Economía del Transporte


Economía del transporte
Javier Campos, Ginés De Rus y Gustavo Nombela

Ed. Antoni Bosch

Libro (incompleto)

Capítulo 1 (completo)

Google Books (link)


CONTENIDO
Prólogo XXIII
1. Principios de economía del transporte
1.1 Introducción 1
1.2 Elementos y principios básicos en economía del transporte 2
1.2.1 Tecnología de producción: la infraestructura y los servicios 3
1.2.2 Un input básico: el tiempo de los usuarios 4
1.2.3 Características de los servicios: no almacenabilidad e indivisibilidades 5
1.2.4 Inversión óptima en infraestructuras 6
1.2.5 Competencia limitada y necesidad de regulación 9
1.2.6 Efectos de red 10
1.2.7 Externalidades negativas 12
1.2.8 Costes del productor, costes del usuario y costes sociales: ¿quién debe pagarlos? 13
1.2.9 Obligaciones de servicio público 15
1.2.10 Infraestructuras y crecimiento: los enfoques macro y microeconómico 16
1.3 El espacio como última frontera 18
1.4 Un mapa del contenido del libro 19
2. La producción de actividades de transporte
2.1 Introducción 21
2.2 La tecnología del transporte 25
2.2.1 La función de producción y sus componentes 25
El tiempo de los usuarios como factor productivo 27
Vehículos, trabajo y energía 28
Los recursos naturales 30
2.2.2 La producción de servicios e infraestructuras de transporte: ejemplos 31
2.2.3 La producción de transporte: análisis formal 34
El corto plazo: factores fijos y variables 34
Indivisibilidades y saltos de capacidad 37
El largo plazo: las isocuantas 39
La elasticidad de sustitución 42
Economías de escala 43
2.3 La medición del output del transporte 44
2.3.1 Servicios no almacenables 44
2.3.2 Multiproduccción en el transporte 47
2.3.3 El transporte como industria de red 50
Tipos de red de transporte 50
Elementos de una red de transporte 51
La importancia de los tipos de conexiones 52
2.4 Eficiencia y productividad en el transporte 54
2.4.1 Conceptos de eficiencia y productividad en el transporte 54
Los distintos conceptos de eficiencia 54
Eficiencia versus productividad 58
2.4.2 Indicadores de productividad en el transporte 60
Índices de productividad total de los factores y problemas de agregación 63
2.5 Estimación de funciones de producción 64
2.5.1 Formas funcionales de la tecnología de producción 65
2.5.2 El concepto de frontera de eficiencia y su importancia en el transporte 68
2.6 Lecturas recomendadas 71
2.7 Ejercicios 71
3. Los costes del transporte
3.1 Introducción 75
3.2 Costes del productor 78
3.2.1 Tecnología y tipos de costes 78
3.2.2 Funciones de costes y relación entre corto y largo plazo 81
Funciones de coste a corto plazo 81
La elección de la capacidad 82
Relación entre curvas de costes a corto y largo plazo 84
Los costes fijos y la escala de las operaciones 85
3.2.3 Las economías de escala y su medición 86
3.2.4 Limitaciones de capacidad 89
Indivisibilidad de activos y saltos discretos de capacidad 90
3.2.5 Los costes de operación del equipo móvil 93
La selección del tamaño óptimo de un buque 94
Tamaño y velocidad en la elección del vehículo 96
3.3 Costes de los usuarios 97
3.3.1 La congestión y el coste de los usuarios 99
3.4 El transporte como industria de red 102
3.4.1 La función de costes en actividades multiproducto 102
Economías de escala y economías de densidad 103
Economías de alcance y subaditividad de costes 105
Separabilidad y costes compartidos 107
Asignación de costes compartidos 107
3.4.2 Redes de transporte y costes 109
Características de coste de las redes de transporte 109
Economías de densidad y economías de escala 110
El diseño de las redes de transporte 111
3.5 Medición, asignación y estimación de costes 115
3.5.1 Procedimientos contables en la estimación de funciones de costes 116
Utilización de centros de coste 116
Costes de los recursos 117
3.5.2 Estimación estadística de funciones de costes 118
La especificación de la forma funcional 118
El problema de la selección de outputs 120
La estimación de rendimientos a escala, economías de densidad y de alcance 121
3.5.3 Estimación de costes y medición de productividad 123
3.6 Lecturas recomendadas 125
3.7 Ejercicios 125
4. La demanda de transporte
4.1 Introducción 129
4.2 El concepto de precio generalizado 132
4.2.1 El modelo de decisión individual 134
4.2.2 La cantidad óptima de transporte 136
4.3 La función de demanda de transporte 140
4.3.1 La elasticidad de la demanda 140
La elasticidad de la demanda con respecto a su propio precio 141
La elasticidad cruzada 143
La elasticidad con respecto a la renta 144
4.3.2 Demanda agregada y excedente del consumidor 145
4.3.3 Demanda de transporte y decisiones discretas de consumo 147
El modelo de utilidad aleatoria 149
4.4 El tiempo en la demanda de transporte 151
4.4.1 La desagregación del tiempo total de viaje 151
4.4.2 Fundamentos teóricos del valor del tiempo 154
Valor del tiempo y escasez 154
Valor del tiempo y asignación por actividades 155
El valor del tiempo en las actividades de transporte 157
4.4.3 La medición empírica del valor del tiempo 159
Estimación de funciones de utilidad y valor del tiempo 159
Problemas en la estimación del valor del tiempo 161
4.4.4 La elasticidad con respecto al tiempo 163
4.5 Predicción de la demanda 164
4.5.1 La importancia de la predicción de la demanda 165
4.5.2 Técnicas y modelos de predicción de demanda 167
Enfoques agregados versus enfoques desagregados 167
4.5.3 El modelo en cuatro etapas 169
Modelos de generación de viajes 172
Modelos de distribución de viajes 173
Modelos de elección modal 174
Modelos de elección de rutas 175
4.5.4 Las limitaciones del modelo de cuatro etapas 176
4.6 Lecturas recomendadas 177
4.7 Ejercicios 178
5. Criterios de fijación de precios
5.1 Introducción 181
5.2 El problema de la fijación de precios en el transporte 183
5.2.1 Coste, valor y precio en el transporte 184
5.2.2 Reglas de tarificación 187
5.3 Tarificación sin congestión 190
5.3.1 El principio de eficiencia 192
5.3.2 Implicaciones financieras y sociales de la regla
de tarificación óptima 194
Cobertura de costes, equidad y aceptabilidad 195
Subvenciones al transporte 196
5.3.3 Otras alternativas de tarificación 198
Tarificación de acuerdo al coste medio 198
Discriminación de precios 199
Tarificación de tipo Ramsey 200
Tarifas en dos partes con autoselección 202
Subsidios cruzados 204
5.4 Tarificación en presencia de restricciones de capacidad 206
5.4.1 El largo plazo frente al corto plazo 207
5.4.2 Periodos punta y valle 211
5.5 Límites de capacidad y tarificación con congestión 212
5.5.1 Escasez y congestión 213
5.5.2 Peaje óptimo en infraestructuras viarias 217
5.5.3 Tasa de congestión y tasa de infraestructura 220
5.6 Tarificación con economías de red: el efecto Mohring 223
5.7 Tarificación óptima y efectos intermodales 227
5.8 Lecturas recomendadas 230
5.9 Ejercicios 231
6. La regulación económica del transporte
6.1 Introducción 233
6.2 La necesidad de regulación económica del transporte 234
6.2.1 Existencia de barreras de entrada y prácticas anticompetitivas 236
Barreras por el uso de las infraestructuras 237
Uso anticompetitivo de frecuencias o tarifas 238
Otras prácticas anticompetitivas 243
6.2.2 Limitación a la competencia por interés social 244
Competencia destructiva 245
Obligaciones de servicio público 247
Competencia por el mercado 248
6.2.3 Monopolio natural 249
6.3 Mecanismos de regulación 250
6.3.1 Límites sobre la rentabilidad 253
Problemas de la regulación sobre rentabilidad 259
Aspectos dinámicos: el problema de incentivos 284
Determinación de la base de capital para la regulación 262
6.3.2 Límites sobre las tarifas 263
Regulación exclusiva de tarifas con libertad de frecuencias 263
Regulación de tarifas y frecuencias 266
Comparación entre regulación sobre tarifas y regulación sobre rentabilidad 267
Problemas de la regulación sobre tarifas 268
6.3.3 Regulación con tarifas máximas e incentivos 270
6.3.4 Regulación de tarifas con incentivos para empresas multiproducto 274
Mecanismos basados en información de costes 274
Mecanismos de regulación basados en índices de tarifas: el sistema IPC-X 275
6.3.5 Regulación por comparación (competencia referencial) 277
6.4 Regulación de tarifas de acceso 281
6.5 Regulación sobre otras variables: calidad y seguridad 286
6.5.1 Calidad 287
6.5.2 Seguridad 288
6.6 Costes de regulación 288
6.6.1 Efectos sobre el coste de capital 289
6.6.2 La teoría de los mercados atacables “contestabilidad” 290
6.7 Lecturas recomendadas 292
6.8 Ejercicios 293
7. Inversión en infraestructuras de transporte
7.1 Introducción 297
7.2 La decisión de invertir en capacidad 299
7.2.1 El modelo básico de inversión en infraestructuras 299
7.2.2 Inversión e incertidumbre de demanda 302
7.2.3 Inversión, financiación y tarificación 304
7.3 Evaluación económica de las inversiones 306
7.3.1 La evaluación económica de las inversiones en transporte 308
7.3.2 Criterios para la medición de los beneficios y costes 310
Medición basada en el cambio del excedente social 312
Medición basada en el cambio de recursos 312
7.3.3 La presencia de impuestos y subvenciones 312
7.3.4 Medición de los beneficios con precios generalizados 314
7.3.5 Externalidades y beneficios indirectos del transporte 316
7.4 Criterios de decisión 320
7.4.1 Comparación entre el flujo de beneficios netos y la inversión 320
7.4.2 Precio-sombra de los fondos públicos 322
7.4.3 Proyectos de duración diferente 323
Homogeneización de la vida útil 324
Cálculo del beneficio neto anual equivalente 324
7.4.4 Proyectos con distintas alternativas de tarificación 325
7.5 Análisis de riesgo 329
7.5.1 Proyectos con incertidumbre 330
El VAN social y los cambios en la demanda 331
7.5.2 Análisis de riesgo con demanda aleatoria 332
7.5.3 Decisiones públicas de inversión con riesgo 334
7.6 Distribución de la renta y criterios de decisión 336
7.7 Lecturas recomendadas 338
7.8 Ejercicios 339
8. Externalidades en el transporte
8.1 Introducción 343
8.2 Las externalidades en las actividades de transporte 345
8.2.1 Externalidades positivas 345
8.2.2 Externalidades negativas 346
8.3 Congestión 347
8.3.1 Congestión en transporte por carretera 348
8.3.2 Congestión en transporte aéreo 349
8.3.3 Cuantificación de los costes de congestión 352
8.4 Efectos medioambientales 354
8.4.1 La valoración del impacto medioambiental 354
Cuantificación de la contaminación atmosférica 355
Cuantificación de los costes del ruido 357
8.4.2 Mecanismos para la corrección de externalidades medioambientales 358
El nivel óptimo de externalidad: el ejemplo del ruido 359
Impuestos pigouvianos 362
Fijación de límites y estándares 365
Negociación entre agentes 366
8.4.3 Políticas aplicadas para corregir externalidades medioambientales 370
8.5 Accidentes 371
8.5.1 El problema de los accidentes en carreteras: la decisión individual 372
8.5.2 El problema de los accidentes en otros modos: la decisión de la empresa 374
8.5.3 Políticas aplicadas para la reducción de accidentes 378
8.5.4 Efectos de la fijación de estándares sobre el comportamiento de los usuarios 379
8.6 Lecturas recomendadas 382
8.7 Ejercicios 382
9. Estructura de los mercados de transporte
9.1 Introducción 385
9.2 El papel del sector público en los mercados de transporte 387
9.2.1 Monopolio público 388
9.2.2 Monopolio privado regulado y contratos de concesión 393
9.2.3 Libre competencia en la provisión de servicios 400
9.2.4 Financiación privada de infraestructuras 401
9.3 Competencia intramodal 403
9.3.1 Provisión de infraestructuras de transporte 404
Carreteras 405
Puertos 405
Aeropuertos 407
9.3.2 Provisión de servicios de transporte 408
Ferrocarriles 409
Transporte aéreo 412
Transporte marítimo 414
Autobuses urbanos e interurbanos 416
Transporte de mercancías por carretera 418
9.4 Competencia intermodal 419
9.4.1 Trenes de alta velocidad frente a transporte aéreo 420
9.4.2 Transporte de carga por carretera frente a ferrocarril y marítimo 423
9.4.3 Transporte privado frente a transporte público 429
9.5 Lecturas recomendadas 435
9.6 Ejercicios 436
Anexos. Datos para ejercicios 439
Índice analítico 4431. PRÓLOGO
La Economía del Transporte no es una disciplina reciente. Desde la época de la revolución industrial en el
siglo XIX, los economistas han manifestado un notable interés por el estudio de la contribución del
transporte a la vida económica y social, haciendo que el análisis de las actividades de transporte haya
estado presente en la Teoría Económica desde sus orígenes. Los ferrocarriles, por ejemplo, fueron uno de
los primeros mercados sometidos a regulación; en el transporte aéreo o marítimo hay muchos casos de
estrategias empresariales de tipo oligopolístico; y en esta industria existen algunas infraestructuras, tales
como puertos y aeropuertos, que a menudo son consideradas como típicos ejemplos de monopolios
naturales.
Entender la naturaleza de estos mercados, así como los principios que rigen su funcionamiento,
requiere conocer cómo se producen y demandan los millones de desplazamientos de personas y
mercancías que se realizan diariamente, cómo se fijan y regulan los precios de los servicios e
infraestructuras de transporte y cuáles son los impactos que el transporte tiene sobre otras actividades.
Para ello es preciso utilizar con rigor las herramientas que proporciona la Teoría Económica aplicada a esta
industria.
Hemos escrito este libro precisamente con esa intención. Nuestro objetivo ha sido ofrecer a los
lectores un manual de Economía del Transporte con fundamentos microeconómicos sólidos, no un libro de
microeconomía con ejemplos de transporte. En la redacción de este libro hemos tenido en mente dos tipos
de lector: el estudiante universitario y el profesional con unos conocimientos básicos de microeconomía y
matemáticas. Los principios y razonamientos expuestos en este libro se apoyan en el análisis económico
realizado a partir de gráficos y ciertos desarrollos formales que permiten un grado de generalidad imposible
de alcanzar con simples descripciones de las actividades, de los mercados o de la legislación que los
regula.
El material de trabajo está dividido en ocho capítulos, cada uno de ellos dedicado a analizar en
profundidad un tema relevante para esta industria, más un capítulo inicial de carácter introductorio. En ese
primer capítulo se presentan de forma resumida los principios más relevantes en el análisis económico del
transporte y que caracterizan a esta industria en comparación con otras actividades. En los capítulos
siguientes se estudian la tecnología, los costes, la demanda, la fijación de los precios, la regulación, las
decisiones de inversión, las externalidades y la estructura de los mercados de transporte.
El libro está pensado para su utilización en un curso de una duración aproximada de un semestre
académico, si bien se puede realizar una selección de temas para cursos más cortos. Los contenidos se
adaptan a los temarios de Economía del Transporte habituales en muchas facultades de Economía y
escuelas superiores de Ingeniería, aunque algunos de los materiales incluidos también podrían utilizarse en
asignaturas de microeconomía y economía industrial, o en cursos sobre regulación o análisis costebeneficio.
En cada capítulo se incluyen ejercicios, entre los que hay algunos ejemplos de aplicaciones
empíricas utilizadas habitualmente en Economía del Transporte.
Desde que surgió la idea inicial de escribir este libro hasta su finalización han pasado algunos años,
por lo que las deudas de gratitud son numerosas. Gran parte de los contenidos de este manual han sido
utilizados en cursos de postgrado sobre Economía del Transporte en la Universidad Carlos III de Madrid, en
el Instituto Universitario Ortega y Gasset y en varios cursos sobre regulación del transporte del Banco
Mundial, además de las asignaturas de microeconomía, economía industrial y análisis coste-beneficio que
los autores imparten en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.
Durante estos años, los borradores iniciales se han beneficiado de las sugerencias de nuestros
alumnos, de los profesionales y de los reguladores con los que hemos compartido discusiones sobre
economía y política del transporte. Nuestro más sincero agradecimiento a todos los que, de una manera u
otra, han contribuido a que la idea inicial se haya convertido en la realidad que ahora tiene el lector en sus
manos. Sin embargo, no consideramos que este libro esté del todo cerrado y agradecemos de antemano
todos los comentarios que deseen hacernos llegar los lectores.
También deseamos expresar nuestro agradecimiento a los editores, por su paciencia en la espera
por el manuscrito final, y muy especialmente a Isabel Cruz.
Por último, queremos reconocer especialmente a quienes han invertido parte de su tiempo en la
lectura de versiones preliminares y nos han aportado acertadas críticas y mejoras. Entre ellos se
encuentran algunos compañeros del Equipo de Investigación en Economía de las Infraestructuras y del
Transporte de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y algunos colegas de otras universidades
españolas que trabajan en diversos temas de Economía del Transporte: Germà Bel, Ofelia Betancor, Pedro
Cantos, Pablo Coto, Philippe Gagnepain, Juan Carlos Martín, Anna Matas, Pere Riera, Concepción Román,
Manuel Romero, Mar Savignat y Lourdes Trujillo. Por descontado, cualquier error que pueda existir en los
contenidos de este libro es de nuestra exclusiva responsabilidad.
A todos aquellos que han contribuido a que este libro finalmente viera la luz, y a quienes disfruten y
aprendan con su lectura, nuestro más sincero agradecimiento.
Las Palmas
Julio de 2002

PRINCIPIOS DE ECONOMÍA DEL TRANSPORTE
1.1 Introducción
La industria del transporte ha experimentado cambios tecnológicos notables en las últimas décadas que
han afectado a todas sus modalidades. En el transporte terrestre, por ejemplo, el servicio que ofrece a los
viajeros un tren de alta velocidad en distancias medias está más cercano al de un avión que al de los trenes
de los años sesenta. En el transporte marítimo, la manipulación de mercancías realizada en los modernos
buques de contenedores y en terminales portuarias especializadas emplea una tecnología que se parece
muy poco a la carga y descarga manual que los estibadores solían realizar en los puertos.
Tanto en el transporte de viajeros como en el de mercancías se han producido cambios profundos
que han afectado al volumen de movimientos y a la distribución de viajeros y cargas entre las distintas
modalidades de transporte. Algunos de estos cambios están originados por la introducción de nuevas
tecnologías y nuevos sistemas de organización y regulación de la industria. Otros, como el cambio en la
composición de la producción, han alterado la importancia relativa de los modos de transporte. Cuando en
la producción nacional predominan los graneles sólidos y líquidos el modo ferroviario y el marítimo tienen
más cuota de mercado que cuando los productos de poco peso y volumen y mucho valor empiezan a
desplazar a los anteriores.
El transporte por carretera se ha convertido a lo largo del último medio siglo en el modo de
transporte dominante, relegando al ferrocarril a un segundo plano, aunque recientemente los problemas de
congestión y de externalidades negativas asociadas al tráfico por carretera han vuelto a poner de manifiesto
las ventajas competitivas del ferrocarril en determinados tráficos.
El transporte aéreo, el modo más moderno y sin competencia en el transporte de pasajeros a larga
distancia, ha eliminado barreras físicas entre regiones alejadas. En los países desarrollados se ha
convertido en un modo de transporte al alcance de la mayoría de los viajeros, aunque su desarrollo
espectacular se enfrenta en algunos lugares a limitaciones en la capacidad aeroportuaria, que constituyen
un obstáculo a su crecimiento futuro y que requerirá más inversiones en capacidad adicional.
El transporte marítimo ha aprovechado las economías de escala derivadas de aumentar el tamaño
de los buques y ha experimentado aumentos notables de productividad mediante el uso de contenedores y
la construcción de terminales especializadas en los puertos. La utilización creciente de redes de distribución
basadas en trasbordos realizados en determinados puertos de gran dimensión también ha contribuido a
una reducción significativa de los costes unitarios.
No cabe duda de que hemos asistido a cambios profundos en la industria; sin embargo, los
elementos y principios económicos básicos que rigen el funcionamiento de las diferentes modalidades de
transporte apenas si han cambiado.
Es cierto que el conjunto de actividades de transporte de personas y bienes difiere internamente en
muchos aspectos: tecnología de los vehículos utilizados, medio sobre el que se desplazan, objeto
transportado, organización industrial, etc. Las diferencias existentes entre modos de transporte son tan
relevantes en la práctica que los operadores de las distintas modalidades suelen estar especializados en su
parcela específica, de tal manera que, a menos que existan relaciones de complementariedad o
sustituibilidad en los mercados específicos en los que operan, quienes se dedican al transporte aéreo
suelen contemplar el transporte marítimo con el mismo grado de interés con el que examinan el
funcionamiento de la industria farmacéutica. Aunque la intermodalidad ha cambiado algo esta realidad, es
poco probable que las empresas concesionarias de transporte público de viajeros muestren un interés
especial por la organización y regulación de los puertos. Sin embargo, a pesar de las diferencias y
separación entre modalidades de transporte, existen unas características comunes que desde la
perspectiva del análisis económico las hace susceptibles de un tratamiento conjunto y sistemático.
1.2 Elementos y principios básicos en economía del transporte
¿Cuáles son los principios fundamentales en Economía del Transporte? ¿Qué elementos diferenciadores
tiene esta actividad que justifican que se pueda hablar de una rama especializada de la Teoría Económica
dedicada a su análisis? A lo largo de este libro se abordan los elementos y principios que permiten afirmar
que existe una disciplina tal como la Economía del Transporte, y que hemos tratado de sintetizar en estos
diez puntos fundamentales:
1. Tecnología de producción: la infraestructura y los servicios.
2. Un input fundamental: el tiempo de los usuarios.
3. Características de los servicios: no almacenabilidad e indivisibilidades.
4. Inversión óptima en infraestructuras.
5. Competencia limitada y necesidad de regulación.
6. Efectos de red.
7. Externalidades negativas.
8. Costes del productor, costes del usuario y costes sociales: ¿quién debe pagarlos?
9. Obligaciones de servicio público.
10. Infraestructuras y crecimiento: los enfoques macro y microeconómico.
1.2.1 Tecnología de producción: la infraestructura y los servicios
El transporte puede definirse como el movimiento de personas y mercancías a lo largo del espacio físico
mediante tres modos principales: terrestre, aéreo o marítimo, o alguna combinación de éstos.
Consecuentemente, la industria del transporte está formada por todas las empresas que se dedican a esta
actividad, y a priori podría pensarse que estas empresas deberían constituir un conjunto más o menos
homogéneo, ya que producen el mismo tipo de servicio.
Al iniciar el estudio de cualquier modo de transporte se observa que dentro de esta industria existen
en realidad dos tipos de actividades muy diferentes: algunas empresas se dedican a la construcción y
explotación de infraestructuras (puertos, aeropuertos, carreteras, etc.), mientras que otras mueven los
vehículos que utilizan esas infraestructuras para producir los servicios de transporte (navieras, líneas
aéreas, empresas de autobuses, etc.).
Estos dos tipos de actividad están presentes en todos los modos de transporte cuando se examina
la tecnología de producción: siempre hay una infraestructura y unos vehículos que utilizan la misma. Esto
sucede incluso en los modos de transporte en los que en principio podría pensarse que los vehículos no
necesitan para moverse un soporte físico construido por el hombre (como los aviones y barcos). El
transporte aéreo requiere la existencia de aeropuertos y estaciones de control de tráfico, y el transporte
marítimo necesita la infraestructura de los puertos y otros elementos de ayuda a la navegación (faros,
equipos de radio, satélites, etc.).
Las diferencias entre los diversos modos de transporte se deben en gran parte a motivos
tecnológicos. Las características particulares de los vehículos y la infraestructura que éstos requieren
condicionan la forma de organización de cada mercado y el grado de competencia factible en ellos. En
algunos modos de transporte, como el ferrocarril, la gestión de la infraestructura y la producción de los
servicios requieren un alto grado de coordinación, lo cual explica que tradicionalmente las empresas
ferroviarias hayan integrado los dos tipos de actividad dentro de una misma organización (si bien hay
experiencias recientes de modelos ferroviarios en varios países en los que se ha separado la infraestructura
de los servicios).
En otros modos de transporte, como ocurre con las carreteras, no se necesita apenas coordinación
entre los vehículos que utilizan la infraestructura, en el sentido de que no es necesario determinar unos
horarios para el acceso de los vehículos o para la recogida o bajada de los viajeros. Por ello en estos
modos suele darse una separación entre las empresas o instituciones que se dedican a la gestión de los
activos de infraestructura y las empresas que realizan la producción de los servicios. En el caso del
transporte privado en automóvil, los servicios los “produce” y consume el propio usuario, utilizando una
infraestructura a la que puede accederse de forma gratuita (red de carreteras, vías urbanas), o bien
pagando un precio por ese input a la empresa proveedora de infraestructura (autopistas de peaje, túneles y
puentes).
1.2.2 Un input básico: el tiempo de los usuarios
Un segundo elemento clave en el análisis económico de las actividades de transporte es la existencia de un
input fundamental, necesario para la producción de los servicios de transporte: el tiempo de los usuarios (ya
sea como pasajeros o como propietarios de las mercancías que son transportadas). Es muy útil considerar
que en la función de producción del transporte no sólo participan los factores productivos convencionales:
trabajo, energía, infraestructura y equipos móviles. Muchas decisiones de las empresas y de los individuos
no pueden comprenderse sin incluir en la función de producción el tiempo como un input que proporciona el
consumidor.
Es cierto que en otras industrias donde se producen bienes y servicios de consumo, los usuarios
también participan aportando cierta cantidad de tiempo en las actividades de consumo necesarias para
extraer la utilidad final de los bienes (piénsese, por ejemplo, en bienes de alimentación o de ocio), pero es
en el transporte donde la importancia del tiempo adquiere una dimensión especial, convirtiéndolo en una
variable tan importante o más que el coste monetario en las decisiones de individuos y empresas.
En relación con la dimensión temporal, el transporte es completamente distinto a otros bienes. Por
un lado, el tiempo empleado en el desplazamiento no es fijo (como sucede en los bienes de consumo), sino
que el usuario normalmente puede elegir entre diversas alternativas (o modos de transporte) para un mismo
trayecto, con tiempos diferentes. Además, el tiempo de cada alternativa puede verse afectado por cuál sea
el número de otros usuarios utilizando a la vez ese mismo modo de transporte.
En segundo lugar, el transporte no es un bien de consumo final, sino un bien intermedio. Salvo en
viajes turísticos en los cuales el propio trayecto da valor al bien (por ejemplo, un crucero marítimo), el
usuario se desplaza entre los puntos de origen y destino de un viaje para llevar a cabo alguna otra actividad
(trabajo, estudios, ocio, etc.). Por tanto, se desea invertir en el trayecto la menor cantidad de tiempo posible,
ya que el tiempo de viaje le supone una desutilidad. Las decisiones sobre la demanda de transporte están
muy influidas por los tiempos en cada modo, además de por las preferencias de los individuos y las tarifas.
En el transporte de mercancías el tiempo invertido es también importante, ya que la rapidez y
fiabilidad de las entregas está inversamente relacionada con el coste de mantener un stock determinado de
mercancía. Los procesos de producción just-in-time sólo son factibles cuando existe una red de transporte
eficiente, y los servicios de mensajería cobran precios más elevados que el correo convencional a cambio
fundamentalmente de recortar el tiempo de entrega.
Muchos análisis en Economía del Transporte se basan en la relación entre el coste de producción y
el coste del usuario. El análisis de los sistemas de transporte, de la configuración de las redes, de la
distribución modal y de la estructura de los mercados requiere considerar la interrelación existente entre
ambos tipos de costes.
1.2.3 Características de los servicios: no almacenabilidad e indivisibilidades
Otra característica básica del transporte, en relación con las actividades de producción de servicios, es la
imposibilidad de su almacenamiento. Cuando una empresa pone en circulación un vehículo con un
determinado número de plazas, esa oferta debe consumirse en el momento en que se está produciendo el
servicio o se pierde irremediablemente.
Esta característica es compartida con otros servicios, como la electricidad, y tiene implicaciones
importantes para las empresas de transporte, que deben dar una dimensión adecuada a sus niveles de
oferta de acuerdo con las características de la demanda. Si una empresa pone en circulación más
vehículos de los necesarios, la mayoría de ellos realizará los viajes casi vacíos, con el consiguiente
derroche de recursos. Por el contrario, si la oferta resulta insuficiente lo que se producirá será la formación
de colas para el uso de los vehículos, que además circularán cerca del límite de su capacidad con la
consiguiente pérdida de comodidad para los usuarios.
Además de los desajustes entre oferta y demanda, la no almacenabilidad de los servicios también
tiene implicaciones para el tamaño de la flota de vehículos de las empresas. La demanda de transporte no
suele ser uniforme a lo largo del día, existiendo diferencias entre días de la semana o épocas del año. Esto
supone que para evitar problemas de desabastecimiento a los usuarios, una empresa que produzca
servicios de transporte debe disponer de suficientes vehículos para atender a la demanda en sus
momentos más altos (generalmente denominados periodos u horas “punta”). En las situaciones de
demanda baja (periodos “valle”), parte de esos vehículos no estarán circulando, pero la empresa debe
soportar los costes fijos de la flota completa durante todas las horas del día.
Por otro lado, la oferta de servicios de transporte presenta indivisibilidades determinadas por el
tamaño de los vehículos más pequeños disponibles. La indivisibilidad aparece cuando una empresa no
puede aumentar su producción de forma continua, sino por bloques determinados de producto. En el caso
del transporte, si con n vehículos no es posible atender a toda la demanda porque hay un usuario adicional
que sobrepasa la capacidad, la empresa debería utilizar n + 1 vehículos si se quiere dar servicio a todos los
usuarios, aunque el último vehículo circularía prácticamente vacío (o todos los vehículos irían con exceso
de oferta).
Las empresas, no obstante, pueden tener cierta flexibilidad al escoger el tamaño de sus vehículos,
ya que normalmente se puede optar por diferentes niveles de capacidad. Estas decisiones sobre la
dimensión de los vehículos también tienen implicaciones sobre el tiempo que los usuarios deben invertir en
sus viajes. Así, por ejemplo, una empresa que pueda atender la misma demanda con varios vehículos
pequeños o con un vehículo grande, afecta con su decisión a la utilidad que extraen los usuarios del mismo
tipo de servicio. Al utilizar varios vehículos, las frecuencias de paso en las paradas serán mayores, por lo
que los usuarios tendrán menores tiempos de espera que si se emplea un vehículo grande.
En conclusión, tanto las características de la demanda (variabilidad temporal y preferencias de los
usuarios) como las de la tecnología de producción de servicios de transporte (imposibilidad de
almacenamiento, indivisibilidades) condicionan de forma importante la estructura de costes fijos de las
empresas proveedoras de servicios, ya que afectan significativamente al tamaño y la composición de sus
flotas de vehículos.
1.2.4 Inversión óptima en infraestructuras
Una parte importante de los temas que se estudian en Economía del Transporte se refiere a las
características de las infraestructuras (carreteras, vías férreas, puertos, aeropuertos) necesarias para el
desarrollo de esta actividad, y particularmente a los problemas que plantea la decisión sobre cuál debe ser
su capacidad óptima y cómo deben financiarse sus costes.
¿Por qué las infraestructuras desempeñan este papel central en la industria del transporte? Entre
varias razones posibles, destacan las relativas a la elevada magnitud que tienen sus costes de
construcción, los importantes efectos medioambientales que causan en el entorno donde se construyen, su
influencia sobre los tiempos de viaje de los usuarios y sobre los equilibrios que se producen en el reparto de
viajeros entre distintos modos y el impacto general que tienen sobre la economía de un país. Retomaremos
este último punto con mayor detalle al final de este capítulo.
Aunque las infraestructuras comparten algunas de las características de la tecnología de
producción de los servicios de transporte, presentan además otros elementos peculiares que conviene
destacar. Entre las características comunes con los servicios, una infraestructura de transporte también
tiene capacidad limitada, medida en este caso por el máximo número de usuarios que pueden utilizarla al
mismo tiempo. Al igual que ocurre con los vehículos, también la infraestructura presenta discontinuidades
en la posibilidad de su ampliación (por ejemplo, para aumentar la capacidad de una carretera hay que
construir un carril adicional, o para que un aeropuerto pueda acomodar más llegadas y salidas de aviones
hay que construir una nueva pista de aterrizaje).
En cuanto a los elementos diferenciales con respecto a los servicios, las infraestructuras de
transporte se caracterizan por generar costes fijos de carácter irrecuperable, ya que los activos raramente
pueden destinarse a ningún otro uso que no sea aquel para el que fueron construidos. En la terminología
empleada en Teoría Económica, se habla en este tipo de situaciones de “costes hundidos”, término que en
la industria del transporte (y especialmente en el caso de los puertos) tiene un significado literal. Por otra
parte, se trata de activos con una vida útil muy larga, habitualmente por encima de los treinta años, para los
cuales la mayor parte de los costes se genera en la fase inicial de construcción, mientras que los costes del
mantenimiento de los activos durante su vida útil son de una cuantía menor, aunque en absoluto
despreciable dada su acumulación a lo largo de periodos de tiempo muy largos.
¿Qué implicaciones inmediatas tienen las características de las infraestructuras de transporte sobre
la industria? En primer lugar, el elevado riesgo que asume una empresa privada que decida acometer un
proyecto de construcción de una infraestructura. Con un horizonte de treinta años y una inversión muy
elevada, la posibilidad de que el número de usuarios resulte inferior al previsto inicialmente y no puedan
recuperarse los gastos de inversión es preocupantemente alta. Esto puede conducir a que ningún inversor
privado tenga incentivos para realizar el proyecto, pese a existir una demanda de usuarios futuros de la
infraestructura. En segundo lugar, las dificultades para realizar una predicción acertada de esa demanda en
periodos tan largos plantea problemas sobre cuál es la dimensión inicial óptima con la que debe construirse
y en qué momento deberían introducirse posibles ampliaciones de capacidad.
Estas son las razones fundamentales que justifican que, en la mayoría de los países, una gran
parte de las infraestructuras básicas de transporte haya sido construida por el sector público (aunque
también existen numerosos proyectos de infraestructura de transporte que son explotados por la iniciativa
privada). Se consigue así que la sociedad en su conjunto asuma los riesgos asociados con las decisiones
de inversión y se disponga de redes de comunicación desarrolladas. Aunque el sector público construya la
infraestructura, ésta no tiene necesariamente que ser financiada con impuestos, sino que pueden
introducirse tasas y peajes que pagarán los usuarios que las utilizan.
La recuperación de los costes de las infraestructuras de transporte no sigue un patrón único,
existiendo diferencias sensibles entre países y por modalidades de transporte. Ha sido habitual que puertos
y aeropuertos cobren por el uso de sus instalaciones y que las carreteras sean de acceso libre. Sin
embargo, las quejas de algunos puertos por la competencia desleal de competidores reforzados con
ayudas públicas, o el hecho de que existan autopistas que cubren costes con ingresos propios, muestra un
panorama en el que es difícil generalizar.
La discusión sobre si es el corto plazo o el largo plazo la dimensión temporal adecuada para
calcular los pagos que los usuarios deberían hacer por el uso de la infraestructura remite necesariamente a
la pregunta de si estos usuarios están dispuestos a pagar por la capacidad que disfrutan. La construcción
de nuevas infraestructuras no puede acometerse correctamente sin responder previamente a la pregunta
anterior. El criterio fundamental de eficiencia en las ampliaciones de capacidad de las infraestructuras
consiste en valorar todos los beneficios y costes de la infraestructura a construir y ejecutar los proyectos
únicamente cuando el beneficio neto es positivo.
Utilizando como referencia el criterio de eficiencia, los beneficios de las inversiones en
infraestructuras y servicios de transporte son básicamente los siguientes: en primer lugar, reducción del
tiempo de acceso, de espera y de viaje mediante cambios en las redes, aumentos de velocidad, de
frecuencia, y reducción de la congestión o de la escasez de infraestructuras. En segundo lugar, mejora en
la calidad del servicio. En tercer lugar, reducción en los costes operativos; y en cuarto lugar, los beneficios
por tráficos desviados y generados por la inversión. Estos beneficios se van a generar durante toda la vida
útil de una infraestructura, por lo que su valoración debe tener en cuenta la dimensión temporal, ya que en
gran parte de los costes se incurre al inicio del proyecto.
La rentabilidad social de una infraestructura va a depender fuertemente del volumen de demanda.
No es suficiente que la infraestructura o el nuevo vehículo ahorre tiempo: tiene que ahorrárselo a un
número suficientemente alto de usuarios y que éstos estén dispuestos a pagar por dicho ahorro el coste de
oportunidad social en el que se incurre para conseguir dicha reducción. El debate sobre la financiación de
las infraestructuras es una cuestión compleja por los múltiples intereses afectados y tiene además
importantes efectos sobre los equilibrios de los diferentes mercados de transporte.
1.2.5 Competencia limitada y necesidad de regulación
Un elemento característico de las infraestructuras de transporte es la necesidad de que varios vehículos (o
empresas) compartan un mismo espacio limitado para la producción de servicios. Este factor tiene una
importancia crucial cuando se analiza la estructura de los mercados de transporte, ya que condiciona la
posibilidad de que existan o no empresas competidoras que oferten un mismo tipo de servicio.
Resulta habitual que el número de empresas dentro de cada modo de transporte sea bajo (salvo
excepciones, como el transporte de mercancías por carretera). Esto se debe fundamentalmente a la
limitación física que impone la infraestructura, además de la dimensión determinada por la demanda. Por
ejemplo, el número de empresas ferroviarias que ofertan servicios en una misma línea férrea raramente es
superior a dos o tres, y aunque en un puerto el número de navieras puede ser mayor, o el número de
aerolíneas en un aeropuerto; en la mayoría de casos, el mercado de transporte está lejos del modelo
teórico de competencia perfecta, con numerosos productores de pequeño tamaño.
Esta limitación natural a la competencia hace que la industria del transporte favorezca la existencia
de posiciones de dominio del mercado por parte de pocas empresas que explotan dicha situación de
privilegio mediante tarifas y niveles de servicios que persiguen maximizar sus beneficios privados. Debido a
las pérdidas de eficiencia que este comportamiento genera y al carácter de necesidad básica que tiene el
transporte para muchos individuos, socialmente se considera necesario que exista algún tipo de regulación
por parte del sector público sobre las empresas que gozan de este poder sobre el mercado.
Esta necesidad de regulación ha sido en muchas ocasiones exagerada en la industria del
transporte y así, durante gran parte del siglo XX, la intervención de los gobiernos en todos los mercados fue
muy intensa. Los resultados de este tipo de intervención reguladora exhaustiva, juzgados a posteriori a la
luz de los impactos positivos que ha tenido en general la liberalización de las últimas décadas, no resultan
excesivamente brillantes. En determinados modos (por ejemplo, el transporte aéreo de pasajeros o el
transporte de mercancías por carretera), las tarifas y los niveles de servicio de los mercados regulados han
resultado ser peores que los de un mercado liberalizado.
En las infraestructuras que siguen operándose con cierto poder de mercado, como en las vías
férreas, algunos puertos, aeropuertos y carreteras concesionadas, la regulación sigue siendo necesaria
para evitar el abuso de posición dominante. Hoy se considera que no sólo se trata de intervenir en los
mercados para corregir fallos, sino de diseñar mecanismos de regulación eficientes que eviten los
problemas que la experiencia acumulada en el pasado ha puesto de manifiesto.
Sin embargo, la regulación es costosa y modifica el sistema de incentivos de las empresas y los
individuos, y de igual manera que no existe mercado perfecto tampoco existe regulación perfecta. La
llamada “nueva regulación económica” parte de la certeza de que las asimetrías de información existentes
entre el regulador y empresas reguladas impiden utilizar mecanismos excesivamente simples basados en la
creencia de que existe un regulador benevolente y perfectamente informado. La regulación basada en
incentivos sustituye o modifica las aproximaciones más voluntaristas del pasado reciente.
En conclusión, el grado de regulación debe ser el suficiente para conseguir los objetivos sociales
que se persigan, pero considerando también explícitamente los costes directos e indirectos que tiene toda
intervención pública en los mercados. Generalmente, para limitar posiciones de privilegio y evitar
comportamientos abusivos, la competencia entre empresas es un mecanismo preferible a la regulación. Por
tanto, como primera opción antes de regular, debe considerarse el fomento de la competencia mientras
ésta sea factible. En algunos modos de transporte, por sus características tecnológicas o porque la
propiedad de los activos de infraestructura esté en manos de una empresa que además sea proveedora de
servicios, las necesidades de regulación son mayores. En el diseño de los mecanismos de regulación debe
partirse siempre de la existencia de asimetrías de información entre el regulador y los operadores.
1.2.6 Efectos de red
Otra característica importante de la industria del transporte, de nuevo compartida con otras industrias como
las telecomunicaciones o la electricidad, es la existencia de efectos de red. En Teoría Económica se habla
de economías o efectos de red cuando la utilidad de un bien depende del número total de consumidores o
usuarios que hacen uso del mismo o de bienes similares (piénsese por ejemplo cómo el aumento del
número de usuarios de Internet ha ido incrementando el valor de la oferta de información y productos en
esta red para las empresas).
Estas economías de red están presentes en el transporte, tanto en las infraestructuras (redes
ferroviarias o de carreteras) como en los servicios, diseñados como conjuntos de líneas regulares de
transporte (rutas aéreas o líneas de autobuses), puntos de conexión y frecuencia de los vehículos. En
infraestructuras, añadir una conexión adicional a una red (por ejemplo, una nueva carretera) hace que el
valor del resto de los activos sea mayor, ya que habrá usuarios que pueden utilizar esa nueva conexión
como parte de desplazamientos más largos u otros que puedan elegir entre más alternativas de viaje. Estos
efectos de red deben tenerse en cuenta tanto al evaluar los beneficios que supone la entrada en servicio de
una nueva infraestructura como para el diseño de su capacidad, porque el número de usuarios que
finalmente la utilice puede ser mucho mayor al inicialmente considerado, en parte por este efecto de
entrada de tráficos de conexión.
Al igual que en las infraestructuras, en los servicios de transporte pueden identificarse algunos
efectos de red derivados de las ventajas que tiene la existencia de un número elevado de usuarios. En
particular, en el transporte regular (autobuses, líneas aéreas, servicios marítimos) al incrementarse el
número de viajeros las empresas responden introduciendo mayores frecuencias, lo cual permite a todos los
usuarios reducir sus tiempos de espera y un mejor ajuste de la oferta a sus preferencias en términos de
horarios. Este tipo de externalidad positiva recibe en Economía del Transporte el nombre de “efecto
Mohring”, en honor al autor que primero las analizó en el contexto del transporte urbano.
Además de este tipo de efecto de red, derivado de una mayor densidad de activos físicos o de
número de usuarios, en la industria del transporte hay otras economías de red que afectan a las decisiones
de las empresas productoras de servicios, aunque en último término repercuten sobre los usuarios. Por
ejemplo, puede señalarse una tendencia observada en las últimas décadas principalmente en el transporte
aéreo y marítimo, consistente en diseñar redes de líneas regulares de tipo “centro-radial” (hub-and-spoke),
en las cuales hay unos nodos principales (hubs), que se conectan entre sí mediante vehículos de gran
capacidad y un conjunto de nodos secundarios, que sólo tienen conexión directa con alguno de los nodos
principales, y que son servidos mediante vehículos más pequeños y menores frecuencias.
Con esta estructura de red, las empresas tratan de beneficiarse de las economías de escala que
supone poder utilizar vehículos grandes, lo cual puede hacerse sólo en segmentos con mucho tráfico. Los
nodos principales tienen una gran demanda por parte de los usuarios, ya que el desplazamiento entre dos
nodos secundarios debe hacerse mediante al menos una conexión en los principales. Esto obliga a que los
puertos o aeropuertos que desempeñan el papel de hubs deban tener suficiente capacidad para acomodar
este diseño radial por parte de las empresas.
¿Resulta interesante para los usuarios este tipo de estrategia empresarial en el diseño de sus
redes? No existe una respuesta única; normalmente los viajeros se benefician porque la configuración
centro-radial permite disponer de mayores frecuencias que si se conectasen todos los nodos mediante
servicios directos, pero simultáneamente se ven perjudicados al emplear más tiempo de viaje debido a las
conexiones obligatorias en los nodos principales.
1.2.7 Externalidades negativas
Una de las características que diferencian al transporte de la producción de otros bienes es la existencia de
importantes externalidades negativas, que son trasladadas al conjunto de la sociedad si no se introducen
mecanismos correctores. Entre ellas, en primer lugar hay que señalar los efectos causados sobre el
medioambiente por la construcción de infraestructuras de transporte. La utilización inevitable de un espacio
físico para localizar estos activos requiere el consumo de determinados recursos naturales (tierra, desvío de
cursos naturales de agua, empobrecimiento del paisaje, efectos barrera para los hábitats naturales, etc.),
que deben ser valorados en las decisiones de inversión y cuyo impacto debe tratar de minimizarse.
La producción de servicios de transporte también genera externalidades negativas. Cuando se
evalúa la magnitud de los daños causados y el número de personas afectadas, los efectos externos son
incluso más importantes que los derivados de construcción de infraestructuras. Fundamentalmente hay tres
externalidades generadas por los servicios de transporte: la contaminación atmosférica, el ruido y los
accidentes. Las dos primeras son claramente externalidades de acuerdo con la definición usada
tradicionalmente en Teoría Económica: se trata de efectos cuyos costes recaen sobre individuos distintos al
agente que los genera. Los accidentes también entran dentro de esta categoría ya que, si bien una parte de
los costes que conllevan los sufre directamente el propio agente implicado (daños personales y a su
vehículo), o tiene que pagarlos a terceros (bien directamente con indemnizaciones o a través de la
contratación de seguros), hay otros costes adicionales que se imponen a la sociedad en su conjunto.
Existe una última externalidad muy relevante en la industria del transporte, pero que tiene una
naturaleza muy diferente a las anteriores, ya que se trata de un efecto externo que los usuarios de servicios
de transporte se causan entre sí (y, por tanto, no hay, en principio, terceros agentes ajenos a la industria
que se vean afectados). Nos referimos al problema de la congestión o saturación puntual de las
infraestructuras. Éste es un fenómeno que se produce principalmente en el transporte en automóviles
privados, aunque también sucede en otros modos. La externalidad se produce porque cada usuario, al
tomar su decisión de utilizar una carretera, sólo tiene en cuenta el coste que le supone el tiempo que va a
emplear en el viaje, más el coste monetario de utilización del vehículo, pero no valora que al circular con su
automóvil está haciendo que el tráfico sea menos fluido para todos los usuarios. Por tanto, el último usuario
que entra en una carretera congestionada está imponiendo un coste en términos de tiempo extra al resto de
automóviles en la carretera que ese usuario no paga.
Desde las aportaciones de Pigou,1 los economistas vienen defendiendo que la mejor manera de
hacer frente al problema de la congestión consiste en alterar la función de costes privada para “internalizar”
el efecto externo producido por el agente privado y sufrido por terceros. Se trata de que el coste marginal
privado se iguale al coste marginal social, para lo cual habrá que introducir una corrección en el precio del
servicio de transporte, haciendo que refleje los costes externos que se imponen a otros.
1 Pigou, A. C., Economics of Welfare, Macmillan, 1920
Pigou fue más lejos con respecto al análisis de la congestión, indicando que cuando las carreteras
congestionadas son de libre acceso y no se paga el coste marginal social, el tráfico aumenta más de lo
deseable y las inversiones en capacidad tienden a ser excesivas, reapareciendo tarde o temprano la
congestión. La explicación se debe a que el coste marginal privado de utilizar la carretera (acceso libre) no
es una buena señal para las decisiones individuales sobre el uso de la misma, mientras que si se paga el
coste marginal social, sólo se realizarán los viajes cuyo valor social sea al menos igual al coste social de
que estos viajes se lleven a cabo.
1.2.8 Costes del productor, costes del usuario y costes sociales: ¿quién debe pagarlos?
De acuerdo con lo visto hasta aquí, puede afirmarse que en la producción de cualquier servicio de
transporte se generan tres tipos de costes: los del productor, los de los usuarios y los costes externos. La
decisión sobre cómo deben pagarse estos costes es una de las más trascendentales dentro de la política
económica del transporte. Puede decidirse, por ejemplo, que los costes externos no se internalicen, es
decir, que las empresas y los propietarios de automóviles privados que generan contaminación o ruido no
paguen dichos costes. En ese caso el uso de modos de transporte contaminantes o ruidosos será
relativamente más atractivo. También puede decidirse que no sea el contribuyente quien financie la
construcción de una infraestructura pública, en cuyo caso se encarecerá la utilización de los servicios de
transporte que requieran de dicha infraestructura para su funcionamiento.
Precisamente la discusión sobre qué precios deben cobrarse por la utilización de las
infraestructuras y servicios de transporte, los cuales determinan cómo se reparten los tres componentes de
los costes totales, sigue siendo una de las más controvertidas y desde luego podemos afirmar que todavía
está lejos de resolverse. Simplificando un poco, podemos afirmar que existen dos aproximaciones: una
pone el énfasis en la recuperación de los costes, mientras que otra dirige su atención a la eficiencia en el
uso de los recursos.
El aumento de la participación privada en la construcción y explotación de carreteras, puertos y
aeropuertos, las restricciones presupuestarias de muchos gobiernos, e incluso las llamadas a la neutralidad
del poder público en la competencia intermodal e intramodal, son razones a favor de que el transporte lo
paguen quienes lo utilizan. Así está ocurriendo en muchos países, en los que servicios e infraestructuras
tradicionalmente gestionados por el sector público pasan al sector privado en régimen de explotación
comercial.
Sin embargo, los economistas insisten en que la función de los precios no se puede reducir a la de
una variable de ajuste contable que haga posible que ingresos y costes se igualen. Por el contrario, los
precios deberían funcionar como señales para una asignación eficiente de los recursos y la “regla de oro”
desde el punto de vista de la eficiencia económica es que los precios se igualen a los costes marginales de
producción.
Atendiendo a los tres componentes de los costes totales y empezando por los costes externos,
podemos ver que no es muy difícil internalizar dichos costes (si se consigue superar la tarea de medirlos
correctamente). La utilización de impuestos y otras medidas correctoras que incorporen los efectos
externos a los precios que pagan los usuarios es una forma de que los precios recuperen su papel de señal
para la asignación eficiente de los recursos.
Los costes de los usuarios los asumen normalmente los propios agentes, en términos de los
tiempos invertidos en los desplazamientos. Sin embargo, cuando existe congestión parte de este coste
interno al sistema no lo paga quien lo ocasiona. El principio de tarificación según el coste marginal implica
en este caso introducir una tasa de congestión que eleve el precio para que se tengan en cuenta los costes
que se están imponiendo a otros usuarios.
Los costes del productor de servicios de transporte incluyen los gastos en los que pueda incurrirse
por el uso de las infraestructuras, así como los costes variables de personal y energía y otros costes fijos en
los que se incurre por tener una flota de vehículos en funcionamiento. Para las empresas de servicios de
transporte que operen en mercados competitivos (aunque la competencia muchas veces sea imperfecta)
puede sostenerse que los precios tenderán a los costes marginales en el largo plazo, por lo que la regla
óptima de tarificación se satisface.
Pero ¿qué ocurre con los costes del productor en lo referente a las infraestructuras? ¿Qué precio
debe cobrarse por el uso de la carretera a un camión que transporta mercancías? ¿Qué precio debe pagar
un viajero en un tren de alta velocidad por usar la vía férrea? La respuesta de los economistas suele ser
unánime: deben pagar el coste marginal, y si no se cubren costes y existen restricciones presupuestarias,
los precios deberían desviarse de los costes marginales con la menor pérdida de eficiencia posible.
Supongamos que no existen restricciones presupuestarias, de forma que los costes fijos de
inversión están cubiertos. ¿Qué coste marginal utilizamos para determinar el precio que deberían pagar los
usuarios? ¿El coste de corto plazo o el de largo plazo? Aquí, la unanimidad de los economistas desaparece
y asoma de nuevo con toda su crudeza la complejidad de los problemas de tarificación en el transporte, con
indivisibilidades, costes hundidos, larga vida de los activos y economías de escala. En un mundo en el que
la capacidad real de las infraestructuras raramente coincide con la óptima, la decisión sobre si se opta por
el coste marginal a corto o a largo plazo tiene consecuencias económicas de envergadura en términos de
distribución modal de los tráficos y de quién pagará los costes de transporte.
1.2.9 Obligaciones de servicio público
El criterio de eficiencia económica no es el único posible desde el punto de vista social. Los gobiernos se
desvían en muchas ocasiones de la fijación de precios de acuerdo con la regla del coste marginal apelando
a argumentos basados en criterios de equidad. El transporte es un servicio necesario para todos los
individuos por lo que disponer de medios de transporte público resulta fundamental, especialmente para las
personas de rentas más bajas. Por ello se defiende que para determinados modos de transporte, como el
metro o los autobuses urbanos, resulta interesante utilizar tarifas por debajo del coste marginal, con el
objetivo de fomentar el uso del transporte público frente al transporte en automóvil privado (para aliviar
problemas de congestión y contaminación), pero también como un mecanismo de redistribución de renta.
Cuando los precios que resultan de aplicar criterios de eficiencia no se consideran justos, o su
coste político se considera inaceptable, pueden buscarse soluciones para lograr combinaciones de tarifas y
niveles de servicio que sean socialmente deseables. En muchas ocasiones esto se traduce en la imposición
de las denominadas “obligaciones de servicio público” a las empresas reguladas de transporte. Estas
obligaciones consisten en atender a un precio razonablemente bajo, ciertos tráficos o rutas que
comercialmente pueden no resultar rentables, pero que se considera que deben existir. Las obligaciones de
servicio público suelen tener un impacto negativo sobre el equilibrio financiero de las empresas, por lo que
deben buscarse mecanismos de compensación a las empresas por proveer estos servicios a la sociedad.
Existen dos alternativas principales para la financiación de obligaciones de servicio público. La
primera de ellas es la subvención directa, una solución válida mientras el Gobierno disponga de fondos,
aunque supone el traslado de los costes del transporte al conjunto de la sociedad. La segunda es utilizada
frecuentemente cuando las restricciones presupuestarias impiden el uso de subvenciones directas y
consiste en autorizar a la empresa de transporte regulada a que emplee subsidios cruzados. Con ellos, los
precios de varios servicios que oferta una misma empresa (distintas rutas, grupos de usuarios, o tipos de
clientes) se fijan de acuerdo con reglas diferentes, de manera que algunos de ellos se sitúen por debajo de
los costes de producción mientras que otros estén por encima. Esta segunda fórmula traslada el coste de
los servicios deficitarios a los usuarios de los servicios rentables, por lo que su aplicación debe realizarse
con mucha cautela, ya que en ocasiones este tipo de subsidios cruzados puede tener un efecto
redistributivo de carácter regresivo.
1.2.10 Infraestructuras y crecimiento: los enfoques macro y microeconómico
Más que por la magnitud de su contribución a la producción nacional, la relevancia del transporte en la
economía se explica por la dependencia que tiene la sociedad actual de la movilidad de personas y bienes.
Los individuos demandan transporte para desplazarse de sus lugares de residencia a los de trabajo, a los
de ocio o a visitar amigos y familiares. Las empresas demandan transporte para enviar o recibir materias
primas, productos intermedios y finales. La división internacional del trabajo con empresas que producen en
varios países las diferentes fases de un mismo producto, la localización residencial lejos de los centros
urbanos y el fenómeno del turismo de masas han determinado que el transporte sea uno de los elementos
esenciales de la vida cotidiana y de la estructura productiva de las naciones.
Generalmente, el transporte no se demanda como actividad final, sino como medio para satisfacer
otra necesidad. La construcción de infraestructuras de transporte y la provisión de servicios de las
empresas operadoras están estrechamente correlacionadas con la evolución de la producción nacional y su
composición, tanto en el ámbito agregado como en la distribución de los tráficos por modalidad. Gran parte
de las infraestructuras básicas han sido construidas y explotadas por el sector público, no cobrándose
directamente por los servicios que prestan a empresas y particulares.
Existe una literatura abundante que ha tratado de cuantificar el papel del capital público en general,
y de las infraestructuras de transporte en particular, en el crecimiento económico. Los resultados de las
investigaciones econométricas que han buscado el valor de la elasticidad de la producción nacional con
respecto a la dotación de capital público han puesto de manifiesto que el capital público es una de las
causas que explica el nivel de renta per cápita y que las infraestructuras de transporte destacan en su
contribución sobre el resto de los componentes del capital público.
Otras conclusiones de interés de esta literatura nos indican que la magnitud de la contribución no
es ajena a la dotación inicial y que en la primera fase de construcción de la red básica de carreteras,
ferrocarriles, puertos y aeropuertos, el impacto de la inversión pública sobre el producto interior bruto de un
país es sensiblemente superior que cuando se construyen nuevas infraestructuras que amplían dicha red
básica. La ley de rendimientos decrecientes recuerda que la magnitud del efecto de una variable no tiene
que mantenerse constante en sucesivos incrementos de dicha variable y que, por tanto, no debemos utilizar
los coeficientes de estimaciones realizadas con datos históricos para la predicción de los efectos
económicos de nuevas ampliaciones.
Contemplar el papel de las infraestructuras de transporte en el crecimiento desde una perspectiva
macroeconómica agregada como se realiza en estos estudios mencionados no es la única opción posible.
En dicha aproximación todas las infraestructuras de transporte se tratan como stock de capital y no se entra
a valorar las diferentes opciones en su regulación y operación. Desde el punto de vista de la Economía del
Transporte, empleando un enfoque microeconómico, el funcionamiento eficiente de un sistema de
transportes significa producir al mínimo coste técnicamente posible el volumen de producción que la
sociedad demanda cuando se fijan los precios de manera que reflejen los costes marginales sociales. Para
que esto sea posible hay que invertir en capacidad de las infraestructuras de manera óptima, ya que el
exceso o defecto de capacidad impedirían producir al mínimo coste. Junto a estos objetivos de eficiencia
estática y dinámica, al sistema de transportes suele exigírsele que cumpla con algunas condiciones de
equidad, aunque en muchas ocasiones los principios más ambiciosos de justicia social se reducen a un
simple criterio de aceptabilidad política.
1.3 El espacio como última frontera
Como señala Paul Krugman,2 no fue hasta comienzos de los años noventa cuando la Teoría Económica
empezó a incorporar algunos elementos de localización física de las actividades económicas, ya que hasta
entonces los economistas habían analizado la economía ignorando el espacio. El análisis de los problemas
de localización industrial, desarrollo regional o formación de las ciudades surge con fuerza con la
denominada “nueva geografía económica”, en la que los conceptos de rendimientos crecientes y
competencia imperfecta desempeñan un papel crucial en la explicación de cómo y por qué la actividad
económica se localiza de una manera determinada en el espacio. Ambos conceptos tuvieron un rol
decisivo, primero en la nueva economía industrial, después en el comercio internacional y en la teoría del
crecimiento económico y, por último, en la economía espacial.
En el modelo tradicional de competencia perfecta, los efectos de una inversión en una
infraestructura que disminuye el coste de transporte son bien conocidos: reducción del coste marginal,
beneficios extraordinarios en el corto plazo, entrada de nuevas empresas y nuevo equilibrio en el largo
plazo con un precio menor y mayor nivel de producción. Los consumidores son los beneficiarios finales de
la disminución de los costes de transporte.
El papel de los costes de transporte en la localización de las industrias y en el desarrollo de las
regiones es una de las ideas más sugerentes de la nueva geografía económica. La idea, de manera
simplificada, es la siguiente: las empresas están interesadas en estar cerca de los consumidores porque
son a ellos a quienes venden sus productos, pero al mismo tiempo les resulta rentable estar cerca de otras
empresas que les suministran bienes intermedios.
Consideremos el caso de dos regiones: una “pobre” y otra “rica”. Inicialmente existen altos costes
de transporte entre ambas regiones y las empresas localizan centros de producción en la región pobre, ya
que así ahorran los costes de transporte. Es cierto que al repartir la producción en varios centros se pierden
economías de escala y el beneficio que se deriva de la cercanía a otras empresas de bienes intermedios y
2 Krugman, P., “Space: The Final Frontier”, Journal of Economic Perspectives, 12, 1998, págs. 161-174.
otros inputs especializados en la región rica, pero en conjunto podemos suponer que sigue siendo rentable
la localización de centros de producción en la región pobre.
¿Qué sucede cuando una inversión pública en infraestructuras reduce sustancialmente el coste de
transporte? Puede ocurrir que cambie el equilibrio entre los incentivos de las empresas para situarse cerca
de los consumidores y los que favorecen estar cerca de otras empresas, produciéndose una
deslocalización de la actividad económica en la región pobre y una huida de empresas para aprovechar las
llamadas economías de aglomeración en la región rica, desde donde se envían posteriormente los
productos incurriendo ahora en menores costes de transporte.
Al igual que en otros ámbitos de la Teoría Económica, el espacio ha tenido poca presencia en la
Economía del Transporte. Los temas de localización se han desarrollado en el ámbito de la denominada
Economía Espacial,3 mientras que la distancia se ha tratado habitualmente en Economía del Transporte
como un problema de tiempo que forma parte de la función de costes de individuos y empresas. Cabe
esperar que las nuevas investigaciones en geografía económica amplíen el campo de visión y permitan
incorporar elementos espaciales a la Economía del Transporte.
1.4 Un mapa del contenido del libro
El objetivo que hemos perseguido en el tratamiento de los temas incluidos en este libro es proporcionar una
visión analítica de los problemas de mayor interés en Economía del Transporte. No se ha tratado de
presentar los últimos avances realizados en cada línea de investigación sobre temas específicos, ya que no
es éste un libro para especialistas, sino un libro de texto de cuya lectura se puedan aprender los modelos y
técnicas más importantes de la disciplina.
La Economía del Transporte es fundamentalmente análisis microeconómico y ésta es la línea que
sigue este manual. Por ello, no se abordan aquí aspectos macroeconómicos, como pueden ser los efectos
comentados anteriormente de las infraestructuras sobre el empleo o el PIB; o impactos indirectos, como los
que produce el transporte sobre la localización de empresas o la mejora de su competitividad. Estos
análisis están sin duda relacionados con el transporte y resultan muy interesantes pero, o bien son el objeto
de estudio de otras disciplinas, o nos desviarían excesivamente del objetivo de conocer los fundamentos de
la industria del transporte.
La estructura del libro es la siguiente. El capítulo 2 describe la tecnología de producción de las
actividades de transporte, distinguiendo entre infraestructuras y servicios, aunque partiendo de una función
de producción común. El tiempo de los usuarios aparece como un argumento dentro de esta función de
producción, lo cual constituye el principal elemento diferenciador en comparación con la tecnología de otras
industrias. En el capítulo 3 se presenta una clasificación y estudio detallado de los costes del transporte,
distinguiendo entre los costes soportados por los productores de las actividades, los costes de los usuarios
y los costes externos. Tras la lectura de estos dos primeros capítulos se dispone de una sólida base de
conocimientos sobre los aspectos tecnológicos de la industria del transporte.
El capítulo 4 está dedicado al análisis de la demanda. Las funciones de demanda se construyen a
partir de las elecciones que los usuarios realizan teniendo en cuenta el precio generalizado que supone un
viaje, definiendo dicho precio como la tarifa a pagar más el coste del tiempo empleado en el viaje.
En el capítulo 5 se exponen con detalle los principios básicos de la tarificación, desde un punto de
vista normativo que tiene como referencia los conceptos de Economía del Bienestar, y se analiza cómo la
presencia de externalidades, o efectos de red, afecta a la determinación de los precios socialmente
óptimos. El capítulo 6 plantea la necesidad de que exista intervención pública en algunos mercados de
transporte, explicando el funcionamiento de los mecanismos de regulación más habituales.
El capítulo 7 aborda los criterios a considerar en el análisis de la inversión en infraestructuras de
transporte, realizándose una introducción a las técnicas de análisis coste-beneficio que se emplean a la
hora de evaluar proyectos de construcción, ampliación o cierre de infraestructuras de transporte;
metodología que es igualmente aplicable a la provisión de servicios. En el capítulo 8 presentamos un
estudio detallado de las externalidades asociadas al transporte y de los métodos para internalizarlas.
Finalmente, el capítulo 9 describe la estructura y organización de los mercados para los diferentes
modos de transporte. En este capítulo de cierre del temario se intenta facilitar a los lectores elementos para
una mejor comprensión de los modelos de organización y los equilibrios que se observan en los mercados
de transporte en el mundo real, a partir de los conceptos que se han ido explicando a lo largo del libro.
3 Véase, por ejemplo, Fujita, M.; Krugman, P. y Venables, A. J., The Spatial Economy: Cities, Regions and International Trade, 1999,
MIT Press.
Cada uno de los capítulos anteriores se acompaña de ejercicios, en algunos de los cuales se
proponen aplicaciones o desarrollos adicionales sobre los modelos que se estudian, mientras que otros
tienen como objetivo que el lector reflexione sobre los problemas y herramientas de la Economía del
Transporte y se plantee nuevas preguntas que le ayuden a profundizar en sus conocimientos. Aquellos
ejercicios que presentan una mayor dificultad o requieren conocimientos de Econometría han sido
señalados con un asterisco. Las soluciones a todos los ejercicios están disponibles para los profesores que
utilicen este manual como texto para sus cursos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: