “flexibilización regulatoria” se amplía con la figura del gran usuario quien está facultado para contratar en
forma directa el suministro con un generador39. Las características para acceder a esta categoría los fija la
reglamentación; a lo largo de estos años se han reducido constantemente estrechando el ámbito efectivo del
monopolio40, transformando relaciones regidas por el derecho público en contratos de derecho privado. El marco
regulatorio del transporte y distribución de gas contiene disposiciones similares.
Se puede apreciar aquí, a mi modo de ver, de las disposiciones transcriptas, el carácter expansivo del principio de
subsidiariedad o su contracara, la tendencia a reducir el espacio del servicio público en beneficio de la libertad de
empresa, lo que como es mucho más conforme con nuestro ordenamiento constitucional. En ejercicio de las facultades
delegadas por medio de la ley 25.414 se dictó el decreto 804/01 que profundizó dicha desregulación41. Sin embargo por
ley 25.468 se derogó dicha norma.
Una Cuestión Particular: Las Tarifas Eléctricas y las Telefónicas
En ambos servicios públicos privatizados se ha seguido el criterio, tradicionalmente aplicable en la materia, de que las
tarifas deben ser justas y razonables y brindar a un operador eficiente la posibilidad de obtener una ganancia razonable
para actividades de similar riesgo.42 Ahora bien, ¿cómo se ha concretado singularmente en cada uno de ellos ese
criterio de justicia?
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 9
En el marco regulatorio eléctrico aprobado por Ley Nº 24.06543, en materia tarifaria, se explicitaron los subsidios
ocultos y cruzados haciéndose visibles y explícitos cuando se los considera necesarios. De esta forma el sistema
tarifario significó la aplicación de criterios económicos (eficiencia) y no distorsivos de la competencia.
Siguiendo estos principios se ha establecido que: “En ningún caso los costos atribuibles al servicio prestado a un
usuario o categoría de usuarios podrán ser recuperados mediante tarifas cobradas a los usuarios.”44
La Reglamentación del artículo 42 de dicha ley aprobada por decreto 1398/92 dispuso que “Sólo podrían mantenerse
vigentes las reducciones de tarifas en favor de los usuarios del Sector Pasivo, cuyo ingreso no exceda el haber que a
tales efectos determine el ENRE, de entidades de bien público sin fines de lucro debidamente registradas como tales
y/o de sectores industriales electrointensivos, si se prevé una partida presupuestaria específica destinada a cubrir al
concesionario la diferencia de ingresos que tal subsidio representa. En tales casos, el citado Ente deberá controlar la
correcta aplicación del régimen tarifario diferencial por parte del distribuidor.”
En materia telefónica, la estructura tarifaria, históricamente, se ha caracterizado por la existencia de un mecanismo
implícito de subsidios, en el que en líneas generales cierto tipo de usuarios (preponderantemente la industria y el
comercio que hacen uso de llamadas de larga distancia) subsidian a otros (preponderantemente usuarios residenciales
que usan el servicio solo para llamadas locales). Este esquema no sufrió grandes modificaciones al momento de la
privatización fuera de algunos lineamientos menores tendientes a reducir las diferencias de tarifas en los abonos fijos
de las diversas categorías de usuarios (comerciales, profesionales, residenciales, jubilados). El propósito principal
durante muchas décadas fue bajar las tarifas locales. Las políticas tarifarias se orientaron hacia ello violando los
principios más elementales de eficiencia económica, básicamente recargando al tráfico costos no sensibles a éste o
atribuyendo en forma inversamente proporcional los costos comunes entre los distintos servicios (local, larga distancia,
internacional).
Es posible encontrar aun en fechas recientes decisiones regulatorias orientadas en aquél sentido, es decir mirando más a
cuestiones de redistribución de ingresos que a la eficiencia en la asignación de los recursos. Así por ejemplo se dispuso
en el “price cap tarifario” aprobado por resolución SC Nº 2465/98 y SC Nº 2466/98 la bonificación de precios para
escuelas públicas y privadas subsidiadas, cuarteles de bomberos y bibliotecas populares. No está en tela de juicio el fin
perseguido sino el medio utilizado. Si el Estado quiere dar un subsidio de esa índole por las razones que fueran,
dispone de un medio mucho más sano y no distorsivo del mercado que es abonar en dinero al beneficiario el importe
equivalente al subsidio dispuesto, en lugar de ponerlo a cargo del universo de usuarios del servicio telefónico, lo que
también torna más difícil su adecuada cuantificación. Otro ejemplo está constituído por la famosa tarifa 0610 para el
servicio de acceso a internet.45
La actual estructura tarifaria también mantiene importantes distorsiones entre categorías de clientes (comerciales y
residenciales), e incluye importantes bonificaciones para usuarios de bajos recursos, que son producto de esa filosofía
redistributiva antes que de un criterio que privilegie eficiencia. Ello en última instancia supone privar algunos de lo
suyo al hacer más oneroso el uso del servicio, lo que puede derivar -según los casos- y de hecho ha derivado en
injusticias.
El Espectro Radioeléctrico
Uno de los temas más controvertidos en materia de telecomunicaciones es el del manejo del espectro de frecuencias
radioeléctricas, tal vez porque se trata de un tema con alto contenido técnico que parece fuera del alcance de quien no
tenga conocimientos avanzados en ingeniería.
Sin embargo, no se diferencia de cualquier otro recurso como la tierra, el petróleo, las maquinarias, el ganado o los
bosques. No obstante ello, los derechos de propiedad sobre el espectro no se han desarrollado por haber quedado bajo
el mandato de instituciones de planificación centralizada, tanto a nivel nacional como internacional.
La maraña de papeleo y regulaciones poco claras y hasta contradictorias a la que está sometida toda autorización para
uso del espectro, no pasaría de ser algo anecdótico, propio de esa tercera clase de misterios que la ciencia de la
administración denomina burocráticos (los otros dos son los naturales y los religiosos), si no fuera porque se pretende
fundar ello en cuestiones con cierto aire científico, como se verá en el párrafo siguente.
En la legislación Argentina distintas normas infralegales nos dicen que el espectro radioeléctrico “es un bien del
dominio público, intangible, escaso y finito cuya administración es una responsabilidad indelegable del Estado”
(decreto 266/98, anexo al artículo 2º), o que “es un bien del dominio público, al caracterizarse por ser un recurso
natural, bajo determinadas circunstancias escaso y limitado, que debe ser administrado por el Estado Nacional”
(Resolución SC 3738/97 considerando 4º). Existen otras reglas que contienen, palabras más o menos, el mismo
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 10
concepto, debiendo destacarse la menciones a la necesidad de planificar estratégicamente su uso (artículo 12 inciso a)
de la resolución SC Nº 163/96) o “velar por el uso eficaz, eficiente y racional” del mismo (considerando sexto de la
misma norma). Similares consideraciones se encuentran en el anexo IV del decreto 764/00 (Reglamento sobre
Administración, Gestión y Control del Espectro Radioeléctrico) especialmente artículos 5º, 7º y 11. Analicemos
brevemente las argumentaciones ofrecidas para justificar el actual estado de cosas.
La escasez: Todos los bienes son escasos y no pueden simultáneamente estar afectados a distintos usos. La escasez
invocada es por otra parte relativa y la acción estatal no es ajena a ella. En efecto, en Buenos Aires el espectro atribuido
al “trunking” u otros sistemas celulares es escaso, pero es superabundante en Salta. Un ejemplo de limitaciones debidas
a la acción estatal es la distribución del espectro para el servicio de comunicaciones personales (PCS) que es más
restrictiva de la competencia que la adoptada en otros países.46
Finito e intangible: Si por “finito” se quiere decir escaso, el calificativo es sobreabundante. Si no, es equivocado
porque el espectro no se agota con su uso, no es un bien “consumible”.
El dominio público: Desde el punto de vista jurídico es criticable que el espectro pertenezca al dominio público del
estado. En nuestro país no existen bienes del dominio público por naturaleza sino por disposición de la ley. Los bienes
del dominio público se encuentran mencionados en el artículo 2340 del código civil, sin que en él aparezca el espectro,
no observándose si de realizar analogías se trata (de acuerdo al artículo 15 del mismo código), por qué realizarlas
respecto del dominio público y no respecto del dominio privado del Estado (artículo 2342 del mismo cuerpo legal). La
diferencia es importante puesto que los primeros son bienes que no pueden ser enajenados y los segundos sí.
La planificación estratégica: A la luz de la experiencia histórica que en materia de planificación económica tiene el
Estado Argentino, sería prudente, cuando menos, repensar este argumento. Baste recordar que en algún momento de
nuestra historia se consideró que por su importancia estratégica los servicios de telecomunicaciones debían ser
prestados directamente por el Estado.47
El uso eficaz, eficiente y racional: Un servicio ineficiente, desde el punto de vista de la utilización del espectro, pero
con demanda hace a este último más valioso que uno teóricamente eficiente que nadie demanda, al margen de lo que
los funcionarios buenamente puedan creer como una administración óptima del recurso. Por ello es mejor dejar esta
decisión en manos de los consumidores.
Experiencias en esta materia
La asignación de espectro en la Argentina se ha realizado, en general hasta el presente, por adjudicación directa y en
teoría por orden de ingreso de los pedidos. Excepcionalmente ha habido procedimientos competitivos básicamente por
comparación de ofertas (radiodifusión, SRMC-telefonía celular) y más recientemente por venta al mejor postor
(SMR)48 o remate con base (PCS).
El otorgamiento de licencias para radiodifusión por aire para ciertos servicios (TV abierta, radios AM y FM) estuvieron
suspendidas durante 16 años generándose como consecuencia de ello la proliferación espontánea de emisoras no
licenciadas. También la presión sectorial se dirigió a limitar la realización de concursos con el argumento de lo
limitado del mercado para nuevos prestadores, especialmente en materia de canales de TV abierta. Moralmente
corresponde que sean los consumidores y no los funcionarios quienes tomen la decisión de cuántos radiodifusores
existirán.
La adjudicación reciente de licencias para estaciones de radio de FM se realizó por el método de comparación de
ofertas. Este mecanismo dio lugar a muchas subjetividades que determinaron que aproximadamente el 50 % de los
concursos se encuentren impugnados.
La adjudicación de la primer licencia celular en 1988 se efectuó también por un mecanismo de comparación de ofertas
que contempló los siguientes elementos a) antecedentes operativos, abonados, referencias de explotación de sistemas
análogos, idoneidad de los socios (sic); b) antecedentes técnicos; c) mayor disponibilidad de equipamiento en los 5
primeros años de explotación; d) mayor disponibilidad de equipamiento en los 10 años subsiguientes; e) capacidad
económica, f) características técnicas del proyecto; g) fabricación local de equipos terminales y h) todo otro elemento
que los proponentes presenten a efectos de documentar su idoneidad (sic). Se privilegiaría especialmente los items c) y
d). Como se aprecia existía una amplia discrecionalidad en la evaluación de las ofertas.
En 1993 la adjudicación de las mismas licencias para el interior se realizó por un mecanismo objetivo que utilizaba
como variables la mayor cobertura y mayor velocidad de instalación. El precio se pagó entonces ofreciendo cubrir
áreas que de otro modo no hubieran sido servidas o en plazos anteriores a los que la demanda habría justificado. Desde
un punto de vista económico fue una solución ineficiente.
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 11
En 1993 la reglamentación del SMR dispuso que cuando la demanda superar la oferta las frecuencias se adjudicarían al
mejor postor previa calificación de los oferentes habilitados para participar de acuerdo a las condiciones particulares
que se establecieran.
Las primeras frecuencias para este servicio habían sido adjudicadas en 1992 a pedido y se agotaron rápidamente.
Varios adjudicatarios luego vendieron sus autorizaciones realizando una excelente ganancia.
Recién en diciembre de 1995 se realizaron concursos pero se limitaba el plazo de adjudicación de las frecuencias a 15
años y se limitaba su uso al SMR (transmisión de voz y datos de baja velocidad en redes de abonados).
En 1999 se licitaron frecuencias de PCS con un criterio más amplio en cuanto a los servicios que se podrán brindar con
ellas, los que pueden ser tanto fijos como móviles (los primeros a partir de noviembre de 2000) y prestaciones
múltiples (no sólo telefonía). Lamentablemente se siguieron criterios restrictivos en la atribución de las bandas que
limitaron la competencia por acto administrativo y no por decisión del mercado.
A partir de 1997 se adjudicaron a pedido frecuencias para servicios de alta densidad (conocidos por sus siglas MMDS
y LMDS) mediante compromisos mínimos de inversión y satisfaciendo ciertos requisitos técnicos y burocráticos
formales. Estas frecuencias se asignaron para ciertos usos específicos (transmisión de datos y valor agregado). La falta
de publicidad y transparencia del procedimiento derivó en la puesta bajo sospecha de todas estas adjudicaciones con el
dictado de la Resolución SC 109/00 que declaró el “estado de emergencia del espectro radioeléctrico”49. Algunas de
dichas adjudicaciones fueron revocadas y otras fueron devueltas años más tarde ante la inviabilidad económica de
algunos proyectos.
Actualmente el decreto 764/00 prevé el remate (con o sin base) como mecanismo de adjudicación pero mantiene
restricciones a los usos, al plazo de las adjudicaciones, precalificaciones técnicas y a la transferencias de derechos.
Consecuentemente los costos de transacción para asegurar el uso eficiente del recurso siguen siendo elevados.
Una característica común a los procesos anteriormente relatados ha sido la exigencia de presentación de proyectos y
cálculos técnicos generalmente detallados, proyectos comerciales y probable evolución de los servicios y la existencia
de operadores calificados. Esto último siempre fue un generoso subsidio a determinadas compañías que al momento de
constituirse los consorcios hacían prevalecer su calidad de operador en desmedro de una participación equilibrada en
los aportes de capital que las inversiones exigían.
Profundizar la desregulación
Los criterios utilizados hasta el presente para otorgar autorizaciones de uso del espectro radioeléctric o son limitativos
de la competencia y del progreso. En efecto, tener que pedir autorizaciones para hacer un uso distinto del espectro,
supone obligar a cualquiera a dar a conocer con anterioridad cualquier innovación permitiendo su demora por parte de
potenciales afectados o privando a quien la impulsa del beneficio de la innovación.
En la era de la digitalización, mantener el criterio según el cual el espectro sólo puede ser utilizado para cierto y
determinado servicio es tan absurdo como sostener que por una fibra óptica podemos transmitir video pero no voz.
Desde el punto de vista fáctico, de la ciencia económica o del derecho constitucional, no se observan limitaciones para
que no exista un verdadero derecho de propiedad sobre el espectro. Sólo criterios de política económica y regulatoria –
a mi modo de ver errados- pueden justificar una solución contraria.
Los desaciertos que puedan cometer los particulares en el manejo del espectro no son distintos de los que pueden
suceder con otros bienes. Pensar que se necesite del estado para su mejor administración no responde a ningún
razonamiento lógico sino a prejuicios ideológicos.
Es cierto que el tratamiento del espectro como un bien más puede dar lugar a la existencia de conflictos y
eventualmente tantos como los que causa la administración estatal. En esos casos, normas de carácter general propias
de toda la actividad económica deben ser las aplicables a cuestiones como posibles conductas anticompetitivas
(acumulación de espectro para neutralizar la competencia).
Es necesario abordar con coraje nuevas transformaciones y tratar al espectro como un bien más, facilitando las
transacciones y atribuirlo y asignarlo conforme criterios de eficiencia. La derogación del artículo 70 de la ley de
telecomunicaciones se impone. La precariedad atenta contra el progreso y la seguridad en el tráfico comercial; si
razones de interés general aconsejan modificar una determinada situación afectando los derechos de propiedad
adquiridos, existe el instituto de la expropiación. Si se debe afectar el derecho de alguien en interés del conjunto, es
justo que el conjunto indemnice al particular, lo que por otra parte reconoce nuestra doctrina y jurisprudencia
Para ganar en transparencia, simplicidad, rapidez y eficiencia la adjudicación del espectro debe realizarse siempre a la
mejor oferta económica como ya se ha hecho para el SRCE y para el PCS. A la par, en un entorno desregulado el
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 12
Estado debe despreocuparse de cuestiones tecnológicas, de la existencia de un operador, anteproyectos y proyectos
técnicos y demás regulaciones específicas, que rara vez se controlan y sólo sirven para encarecer los costos de las
transacciones o como fuente de arbitrariedades. Quien va a invertir su dinero en ello se preocupará mejor de todos estos
detalles que cualquier funcionario.
Debe existir al mismo tiempo suficiente flexibilidad para que cada licenciatario pueda dar al espectro el uso que desee
sin otras limitaciones que la proveniente de no interferir a otro licenciatario. Se debe permitir tambié n que se pueda
negociar libremente el espectro como un bien más, incluyendo a los niveles de interferencia inicialmente fijados por la
regulación, con el único requisito de la comunicación a la autoridad administrativa para su registro.
La adjudicación del espectro al mejor postor supondrá eliminar la existencia de un canon, el que podrá mantenerse
eventualmente para usos compartidos y no licenciados. La tasa que se cobre por administración y control para asegurar
el goce del derecho de propiedad deberá reflejar estrictamente el costo que tal actividad tiene. Eventualmente el costo
que generen actividades indebidas (interferencias) deberá quedar a cargo de quién haya generado la infracción o quien
se beneficie con la inspección.50
Un cambio de orientación como el propuesto sin dudas presentará muchos interrogantes a resolver desde que nos
encontramos que situaciones jurídicas previas. Se podría criticar que algunos recibirán beneficios extraordinarios
producto de la flexibilización propuesta, que se alteran los principios bajos los cuáles se adjudicaron partes del espectro
o que existen ciertos derechos de exclusividad adquiridos. Todos esos planteos no constituyen barreras insalvables para
avanzar en la dirección señalada. En todo caso encuentro que es una tarea mucho más atractiva para cualquier
regulador buscar solución a esos planteos, que intentar descifrar las contradicciones y dudas que siempre aparecen en
reglamentaciones sobreabundantes e innecesarias.
Los Entes Reguladores en las Provincias. Cómo Eje rcen sus Funciones. El Caso de Río Negro
La revisión tarifaria de la empresa distribuidora de electricidad de Río Negro (EDERSA) brinda una excelente
oportunidad para analizar la conducta de algunos entes reguladores y el modo en que consideran sus autoridades como
deben ejercer su competencia. Digamos ante todo que la ley provincial 2902 es un calco en lo que a objetivos de la
regulación se refiere de la ley nacional 24.065.51
Al concluir el primer quinquenio debía revisarse la estructura tarifaria vigente. Al hacerlo el EPRE (regulador
provincial) hizo una interpretación del contrato de concesión que motivó la interposición de un recurso de
reconsideración por parte de la distribuidora, la que consideró violado su derecho de propiedad. El EPRE rechazó el
mismo por medio de la resolución 178/02. Si bien toda la cuestión contiene elementos interesantes para analizarla a la
luz de las pautas de acción que vengo proponiendo, resulta interesante destacar los siguientes párrafos de los
considerandos de dicho acto administrativo que son suficientemente ilustrativos del modo de pensar y actuar de la
mayoría de los funcionarios. Así se sostiene:
“Que la ley Nacional Nº 24.065 y su reglamentación son evidentemente más favorables a los intereses de la
Distribuidora, que los términos de la normativa provincial”.
“Que sin embargo, más allá de la evidente conveniencia económica que ello significaría para EDERSA en desmedro de
los intereses de los usuarios….”.
“Que en el presente caso, mediante una más que forzada e injustificada interpretación de la cuestión en debate, lo que
La Distribuidora EdERSA pretende es que se establezca una tarifa sin respetar las reglas de juego, a los efectos de
verse beneficiada económicamente en detrimento de los derechos de los usuarios”.
El dictamen legal que antecede el acto es más categórico al señalar que entre los intereses de los usuarios y los de la
distribuidora habrá de preferirse a los primeros.
Como se ve parece que la única finalidad es tutelar los intereses de los usuarios52. Al no haber un claro principio
ordenador de los distintos intereses en juego esa decisión queda sujeta al arbitrio de los funcionarios quienes podrán
obrar a favor del mayor número de interses difusos con un criterio político (electoral) o de los intereses con mayor
capacidad de organización y lobby (típicamente representados por cámaras empresarias). Simular el funcionamiento
del mercado mediante mecanismos de análisis que privilegien la racionalidad económica ayuda a eliminar esta falsa
confrontación. En su caso siempre podrá acudirse a subsidios expresos y no distorsivos.
La Renegociación de Tarifas. Impacto en los Ingresos. Distribución de la Riqueza.
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 13
La ley 25.561 dispuso la pesificación de las tarifas de los servicios públicos a la paridad de un peso, un dólar y la
renegociación de los contratos de obras y servicios públicos. En lo que aquí importa y si bien dicha renegociación no
quedó a cargo de los entes reguladores, se fijaron pautas para la misma que claramente están en puja con criterios de
racionalidad económica y que debieran ser encarados a través de políticas generales y no sectoriales. Ellas son: 1) el
impacto de las tarifas en la competitividad de la economía y en la distribución de los ingresos; 2) la calidad de los
servicios y los planes de inversión, cuando ellos estuviesen previstos contractualmente; 3) el interés de los usuarios y la
accesibilidad de los servicios; 4) la seguridad de los sistemas comprendidos; y 5) la rentabilidad de las empresas.
Claramente las pautas mencionadas en el punto 1) exceden a la regulación de los servicios públicos. Urge que el
proceso de renegociación de dichos contratos se encauce con criterios racionales y que se eviten las distorsiones de
precios (subsidios cruzados) recurriéndose en su caso a fondos explícitos aportados por todos los usuarios para
financiar transitoriamente tarifas para usuarios de bajos ingresos y bajo consumo.
EPILOGO
Los ejemplos dados y las propuestas podrían extenderse a otros aspectos como la autorregulación tarifaria solo con
intervención estatal -aun en el caso de monopolios- ante el abuso de la posición dominante conforme la ley 25.156 o el
impacto y la conveniencia de la micromedición de agua, entre otros temas.
Las casos mencionados se han limitado a los denominados servicios públicos domiciliarios pero podrían extenderse a
otros como el transporte, el correo, los servicios portuarios y aeroportuarios, etc…. En la medida en que muchas de
estas actividades se prestan en un grado de competencia es posible tratarlas (y ese deber ser el objetivo de la política
económica) como una actividad comercial más. Por ende, sí dicha política es exitosa, en el mediano plazo deberían
desaparecer los entes reguladores sectoriales subsistiendo un organismo de defensa de la competencia y eventualmente
un organismo de defensa de los usuarios donde estos encuentren un ámbito ágil, competente y específico para plantear
los conflictos que se planteen.53
No obstante ello la primera etapa consiste en rediseñar a los entes reguladores y los marcos regulatorios para que sea
posible llegar a aquél estadio de mayor liberalización y menor regulación. Para ello habrán de modificarse o dictarse
nuevas normas que recojan con claridad conceptos como los expuestos en este trabajo: expandir el mercado, afianzar
los derechos de propiedad, simular los mecanismos del mercado al momento de regular. Sin ánimo de agotar el
contenido de las normas a considerar y limitándonos a los servicios públicos domiciliarios se identifican para una
primera etapa las siguientes normas:
Electricidad: Leyes 15.336 y 24.065
Gas: Ley 24.076
Telecomunicaciones: Ley 19.798, decreto 1185/90 y 764/00
Aguas y servicios sanitarios: decreto 999/92
Ello supondrá también la adaptación de normas de rango inferior a las nuevas disposiciones pero en todo caso por
principios de jerarquía normativa las nuevas normas serían aplicables inmediatamente. También podría aprovecharse la
delegación legislativa establecida por la ley 25.561 vigente hasta el 10 de diciembre de 2003 para introducir
modificaciones en dichos marcos normativos, aunque ello en algunos casos puede estar sujeto a controversias producto
de la interpretación que se le dé al alcance de dicha delegación.
Héctor Huici es abogado. Este trabajo resultó ganador del tema Regulación de Servicios Públicos del Concurso
“Soluciones de Políticas Públicas” que organizó la Fundación Atlas para una Sociedad Libre.
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 14
BIBLIOGRAFIA
Alberdi, Juan Bautista. “Sistema económico y rentístico de la Confederación Argentina según su Constitución de
1853”.
Ariño Ortiz, Gaspar. “Derecho de las Telecomunicaciones” Editorial La Ley Actualidad S.A., Madrid 1997.
Ariño Ortiz, Gaspar. “Economía y Estado”. Abeledo Perrot, Bs. As., 1993.
Barra, Rodolfo. “Principios de Derecho Administrativo”. Abaco, Bs. As. 1980.
Barra, Rodolfo. “Hacia una interpretación restrictiva del concepto de servicio público”. LL 1992-B.
Benegas Lynch, Alberto (h) – Krause, Martín. Telecomunicaciones para comunicarse eficientemente. Libertas Nº 19
ESEADE 1993.
Coase, Ronald H. “La empresa, el mercado y la ley”. Alianza Editorial.
Cowen, Tyler. “The Theory of Market Failure. A critical examination”. George Mason University Press.
Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas . “Crecimiento y Equidad en la Argentina”, FIEL, Bs.
As., 2001.
Grondona, Mariano F. “La reglamentación de Derechos Constitucionales. Teoría de un orden de derechos”.
Depalma, Bs. As., 1986.
Huici, Héctor. “Acerca de la publicatio como integrante del concepto de servicio público”. En Revista del Colegio de
Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, T. 53 Nº 2, 1993.
Huici, Héctor “Desregular el Espectro para Fomentar la Competencia” Telecomunicaciones y Negocios Septiembre
1999.
Hundt, Reed – Rosston, Gregory Spectrum Flexibilitu Will Promote Competition and the Public Interest IEEE
Communications Magazine December 1995.
Mairal, Héctor. “La ideología del Servicio Público”, en Revista de Derecho Administrativo Nº 14, Bs. As., set-dic
1993.
Mankiw, Gregory. “Principles of Economics”. The Dryden Press, 1998.
Marienhoff, Miguel S. “Tratado de Derecho Administrativo”. T. II, Abeledo Perrot, Bs. As., 1981.
Massini, Correas, Carlos I. “La Nueva Escuela Anglosajona del Derecho Natural”. Revista de Ciencias Sociales,
Valparaíso, 1996.
Mattausch, Carlos. Promanuscrito “El usuario y los servicios públicos” I Congreso sobre Regulación de Servicios
Públicos Privatizados, Bs. As., UB, 1995
Mercado Pacheco, Pedro. “El Análisis Económico del Derecho. Una Reconstrucción Teórica”. Centro de Estudios
Constitucionales, Madrid, 1994.
Posner, Richard. “The Economics of Justice”. Harvard University Press, 5ª Ed. 1981.
Posner, Richard “Economic Analysis of Law. Aspen 5 Th Edition.
Rosston, Gregory – Steinberg, Jeffrey Using Market Based Spectrum Policy to Promote The Public Interest
(www.fcc.gov).
Santo Tomás de Aquino. “Suma Teológica”.
Stone, Julius . “The province and the function of the law”. Harvard University Press, 2ª Ed., 1950.
Torres López, Juan. “Análisis Económico del derecho. Panorama Doctrinal”. Ed Tecnos.
Vigo, Rodolfo. “Teoría distintiva fuerte y teoría distintiva débil entre normas y principios jurídicos”. Promanuscripto,
Curso de Filosofía del derecho, Unidad VI 3 y 4, Doctorado en Derecho, Universidad Austral, 1998.
Weber, Max. “Economía y Sociedad”. Fondo de Cultura Económica, México 1987.
Zanotti, Gabriel. “Introducción a la Escuela Austríaca de Economía”, Centro de Estudios sobre la Libertad, Bs. As.,
1981.
Zanotti, Gabriel. “El Humanismo del Futuro”. Editorial de Belgrano, Bs. As. 1989.
Zanotti, Gabriel. “Economía de Mercado y Doctrina Social de la Iglesia”. Editorial de Belgrano, Bs. As. 1985.
1 En contra de esta caracterización ver Mairal, Héctor. “La ideología del servicio público” en RADA Nº 14; Huici,
Héctor. “Acerca de la publicatio como integrante del concepto de servicio público” en Revista del Colegio de Abogados
de la Ciudad de Buenos Aires Tº 53 Nº 2.
2 Villar palasí, José luis, citado por gaspara Ariño Ortiz en Derecho de las Telecomunicaciones ED. La Ley Actualidad
S.A., Madrid 1997 pág 758.
3 Ver Ariño Ortiz ob. cit. nota 2 pág 759.
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 15
4 Ver La Nación del 8/7/02 “Más gente piden que se reestaticen los servicios”. Sección Economía.
5 Tito Prates da Fonseca: “Autarquías Administrativas” página 30, citado por Marienhoff, Miguel S. “Tratado….” pág. 33.
6 Barra, Rodolfo, “Hacia una interpretación restrictiva de la noción de servicio público” LL 1982-B-370.
7 Como sí sucede en las Constituciones de Francia (preámbulo), de España (art. 128.2) o de Italia (art. 43)
8 Alberdi, Juan Bautista, “Sistema económico y rentístico de la Confederación Argentina según su Constitución de 1853”, T.IV,
Pág. 271.
9 Pio XII Citado por Zanotti, Gabriel en Economía de Mercado y Doctrina Social de la Iglesia, pág. 24, Editorial de Belgrano, Bs.
As. 1985.
10 Ver al respecto Grondona, Mariano F., “Reglamentación de…”, pág. 47-48 y 95.
11 Weber, Max, “Economía y Sociedad”, págs. 20-21, Fondo de Cultura Económica, México 1987.
12 Ariño Ortiz, “Economía y Estado”, Abeledo Perrot, Bs. As. 1993, pág. 72.
13 Barra, Rodolfo “Principios de Derecho Administrativo”, pág 127 Ed Abaco 1980.
14 Suele señalarse al trabajo de Ronald Coase “El problema del costo social” (publicado en el Journal of law and eEconomics Nº 3,
1960), en el que se realiza una crítica al papel intervencionista del estado en la economía, como el punto de partida de la corriente
del Análisis Económico del Derecho (AED). Sin embargo otro autor destacado de esta corriente, Richard Posner, remonta el origen
de la misma a Beccaria y al mismo common law (ver The Economics of justice pág 15).
15 Klevorick .señala las diversas funciones que puede desempeñar el economista en relación a la ciencia jurídica. En primer lugar
como “técnico” para dilucidar sobre las categorías económicas a las que puede remitir el derecho. En segundo lugar como
“supertécnico”, en tanto que interviene para establecer las vías en que mejor pueden ser alcanzados los objetivos perseguidos
cuando la totalidad del problema jurídico sea de naturaleza económica. Por último, el economista puede hacer frente a los
problemas legales no para proporcionar desde fuera su criterio que luego el derecho internaliza o no, sino para resolverlo en y
desde los términos, criterios y métodos de la propia ciencia económica. Citado por Juan Torres López en “Análisis Económico del
derecho. Panorama Doctrinal”, pág. 10. Ed Tecnos.
16 Mercado Pacheco, Pedro, ob cit. Pág. 45.
17 Un ejemplo de esta clase de estudio es el trabajo realizado en el ámbito del análisis de la criminalidad. La hipótesis sustentada
por la teoría económica es que la pena funciona como el precio que ha de pagar una persona para adquirir un bien determinado.
Cuanto mayor es el precio (pena) a pagar por delinquir, menor será el número de delitos que se cometerán. El nivel óptimo de
castigo, es decir el precio o la pena óptima, es una función de dos elementos: la severidad de la sanción y la probabilidad de que se
imponga cuando se cometa el delito. La teoría predice que ante un aumento de uno de esos elementos se reducirá la tasa de delitos.
El problema siguiente estará en ver cuáles son los costos de elección del legislador, en el caso de que opte por un aumento en la
probabilidad de la sanción (lo que conlleva el empleo de grandes recursos como el incremento de la policía, de los jueces, fiscales,
cárceles etc…) o bien por un aumento en la severidad de las penas. La fase final de este análisis será la comprobación de la
hipótesis disuasoria con la experiencia, utilizando las técnicas estadísticas y econométricas, es decir, se trata de demostrar si el
aumento del precio del delito realizado por el legislador (por ejemplo el incremento de las penas) hace descender de hecho el
número de delitos cometidos. El autor citado en la nota anterior (a quien en general seguimos para describir los principales
postulados del AED) recomienda la lectura del trabajo de Erhlich “The Deterrance Effect of Capital Punishment: A question of
life and dead”, American Economic Review, vol 65, págs. 397-417
18 Posner, Richard, “Maximización de la Riqueza y Decisión Judicial, International Review of Law and Economics, vol 4 págs.
131-132 citado por Mercado Pacheco, Pedro, ob cit. Pág. 51.
19 En general se tiende a identificar este concepto con el óptimo de Pareto, es decir aquella situación en la que alguien mejora su
condición sin empeorar la de otro. El criterio de Kaldor Hicks (más semejante al enunciado por Posner) sostiene que una decisión
es eficiente si ésta permite que los que beneficios de los que ganan con el cambio compensen a las pérdidas de los que se
encuentran en la situación contraria.
20 Frente a esta perspectiva se encuentran quienes, como Calabresi, proponen completar el análisis eficientista del derecho con una
perspectiva en la que haya lugar para la introducción de consideraciones distributivas. En primer lugar porque la perspectiva
eficientista asume sin cuestionamiento alguno la distribución de riqueza existente y en segundo término porque la eficiencia no es
el único valor social y por ello debe ceder cuando otros valores se consideren prioritarios, o lo que es lo mismo, que la eficiencia es
un componente de la idea de justicia pero no el único ni el más importante. (Ver Mercado Pacheco, Pedro, ob. cit., pág. 57),
21 Para la nueva escuela anglosajona del derecho natural, uno de cuyos principales exponentes es John Finnis, estos valores, que
constituyen los bienes básicos, son la vida, el conocimiento, el juego, la experiencia estética, la sociabilidad, la razonabilidad
práctica y la religión. John Finnis, Natural Law and Natural Rights, págs. 279-280, citado por Massini Correas, Carlos en “La
Nueva Escuela Anglosajona del Derecho Natural”, Revista de Ciencias Sociales, pág. 383, Valparaíso, 1996.
22Posner, Richard, The Economics of Justice, págs. 107-115, Harvard University Press, 1981.
23 Mercado Pacheco, Pedro, ob. cit. pág 37.
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 16
24 El uso por parte de una persona no excluye la posibilidad por parte de otra de disfrutar del mismo bien. Mankiw, Gregory,
“Principles of Economics”, pág. 220, The Dryden Press, 1998.
25 Mankiw, Gregory, “Principles of Economics”, págs. 204-205, The Dryden Press, 1998.
26 Se define como costo de transacción a aquellos gastos que realizan las partes para llegar a una determinación contractual de sus
relaciones. Se considera, entre otros, a los costos de redactar un contrato, encontrar la parte con quien contratar, la ejecución del
acuerdo, la negociación del acuerdo. Cowen, Tyler, “The Theory of Market Failure. A critical examination”, págs. 2-3, G. Mason
University Press.
27 Explicitar los subsidios es una aproximación a estos criterios. Así ha acontecido entre nosotros por ejemplo con la Ley Nº 23.697
(Emergencia Económica, art. 2º ) o con la Nº 24.065 (Marco Regulatorio Eléctrico, en materia de tarifas, art. 42 y su
reglamentación aprobada por decreto 1398/92.).
28 Grondona, Mariano F. “La reglamentación de Derechos Constitucionales. Teoría de un orden de derechos”, pág. 103, Depalma,
Bs. As. 1986.
29 Ver respecto de esta cuestión, Vigo, Rodolfo “Teoría distintiva fuerte y teoría distintiva débil entre normas y principios
jurídicos”, Promanuscripto, Curso de Filosofía del Derecho Unidad V.3 y 4, Universidad Austral, 1998.
30Dice Santo Tomás que “. . . no todos los principios comunes de la ley natural pueden aplicarse de igual manera a todos los
hombres, por la gran variedad de circunstancias. y de ahí provienen las diversas leyes positivas según los distintos pueblos” (I-II, q.
95, a.2). Se aplica así la virtud de la prudencia al orden político-social. La prudencia es una virtud cardinal importantísima, según
la cual se aplica correctamente un principio universal a una situación concreta.
31 Ver Crecimiento y Equidad en la Argentina, Santiago Urbiztondo, FIEL, Vol 1, pág 401.
32 FIEL, op.cit, pág 402.
33 FIEL, op. cit. , pág 407.
34 Por lo menos en el estado actual de cosas habría que aclarar que la enumeración de objetivos no indica orden de prioridad para
evitar análisis y decisiones sesgadas que no tengan en cuenta al mismo tiempo todos los objetivos. Un ejemplo claro en sentido
contrario al que postulo es el brindado por el primer presidente del ENRE al señalar en el I Congreso de Regulación de Servicios
Públicos privatizados (UB 5,6 y 7 set 1995) que el primer objetivo (el más importante) de dicho ente era proteger adecuadamente a
los usuarios
35 Aún cuando, de no mediar la influencia heredada de la “ideología del servicio público” esa tendencia podría ser mayor.
36 Art. 1º Ley 24.065.
37 Art. 3º Ley 24.065.
38 Contrato de concesión de EDENOR y EDESUR, art. 3º.
39 Art. 10 Ley 24.065.
40 Resolución SE 423/98.
41 Se incorporaba la figura del comercializador como agente del mercado, lo que suponía más competencia a la vez que se creaban
mecanismos e incentivos para dejar más decisiones en manos del mercado en detrimento de los reguladores sin que ello implicara
riesgos para la competencia en el mismo.
42 Arts. 40 y 41 de la Ley 24.065 (electricidad) y art. 16 del dec. 731/89 (telecomunicaciones).
43 El marco regulatorio del gas, ley 24.076 contiene disposiciones análogas.
44 Art. 42 inciso e), Ley 24.065.
45 El ingreso que dejan de percibir las telefónicas por esta tarifa diferencial se compensa con reducciones generales de la tarifa. Así
una núcleo de usuarios se beneficia a costa del conjunto.
46 La atribución inicial del espectro para los servicios de PCS en nuestro país es más restrictiva que la hecha en el resto de América
(2 bandas de 40 Mhz y 2 de 20 Mhz en lugar de 3 de 30 Mhz y 3 de 10 Mhz).
47 Por otra parte no tiene sentido que nos engañemos a nosotros mismos. El “planeamiento estratégico” del espectro lo realizan
quienes desarrollan nuevas tecnologías para su uso siendo las “porciones estratégicas” aquéllas para las cuales se han desarrollado
equipos con suficiente economía de escala. Que nuestro país admita un uso más flexible y liberal del espectro le dará alguna
oportunidad de ser pionero en nuevos desarrollos y descubrimientos.
48 Special Mobile Radio. Conocido también como trunking o Servicio Radioeléctrico de Concentración de Enlaces (SRCE)
49 Incluso hubo denuncias penales –en trámite- contra los ex secretarios de comunicaciones de entonces, Germán Kammerath y
Alejandro Cima.
50 Actualmente se cobran tasas en concepto de control que no guardan relación con la contraprestación y se convierten en un
verdadero impuesto.
51 Art 6º: El poder Ejecutivo tendrá a su cargo la determinación de las políticas electro energéticas en el ámbito de la jurisdicción
provincial, las que se orientarán a satisfacer el interés general de la población en forma armónica con el desarrollo económico y
demográfico de la Provincia.
A tal fin deberá:
Política Pública Nº 11 Septiembre 2002
FUNDACION ATLAS PARA UNA SOCIEDAD LIBRE 17
a) Velar por los intereses de los usuarios, protegiendo y reglamentando el ejercicio de sus derechos.
b) Promover la operación, confiabilidad, libre acceso, no discriminación y uso generalizado de los servicios e instalación de
transporte y distribución de electricidad
c) Incentivar el abastecimiento, transporte, distribución y uso eficiente de la electricidad fijando metodologías tarifarias
apropiadas.
d) Alentar la realización de inversiones privadas en producción, transporte y distribución de electricidad, asegurando la
competitividad de los participantes donde ello sea posible.
e) Dictar los reglamentos y normas técnicas que regirán la prestación de los servicios de generación aislada, transporte sin
vinculación con el SADI y distribución de electricidad, asegurando asimismo que las tarifas que apliquen los prestadores
sean justas y razonables.
52 Vale la pena recordar que el interés general no es el interés del mayor número, ni que en los conflictos como el descripto se
enfrenten intereses individuales contra intereses colectivos. del planteo de la cuestión depende la respuesta que se dé. Si se
identifica usuarios con interés general y empresa con interés particular de antemano se da respuesta al interrogante. Resulta
ilustrativa la siguiente cita: “Cuando se trata de determinar el peso o el valor de reclamos o demandas con respecto a otros
reclamos o demandas, se debe tener cuidado de compararlos sobre un mismo plano. Si caratulamos un reclamo como de interés
individual y a otro como de interés social, podemos decidir la cuestión por adelantado de acuerdo a la manera en que la hemos
planteado…Si pensamos en uno en razón de un principio, debemos pensar en el otro en razón del mismo principio. Si pensamos en
el reclamo del empleado en términos del principio de asegurar un nivel de vida mínimo o estándar, debemos pensar en el reclamo
del empleador en términos del principio de sostener y hacer valer contratos. Si se piensa en uno como un derecho y en el otro
como un principio, o si uno es interpretado como un interés individual y el otro como uno social nuestra manera de plantear la
cuestión nos puede dejar sin nada que decidir.” (The Province and Function of Law, Julius Stone, Harvard University Press, 1950
pág. 493).
53 Así sucede, por ejemplo, en Nueva Zelanda con la regulación de las telecomunicaciones que está considerada una actividad
comercial más. Ver http://www.med.govt.nz

Una respuesta

  1. muy interesante, sobre todo la parte del analisis economico del derecho, un enfoque interesante para varios servicios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: