Regulación de los Mercados de Agua


Regulación de los Mercados de Agua

AXEL DOUROJEANNI, ANDREI JOURAVLEV

Descarga

VI Jornadas del CONAPHI-CHILE 1
LA REGULACION DE LOS
MERCADOS DEL AGUA
AXEL DOUROJEANNI,
ANDREI JOURAVLEV
División de Recursos Naturales e Infraestructura
Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)
Casilla 179-D, Santiago, Chile,
Teléfono: 210 22 48, Fax: 208 02 52
E-mail: adourojeanni@eclac.cl
ajouravlev@eclac.c
2 VI Jornadas del CONAPHI-CHILE
RESUMEN
La creación de mercados del agua ofrece potencialmente
ventajas para la asignación eficiente del agua, pero su
efectividad depende de que las características del mercado
se aproximen a aquellas del paradigma competitivo. La
naturaleza del agua, en tanto recurso físico, social y
económico, plantea serios problemas cuando se trata de
establecer, definir e imponer derechos de propiedad. La
eficiencia de los mercados competitivos se basa en muchos
supuestos restrictivos. Las disfunciones del mercado
(externalidades, poder del mercado, etc.) plantean la
posibilidad de que una transferencia pueda ser beneficiosa
para el comprador y el vendedor, pero ineficiente desde una
perspectiva social global. En la medida en que no se cumplan
las condiciones del paradigma competitivo, los precios de
mercado se desviarán del verdadero costo de oportunidad
del agua y, por ende, no transmitirán señales de mercado
precisas ni fomentarán las decisiones eficientes para usarla
y transferirla. En el caso de las disfunciones del mercado, la
teoría económica prescribe que el papel que ha de
desempeñar el gobierno consiste en intervenir de forma que
las corrija y que restablezca o reponga las condiciones
necesarias para implantar nuevamente la eficiencia
económica. Como los mercados del agua suelen desviarse
considerablemente del modelo competitivo, éstos deben ser
debidamente regulados y operar dentro de un marco
institucional apropiado.
VI Jornadas del CONAPHI-CHILE 3
Introducción
Muchos países de la región se encuentran en proceso de impulsar
cambios en las leyes e instituciones del sector hídrico. En los debates
que se están realizando para avanzar en este proceso de reformas se
nota un fuerte énfasis en la búsqueda de la participación privada en la
prestación de servicios públicos conexos con el agua. Igualmente existe
una tendencia a crear condiciones para que operen mercados del agua
pensando que este hecho mejorará la asignación del agua.
Lamentablemente en estos debates se suele ignorar que aunque la
creación de tales mercados brinda opciones de mayor eficiencia, su
existencia no garantiza por sí sola una mejora en dicha asignación si
no se cumplen las condiciones del paradigma competitivo. El presente
trabajo analiza algunos de los aspectos de la regulación de las
externalidades en los mercados del agua. Se basa en dos estudios
realizados por la División de Recursos Naturales e Infraestructura de
la CEPAL sobre el tema (Lee y Jouravlev, 1998; Dourojeanni y Jouravlev,
1999).
Desde que el agua tiene un valor económico su transferencia a sectores
usuarios más rentables es un factor importante para asegurar su
optimización económica. En principio, este hecho hace recomendable
que los países permitan la transferencia de derechos de agua tanto
intra como intersectorialmente. La creación de condiciones para que
operen mercados del agua ofrece facilidades para lograr estas
reasignaciones. La posibilidad de que la asignación eficiente se
materialice depende, sin embargo, entre otras cosas, de que las
características del mercado se aproximen a aquellas del paradigma
competitivo. Las disfunciones del mercado (externalidades, poder del
mercado, etc.) plantean la posibilidad de que una transferencia de
derechos de agua pueda ser beneficiosa para los compradores y los
vendedores, pero ineficiente desde una perspectiva social y ambiental
global. Las transferencias de agua pueden de hecho afectar
adversamente a aquellos que no son parte de los procesos de decisión
o de la negociación, al medio ambiente y a la estabilidad social. En la
medida en que las transferencias de agua están inevitablemente
vinculadas con externalidades importantes, los precios de mercado se
desviarán del verdadero costo de oportunidad del agua y, por ende, no
transmitirán señales de mercado precisas ni fomentarán las decisiones
eficientes para usarla y transferirla. La teoría económica prescribe que
compete a los gobiernos intervenir de manera de corregir cualquier
efecto externo y restituir o crear las condiciones necesarias para la
eficiencia económica.
4 VI Jornadas del CONAPHI-CHILE
En la literatura sobre mercados del agua (véase por ejemplo Griffin y
Boadu, 1992 y Nunn e Ingram, 1988) se suele clasificar las
externalidades, más relevantes a la operación de éstos, en tres grandes
grupos: los efectos sobre el “caudal de retorno” (lo que se conoce en
inglés como “return flow effects”), los efectos en el caudal mismo
(“instream effects”), y los efectos sobre el área de origen (“area-oforigin
effects”). Estos efectos externos son la expresión de los beneficios
económicos, ambientales y sociales sustanciales y múltiples vinculados
con el agua en sus diversos usos. Estos beneficios pueden verse
afectados y menoscabados por una transferencia de derechos de agua.
Efectos sobre el caudal de retorno
El caudal de retorno se produce porque normalmente sólo una parte
del agua extraída de una corriente se consume. El agua que no se
consume retorna a una corriente, ya sea en forma directa —mediante
el caudal de retorno superficial—, o indirecta —mediante el flujo de
agua subterránea—, y en consecuencia puede aprovecharse en otros
usos. Cada vez que los usuarios aguas abajo utilizan el caudal de retorno,
toda variación del punto de desviación o del punto de retorno —
del lugar del uso o del lugar de almacenamiento, de la finalidad del
uso, o del tiempo de uso— que altere el patrón establecido del caudal
de retorno, puede perjudicar a algunos usuarios y beneficiar a otros.
Además, dado que el agua superficial y subterránea pertenecen
habitualmente a un sistema hidrogeológico integrado, la transferencia
de derechos de aguas superficiales puede afectar los derechos de aguas
subterráneas —inclusive en áreas lejanas al lugar de recarga—, y
viceversa.
Los efectos sobre el caudal de retorno pueden ser importantes, pero
suele transcurrir un tiempo antes de hacerse perceptibles, y a menudo
—especialmente desde el punto de vista de un usuario individual— es
difícil determinar si son el resultado de la naturaleza estocástica de los
caudales o el resultado de una transferencia de derechos aguas arriba.
Esto retrasa y complica la identificación del factor causante.
Los efectos sobre el caudal de retorno son una importante fuente de
ineficiencia en los mercados del agua. Esta ineficiencia potencial implica
que las políticas públicas que tratan de proteger a terceros de los efectos
sobre el caudal de retorno son convenientes y se justifican porque:
(i) garantizan que las transferencias no tan sólo sean beneficiosas para
las partes, sino resulten en una ganancia económica neta para la
sociedad en su conjunto; (ii) protegen los intereses de aquellos usuarios
que no son parte de los procesos de decisión o de la negociación de
VI Jornadas del CONAPHI-CHILE 5
las transferencias; y (iii) brindan seguridad a los derechos de agua
basados en el caudal de retorno y, por ende, fomentan inversiones en
proyectos relacionados con el uso de dichas aguas con lo que se
promueve una utilización y reutilización más completa de los recursos
hídricos. El tercer factor sea quizás el más importante porque la decisión
de no constituir derechos sobre el caudal de retorno, o no protegerlos
adecuadamente, constituye un fuerte desincentivo para las inversiones
en proyectos relacionados con el agua, pues esta decisión significa
que los usuarios no tendrán derechos seguros sobre más de la mitad
del agua potencialmente aprovechable.
En general, un gobierno tiene abiertas tres opciones de políticas para
regular los efectos sobre el caudal de retorno. El primer método, de
“derechos consuntivos históricos”, se emplea en el Oeste de los Estados
Unidos donde el caudal de retorno se protege, restringiendo la cantidad
de agua que puede transferirse a fin de que corresponda al uso
consuntivo histórico y no a la cantidad desviada. Este método tiene
muchos beneficios: internaliza la mayoría de las externalidades del
caudal de retorno, protege los derechos de todos los usuarios para
seguir utilizando el agua tal como antes, y promueve la utilización integral
del agua. Su mayor desventaja es que puede imponer costos de
transacción elevados a los participantes del mercado. La razón principal
de esto es que la cuantificación de la porción consuntiva de un
derecho de agua es un proceso complicado y demoroso plagado de
dificultades e incertidumbres considerables. Los costos de transacción
pueden reducirse considerablemente empleando tasas de equivalencia
preestablecidas —éstas son especialmente apropiadas en el caso de
transacciones típicas en la cuenca en cuestión— para estimar la porción
consuntiva de un derecho de agua, pero éstas pueden llevar a error.
El segundo método, de “derechos proporcionales”, se basa en el empleo
de derechos proporcionales: los tenedores de derechos de agua de
una determinada zona geográfica traspasan sus derechos volumétricos
individuales a un proveedor centralizado, por ejemplo un distrito de
riego o una organización de usuarios. A cambio de entregar sus
derechos a esta entidad reciben acciones que les dan derecho a recibir
un porcentaje del caudal disponible. Estas acciones pueden transferirse
libremente dentro de toda el área servida, omitiéndose los efectos sobre
el caudal de retorno. Este método reduce drásticamente los costos de
transacción y facilita las transferencias, pero los efectos sobre el caudal
de retorno siguen siendo una posible fuente de ineficiencia. Si se
reduce el tamaño del mercado, se reducen también las oportunidades
de efectuar transacciones de mercado y los beneficios potenciales de
éstas.
6 VI Jornadas del CONAPHI-CHILE
El tercer método, de “derechos dobles”, es el más sofisticado y también
más complejo y caro de todos. Se establecerían dos derechos
separados: el derecho a desviar una cantidad fija de agua y el derecho
a consumir una cantidad fija de agua (alternativamente, a veces se
sugiere establecer derechos sobre el caudal de retorno). Este método
ofrece importantes beneficios teóricos, pero es sumamente costoso,
pues requiere predeterminar el uso consuntivo de todos los derechos y
las transacciones se volverían más complejas. Es difícil recomendarlo
dado lo engorroso, costoso y poco preciso que son los métodos actuales
de medición. Además la aplicación de este método puede provocar
dificultades y conflictos cuando ya existen muchos derechos de agua
formales e informales basados en el caudal de retorno.
¿Qué método hay que preferir? He aquí un problema empírico que
depende de las condiciones y la realidad del uso del agua en cada
cuenca. En general, se puede alcanzar un adecuado nivel de protección
de los derechos basados en el caudal de retorno y minimizar los costos
de transacción: (i) utilizando el método de “derechos consuntivos
históricos” en las cuencas donde el caudal de retorno es significativo y
los derechos de muchos usuarios dependen de él, y empleando, cuando
corresponda, tasas de equivalencia preestablecidas para reducir los
costos de transacción; y (ii) utilizando el método de “derechos
proporcionales” en las cuencas donde el caudal de retorno es poco
significativo y en zonas servidas por grandes sistemas de regulación y
distribución capaces de asegurar un alto grado de control hidráulico.
Efectos sobre los usos en el propio caudal
No es necesario extraer agua de un cuerpo de agua para generar
beneficios económicos. El caudal del mismo desempeña un papel
importante en usos como la generación hidroeléctrica, la dilución y
asimilación de desechos, la pesca, el esparcimiento, servir de hábitat
para los peces y la vida silvestre ribereña, etc. Los beneficios de tales
usos pueden ser elevados en comparación con los de los usos
extractivos, y su omisión en las transacciones de mercado puede resultar
en considerables ineficiencias.
La protección de los usos ambientales en el propio caudal implica como
mínimo: (i) la formulación y control de la aplicación de normas de calidad
del agua para uso y para protección ambiental (normas de calidad
ambiental), así como de normas de calidad del caudal de retorno
(normas de emisión); (ii) el mantenimiento de una reserva de caudales
y niveles básicos, mínimos o “ecológicos” en el cauce los cuales deben
mantenerse independientemente de la demanda de agua en otros usos,
VI Jornadas del CONAPHI-CHILE 7
y la prohibición de asignar derechos de agua en determinados cuerpos
de agua; (iii) los controles en el uso de la tierra en las zonas de captación
y demás zonas protegidas; y (iv) la existencia de un proceso de revisión
en que un organismo regulador pueda rechazar o modificar las solicitudes
y permisos de asignación o transferencia de derechos de agua si
éstas afectan los usos protegidos del curso original. Es esencial asegurar
además que la regulación de la calidad del agua se integre en la
administración y gestión de derechos de agua.
La regulación puede ser complementada con mecanismos de mercado.
De hecho, uno de los beneficios potenciales de la adopción de un criterio
de mercado para la asignación del agua es que brinda el medio para
que los intereses públicos y privados adquieran derechos para mantener
un caudal en el cauce, y por ende presenta nuevas oportunidades para
la protección del mismo. Por ejemplo, en el Oeste de los Estados Unidos,
los mercados del agua están experimentando una transformación
importante. Aunque la actividad inicial del mercado se centró en las
transferencias de la agricultura a los usos urbanos, últimamente se
han iniciado algunas transferencias para aumentar el caudal y resolver
los conflictos sobre la asignación apropiada del agua entre los usos
ambientales en el propio caudal y los usos extractivos (Colby, McGinnis
y Rait, 1991). Unas cuestiones importantes para el aspecto normativo
son: (i) cómo financiar estas adquisiciones, dado que el carácter de
bien público de los usos ambientales en el propio caudal ofrece la
justificación teórica para la participación del sector público, sobre todo
los gobiernos locales; (ii) cómo regular estas compras “ambientales”,
dado que transferencias de derechos de agua a usos ambientales
pueden reducir la transferibilidad de derechos de los demás usuarios;
y finalmente, (iii) cómo vigilar y hacer cumplir los derechos de agua
adquiridos para tal fin.
Otra cuestión importante hace a la necesidad —ignorada en algunos
códigos y anteproyectos de leyes de agua— de coordinación entre los
usos en el propio caudal y los usos extractivos. El carácter no consuntivo
de los usos en el propio caudal no elimina los conflictos entre éstos y
los usos extractivos. Los usos en el propio caudal y los usos extractivos
poseen distintos requisitos para atributos físicos, biológicos y químicos
del caudal. Estos atributos aunque diferentes son interdependientes y
obviamente son afectados por transferencias de derechos de agua. Tal
vez la complicación más habitual surja con los usos que dependen del
almacenamiento en embalses operados para regular el caudal en el
tiempo. La generación de hidroelectricidad usualmente compite con
otros usos si manipula los caudales para satisfacer la demanda
8 VI Jornadas del CONAPHI-CHILE
energética, que suele estar desfasada en el tiempo de las necesidades
estacionales para otros usos. Todas estas situaciones hacen que se
equipare la gestión del agua con la gestión de conflictos. De allí que se
hayan desarrollado, ya por más de cuarenta años, métodos y modelos
de optimización y simulación elaborados por centros universitarios de
prestigio para conciliar objetivos múltiples en el uso del agua en lugar
de dejarlo a la simple competencia de mercado.
En el Código de Aguas de Chile de 1981 y en algunos anteproyectos
de leyes de agua en discusión en los países de la región, se pretende
superar algunas de las dificultades involucradas en evitar los conflictos
entre los usos del agua en el propio caudal y los extractivos a través
del mercado y la creación de dos tipos de derechos distinguiéndolos
en términos de su consuntividad. Es importante señalar que esta
distinción no es suficiente, por sí sola, para eliminar el potencial de
interferencia y afectación recíproca entre ambos tipos de usos. En Chile,
por ejemplo, la distinción entre ambos tipos de derechos no ha impedido
que surjan conflictos entre las empresas hidroeléctricas y los regantes
(Bauer, 1998).
Efectos sobre las zonas de origen
Los efectos sobre la zona de origen son los impactos económicos,
sociales, culturales y ambientales de las transferencias de agua sobre
las zonas desde las cuales el recurso se transfiere. Estos efectos se
manifiestan principalmente en tres aspectos: los impactos negativos
sobre las economías locales, la interferencia con la operación de los
sistemas ya existentes de distribución del agua, y los efectos sobre las
culturas y los estilos de vida que han dependido históricamente del
agua para sus actividades.
Los efectos potenciales de las transferencias de agua sobre la economía
de las zonas desde las cuales el recurso se transfiere suelen omitirse
en los análisis de eficiencia económica fundándose en que constituyen
externalidades “pecuniarias” y como tales representan una redistribución
del ingreso y no variaciones reales del bienestar. Por otro lado, la teoría
económica sugiere que pueden haber pérdidas económicas reales si
existe un desempleo estructural prolongado, inmovilidad de los recursos
económicos o economías de escala en sectores económicos conexos
(Howe y Easter, 1971). Dado que muchas ventas de derechos de agua
suelen provenir de zonas deprimidas, caracterizadas por un desempleo
prolongado de recursos móviles y que puede haber impedimentos para
movilizarlos, los efectos económicos de las transferencias de agua
suelen suponer algunos costos reales que no deben desconocerse
(Howe, 1997).
VI Jornadas del CONAPHI-CHILE 9
Un dilema común para las autoridades de aguas es el siguiente: asumir
un papel pasivo y permitir la transferencia irrestricta del agua, por
ejemplo desde zonas rurales que han dependido históricamente del
riego, o regular estas transferencias con miras a proteger la economía
local que se ve afectada con el cambio. En los Estados Unidos, por
ejemplo, en muchos estados los permisos para las transferencias de
derechos de agua, deben considerar los intereses públicos locales del
área de origen (Anderson, Maddox y Simmons, 1991). Aunque algunas
de las políticas adoptadas allí pueden parecer excesivas, podría
justificarse en casos excepcionales cierta asistencia transitoria limitada
durante los períodos de cambio económico y social a fin de que la
mano de obra y el capital se alejen con rapidez y sin demasiadas
dificultades de las actividades económicas obligadas a contraerse por
causa de la transferencia (Howe, Lazo y Weber, 1990). Además, dejando
de lado la cuestión de la eficiencia económica, la indemnización de las
partes afectadas puede considerarse como una medida práctica que
puede reducir la resistencia local, facilitar el proceso de implementación
y disminuir los costos de transacción (McCarl, Jones y Lacewell, 1997).
Empero, interesa señalar que las economías modernas se caracterizan
por la reasignación intensiva de recursos y los gobiernos no ofrecen en
general protección contra los efectos económicos y sociales de ésta.
En lo que se refiere a los efectos sobre los sistemas existentes de
distribución del agua, dado que todos los derechos de agua utilizados
en el sistema están interconectados, su transferencia a partes ajenas
al sistema puede hacer que los demás usuarios carguen con una parte
desproporcionada de las pérdidas causadas por filtración y transporte
de un caudal reducido en el sistema de origen así como reducir sus
aportes al caudal de retorno históricamente disponible para usuarios
aguas abajo. Además, se vuelve más difícil financiar los costos de
operación y mantenimiento del sistema al prorratearlos entre menor
cantidad de usuarios. La regulación de las transferencias de agua, a
usuarios y zonas ajenas al sistema, debe tratar de evitar un menoscabo
desmedido a los derechos de los usuarios restantes, a la vez que permitir
que aquellos que desean transferir sus derechos puedan hacerlo. Esta
regulación suele consistir en exigir el consentimiento previo de la
autoridad de aguas local para transferir agua a un lugar situado fuera
de su jurisdicción o imponer otras restricciones o condiciones a las
transferencias de agua.
Generalmente los usuarios con más recursos económicos y mejor
acceso al financiamiento son los que adquieran los derechos de los
usuarios con menos poder económico. En este contexto las operaciones
10 VI Jornadas del CONAPHI-CHILE
de mercado pueden conducir a la concentración del agua en pocas
manos y ocasionar efectos sociales y culturales negativos. Si la equidad
y otros valores colectivos o sociales relacionados con el agua son parte
importante de las políticas públicas, habría que optar por cierta
regulación gubernamental. Hay que recordar también que aunque es
completamente legítimo que una sociedad proteja las culturas y estilos
de vida centrados en el agua para que no pierdan sus raíces interesa
recordar que garantizarles que mantengan el agua no significa que por
sí sólo se van a lograr estos objetivos.
Conclusiones: implicaciones para la política reguladora
Aunque las transacciones de mercado garantizan la seguridad de
tenencia a compradores y vendedores, los derechos de terceros son
vulnerables a las externalidades de las transferencias de aguas. Si los
usuarios no asumen todos los costos y beneficios vinculados con sus
decisiones éstas pueden beneficiarlos pero ser realmente ineficientes
desde una perspectiva social global. Para asegurar que las
transferencias de mercado produzcan realmente beneficios sociales
netos, la comercialización del agua tiene que hacerse dentro de un
marco institucional que obligue a compradores y vendedores a tomar
en cuenta los impactos sobre otros. Por otro lado, la regulación destinada
a proteger a terceros impone costos directos e indirectos a los usuarios
así como al resto de la economía, y estos costos deben sopesarse
cuidadosamente frente a los objetivos que la regulación persigue cumplir
y sus beneficios esperados. El desafío consiste en crear instituciones
que ofrezcan una protección adecuada contra las externalidades
negativas sin imponer costos de transacción exagerados. Se requiere
un proceso administrativo eficiente para seguir, regular, hacer cumplir
y registrar las transferencias, así como un foro que congregue a todas
las partes interesadas para negociar compromisos e indemnizaciones.
En este contexto los organismos de gestión del agua por cuencas
pueden desempeñar un papel sumamente útil. En Chile, la mejor opción
política en el corto plazo para mejorar la asignación del agua es crear
dichas entidades de gestión del agua por cuenca o región donde
participen los propios usuarios, el Estado y la sociedad civil.
Los atributos del agua que se estimen merecedores de protección deben
definirse claramente e incorporarse en las políticas de gestión del
recurso (Colby, 1990). Además deben elaborarse procedimientos para
identificar, valorar y proteger estos atributos por parte de los organismos
responsables. Las leyes e instituciones que rijan las transferencias de
agua deben estructurarse de modo de generar información adecuada
sobre las externalidades vinculadas con las transferencias y facilitar su
VI Jornadas del CONAPHI-CHILE 11
seguimiento y observancia. Se requiere el acceso a datos hidrológicos
confiables y oportunos que son esenciales para determinar quién se
vería afectado por la transferencia y en qué medida.
El organismo regulador debe tener la obligación explícita de considerar
las externalidades contra las que se debe proteger a terceros y la
sociedad. En general, la parte que propone una transferencia debe
llevar la carga de constatar de que ésta no va a provocar perjuicio
alguno. Este procedimiento sin embargo puede imponer altos costos
de transacción. En muchos casos estos costos pueden reducirse
considerablemente manteniendo la carga de la constatación sobre la
parte que alega el daño. Para ello hay que establecer un conjunto de
normas de transferencia e incorporar en ellos medidas adecuadas para
la protección de terceros. Las transacciones deben así poder darse a
instancias de las partes negociadoras supeditadas a la observancia de
este conjunto de normas diseñadas para ofrecer un adecuado nivel de
protección. Por ejemplo, en algunos estados de los Estados Unidos, el
organismo administrativo estadual establece una cantidad
estandarizada de agua que puede transferirse por unidad de tierra de
riego, lo que asegura una adecuada protección contra los efectos sobre
el caudal de retorno. Las partes que disienten de esta cifra asumen los
costos de demostrar que es otra la cantidad apropiada. Con este sistema
los costos de transacción inducidos por las políticas de regulación son
bajos (Colby, 1990). En cambio, en los estados que utilizan
predominantemente medios judiciales los costos de transacción son
mucho más elevados.
Dada su poca eficiencia, el sistema judicial no debe ser el principal foro
para evaluar una propuesta de transferencia. Los costos que involucra,
así como el tiempo y la incertidumbre, tienden a disuadir el ejercicio
de acciones en defensa de derechos afectados por externalidades,
especialmente cuando éstas son relativamente pequeñas a nivel individual
(aunque pueden ser significativas en el agregado). Esto se agrava
a nivel de individuos cuando la información es deficiente, técnicamente
compleja y con relaciones de causalidad que requieren constataciones
complicadas. Un sistema de derechos de agua transferibles deja más
decisiones en manos de la negociación privada. Esto representa una
mayor carga para el sistema judicial que debe coordinar las diversas
interacciones entre usos y usuarios del recurso y, en definitiva, resolver
los conflictos cuando la negociación privada fracasa (Bauer, 1998). Los
mercados del agua necesitan un sistema judicial dinámico, y no
formalista, capaz de resolver los conflictos privados mediante
procedimientos sencillos, rápidos y de bajo costo con resultados
predecibles y consistentes.
12 VI Jornadas del CONAPHI-CHILE
Bibliografía
ANDERSON, OWEN, JACK MADDOX Y PAULINE SIMMONS (1991), “Reallocation”,
Water and water rights. 1991 Edition. Volume two, Robert
Beck (Editor), Charlottesville, The Michie Company.
BAUER, CARL (1998), Against the current: privatization, water markets,
and the state in Chile, Kluwer Academic Publishers.
COLBY, BONNIE (1990), “Transactions costs and efficiency in Western water
allocation”, American Journal of Agricultural Economics,
diciembre.
COLBY, BONNIE, MARK MCGINNIS Y KEN RAIT (1991), “Mitigating environmental
externalities through voluntary and involuntary water reallocation:
Nevada’s Truckee-Carson River Basin”, Natural Resources
Journal, otoño.
DOUROJEANNI, AXEL Y ANDREI JOURAVLEV (1999), El Código de Aguas de
Chile: entre la ideología y la realidad, CEPAL, LC/R. 1897,
Santiago de Chile.
GRIFFIN, RONALD Y FRED BOADU (1992), “Water marketing in Texas: opportunities
for reform”, Natural Resources Journal, primavera.
HOWE, CHARLES (1997), “La protección de los valores públicos en un
régimen de permisos negociables de aguas: aspectos de
eficiencia y equidad”, Privatización, mercados de agua y
derechos de aguas negociables. Seminario sobre
instrumentos económicos para la ordenación integrada de
recursos hídricos. Anales, BID, Nº ENV97-101, Washington,
D.C.
HOWE, CHARLES Y WILLIAM EASTER (1971), Interbasin transfers of water:
economic issues and impacts, Resources for the Future, The
Johns Hopkins University Press, Washington, D.C.
HOWE, CHARLES, JEFFREY LAZO Y KENNETH WEBER (1990), “The economic
impacts of agriculture-to-urban water transfers on the area of
origin: a case study of the Arkansas River Valley in Colorado”,
American Journal of Agricultural Economics, diciembre.
VI Jornadas del CONAPHI-CHILE 13
LEE, TERENCE Y ANDREI JOURAVLEV (1998), Los precios, la propiedad y
los mercados en la asignación del agua, CEPAL, LC/L.1097,
Serie Medio Ambiente y Desarrollo Nº 6, Santiago de Chile.
MCCARL, BRUCE, LONNIE JONES Y RONALD LACEWELL (1997), Evaluation of
“dry year option” water transfers from agricultural to urban
use, Informe Técnico N° 175, Texas Water Resources Institute
(se encuentra disponible en http://twri.tamu.edu/reports/1996/
175/tr175.pdf).
NUNN, SUSAN CHRISTOPHER Y HELEN INGRAM (1988), “Information, the decision
forum, and third-party effects in water transfers”, Water Resources
Research, abril.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: