INFORME REGIONAL SOBRE LA EVALUACIÓN 2000 EN LA REGIÓN DE LAS AMÉRICAS: Agua potable y saneamiento, estado actual y perspectivas


Título: INFORME REGIONAL SOBRE LA EVALUACIÓN 2000 EN LA REGIÓN DE LAS AMÉRICAS: Agua potable y saneamiento, estado actual y perspectivas

Autor: OPS/OMS

Año: 2000

Fuente: Organización Panamericana de la Salud

Descarga

Agua potable y saneamiento,
estado actual y perspectivas
INFORME
REGIONAL SOBRE
LA EVALUACIÓN
2000 EN LA REGIÓN
DE LAS AMÉRICAS
Washington D.C., Septiembre 2001
ORGANIZACIóN PANAMERICANA DE LA SALUD (OPS)
ORGANIZACIóN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS)
División de Salud y Ambiente (HEP)
Informe Regional sobre la Evaluación 2000 en la Región de las Américas:
Agua Potable y Saneamiento, Estado Actual y Perspectivas
Se publica también en Inglés y Portugués con el título:
Regional Report on the Evaluation 2000 in the Region of the Americas:
Water Supply and Sanitation, Current Status and Prospects
ISBN 92 75 12379 9
Informe Regional sobre a Avaliação 2000 Na Região das Américas:
Água Potável e Saneamento, Estado Atual e Perspectivas
ISBN 92 75 72379 6
Biblioteca OPS – Catalogación en la fuente
Organización Panamericana de la Salud
Informe regional sobre la evaluación 2000 en la Región de las Américas: Agua potable y saneamiento, estado
actual y perspectivas
Washington, D.C.: OPS, © 2001.
ISBN 92 75 32379 8
I.Título II.Autor
1.ABASTECIMIENTO DE AGUA
2.AGUA POTABLE
3. SANEAMIENTO
4. CONTROL DE CALIDAD DEL AGUA
5. EQUIDAD EN DISTRIBUCION Y USO DE LOS RECURSOS
NLM WA675.O68i
La Organización Panamericana de la Salud dará consideración muy favorable a las solicitudes de autorización
para reproducir o traducir, íntegramente o en parte, alguna de sus publicaciones. Las solicitudes y las peticiones de
información deberán dirigirse a la División de Salud y Ambiente, Organización Panamericana de la Salud,Washington,
D.C., Estados Unidos de América, que tendrá sumo gusto en proporcionar la información más reciente sobre cambios
introducidos en la obra, planes de reedición, reimpresiones y traducciones ya disponibles.
©2001 Organización Panamericana de la Salud
Las publicaciones de la Organización Panamericana de la Salud están acogidas a la protección prevista por las disposiciones
del Protocolo 2 de la Convención Universal deDerechos de Autor. Las personas o entidades interesadas en
reproducir o traducir en todo o en parte alguna publicación de la OPS, deberán solicitar la oportuna autorización a la
Organización Panamericana de la Salud,Washington,D.C. La Organización dará a estas solicitudes consideración muy
favorable.
Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene, no
implica, de parte de la Secretaría de la Organización Panamericana de la Salud, juicio alguno sobre la condición jurídica
de ninguno de los países, territorios, ciudades o zonas citados o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación
de sus fronteras.
La mención de determinadas sociedades mercantiles o del nombre comercial de ciertos productos, no implica que la
Organización Panamericana de la Salud los apruebe o recomiende con preferencia a otros análogos. De las opiniones
expresadas en la presente publicación responden únicamente los autores.
1
ÍNDICE
Mensaje del Director . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
Resumen Ejecutivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
Siglas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
PRIMERA PARTE – EL PROCESO DE EVALUACIÓN
1.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
1.2 Antecedentes y Retrospectiva Histórica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
1.3 Propósito de la Evaluación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
1.4 Metodología Utilizada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
1.4.1 Directrices de la OMS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
1.4.2 Concertación y Coordinación Regional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
1.4.3 La Evaluación 2000 en los Países . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
1.4.4 La Consolidación Regional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
1.5 Glosario de Términos Utilizados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
SEGUNDA PARTE – LA SITUACIÓN REGIONAL
2.1 La Población de las Américas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
2.2 Situación de los Servicios de Agua Potable y
Saneamiento en las Américas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
2.3 Evolución de la Cobertura de los Servicios de
Agua Potable y Saneamiento. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
2.4 Desigualdades en el Acceso y Uso de los Servicios de Agua Potable
en América Latina y el Caribe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35

Informe Regional
3
Indice
TERCERA PARTE – ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN REGIONAL
3.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
3.2 Desarrollo Humano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
3.3 Cobertura de los Servicios de Agua Potable y Saneamiento
en los Distintos Grupos de Países . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
3.4 Cobertura y Calidad de los Servicios en Áreas
Periurbanas y Rurales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
3.5 Control y Vigilancia de la Calidad del Agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
3.6 Coordinación Intra y Extrasectorial a Nivel de País . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
3.7 Organización del Sector y Prestación de los Servicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
3.8 Responsabilidades Institucionales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
3.9 Nuevos Enfoques Sectoriales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
3.10 Participación del Sector Privado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
3.11 Recursos Humanos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
3.12 Información Sectorial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
3.13 Costos de los Servicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
3.14 Tarifas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
3.15 Inversiones. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
3.16 Estado de los Recursos Hídricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
3.17 Estado Actual de la Tecnología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
3.18 Resumen de los Hallazgos de la Evaluación 2000 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
CUARTA PARTE – EL NUEVO MILENIO
4.1 El Nuevo Milenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
4.2 Retos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
4.3 Tendencias y Perspectivas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
4.4 Proyecciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
4.5 Orientaciones Futuras del Sector . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
QUINTA PARTE – ANEXOS
Cuadro 7. Población Urbana – Abastecimiento de Agua Potable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
Cuadro 8. Población Rural – Abastecimiento de Agua Potable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
Cuadro 9. Población Total – Abastecimiento de Agua Potable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
Cuadro 10. Características de los Sistemas Urbanos de Agua Potable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
Cuadro 11. Sistemas Rurales de Agua Potable en Funcionamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
Cuadro 12. Población Urbana – Saneamiento. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
Cuadro 13. Población Rural – Saneamiento. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
Cuadro 14. Población Total – Saneamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
Cuadro 15. Porcentaje de Efluentes de Alcantarillado con Algún Grado de Tratamiento. . . . . . . . . . . 81
La salud, entendida como un
estado completo de bienestar
físico, mental y social, y no solamente
la ausencia de enfermedad o
dolencia, está estrechamente relacionada
con la calidad de vida, la educación, la
ocupación, los estilos de vida y la actitud
de la población en relación con el bienestar
común.
Para la Organización Panamericana de la
Salud (OPS) el tema “agua y salud” es de
especial importancia y el abastecimiento
de agua potable y saneamiento debe ser
visto y tratado dentro del contexto amplio
de protección y promoción de la salud. Las
acciones de la Organización de cooperación
técnica con los países, deberán orientarse
dentro del principio de máximo
beneficio para la salud.
5
Dentro de este contexto, la calidad del ambiente en
general, e intradomiciliario en particular, tiene una
importancia relevante. La buena calidad ambiental
está íntimamente ligada a la conservación y buen
manejo de la calidad del aire, del suelo, y de los
recursos hídricos. De la misma manera, la calidad del
ambiente intradomiciliario depende fundamentalmente
de un buen servicio de agua potable y de
saneamiento.
Lamentablemente, en la Región de las Américas no
hay equidad en el acceso y uso de estos servicios. Al
concluir el segundo milenio, alrededor de 26 millones
de habitantes de áreas urbanas y urbanas marginadas
y 51 millones de habitantes de áreas rurales
carecen de servicios de agua potable, a lo que se
suma un porcentaje apreciable que recibe el servicio
en forma deficiente en relación con la accesibilidad,
la continuidad y la calidad del agua para consumo
humano. En cuanto al saneamiento, el problema es
aún más preocupante, pues 37 millones de habitantes
urbanos y 66 millones de habitantes rurales carecen
de estos servicios básicos.
En América Latina y el Caribe solamente el 13,7%
de las aguas residuales procedentes de 241 millones
de habitantes, cuyas viviendas están conectadas a
redes de alcantarillado, recibe algún tratamiento, lo
que significa que aproximadamente las aguas servidas
procedentes de 208 millones de habitantes son descargadas
a los cuerpos receptores sin tratamiento
alguno. Esto es sumamente grave por los problemas
ampliamente conocidos de salud, ecológicos y
ambientales que conlleva. Asimismo, deteriora la
imagen de las entidades prestadoras de los servicios
de agua potable y saneamiento, quienes deben ser las
principales interesadas en la protección de los recursos
hídricos, que constituyen
la materia prima de su
industria. Si estas entidades
disponen sus descargas
de aguas residuales sin tratar
a los cuerpos de agua,
menoscaban la autoridad
de promover el control de las descargas de industrias,
agroindustrias y otras empresas privadas.
La OPS considera que es muy importante mantener
un sistema permanente de monitoreo de la situación
de agua potable y saneamiento. Con motivo de la
Evaluación de los Servicios de Agua Potable y Saneamiento
en la Región de las Américas, realizada al concluir
el segundo milenio, se decidió fijar las bases para
este sistema. De esta manera, ha quedado establecida
en la página electrónica del Centro Panamericano de
Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente (CEPIS)
de la OPS, un registro permanente de la situación y
las perspectivas sectoriales al año 2000.
Como sucede con toda base de datos, lo que se está
ofreciendo a los países es un marco referencial para
la organización, implantación y mejoramiento de sus
sistemas de Información, respectivos. Sin embargo, se
debe tener en cuenta que esto, es solo el comienzo y
que la tarea más importante le corresponde a los países,
quienes deben, con el soporte de una información
confiable, lograr las transformaciones que se
requieren, para la universalización en el acceso, uso
de sistemas eficientes y de calidad.acceso, uso de sistemas
eficientes y de calidad.
George Alleyne
Director,
Organización Panamericana de la Salud
MENSAJE DEL
DIRECTOR
6
Los servicios de agua potable y saneamiento en cada casa, en cada aldea y en cada comunidad en forma
continua y confiable, en cantidad suficiente, con calidad y al menor costo, son un derecho universal y
satisface una necesidad básica humana fundamental.
En este contexto la Evaluación de los Servicios de Agua Potable y Saneamiento en la Región de las Américas
presentada en este documento, constituye un hito importante para un esfuerzo que, aunque regional,
va a tener su propia dinámica en cada uno de los países. Este documento desea estimular en los países la
realización de estudios sectoriales y la elaboración e implantación de planes nacionales con criterios de eficiencia
y de cobertura universal, el uso de tecnologías apropiadas que simplifiquen la solución de los problemas,
y el mejoramiento progresivo de la infraestructura y calidad de los servicios.
Los resultados de la evaluación demuestran que hubo progreso, pero aún persisten condiciones desfavorables,
principalmente en lo que se refiere a factores que dificultan la reforma y modernización del sector, y
facilitan la existencia de contrastes e inequidades con relación a los servicios entre áreas urbanas, periurbanas
y rurales. Además, se puede constatar cambios importantes en los países, con fuertes tendencias a reducir
el papel del Estado y a aumentar la participación de la sociedad civil, particularmente de la iniciativa
privada en la operación, mantenimiento y administración de los sistemas de agua potable y saneamiento.
Se desea hacer un RECONOCIMIENTO a los países de la Región de las Américas, por el esfuerzo realizado
en hacer posible esta Evaluación 2000, y en especial a los Grupos Nacionales que participaron en la
misma, así como a las representaciones de la OPS/OMS y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia
(UNICEF) en estos países. Igualmente, se reconoce al Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y
Ciencias del Ambiente (CEPIS), por su permanente apoyo en el proceso de la Evaluación 2000 y por haber
facilitado que la base de datos fuera establecida e integrada a la Biblioteca Virtual en Salud y Ambiente.
Mauricio Pardón
Director de la División de Salud y Ambiente
Organización Panamericana de la Salud
PREFACIO
7
Este documento presenta un análisis sobre los resultados de la Evaluación de los servicios de agua potable
y saneamiento (Evaluación 2000), realizada en la Región de las Américas al concluir el segundo milenio.
La Evaluación 2000 se desarrolló en apoyo a los países, bajo la coordinación de la Organización Panamericana
de la Salud (OPS). Los datos que se presentan en la Evaluación 2000 corresponden al año 1998.
El documento describe el marco conceptual de la Evaluación 2000, desde el proceso de recuperación de la
información, incluyendo las estrategias y procedimientos seguidos, los formularios utilizados, el procesamiento
de los datos y, finalmente, el análisis y presentación de los resultados encontrados.
Con la experiencia adquirida en la Región en ejercicios anteriores, la Evaluación 2000 crea e incorpora operativamente,
elementos analíticos de gran importancia, como son los Informes Analíticos de País, cuya descripción de los
criterios y metodologías seguidas para la elaboración de los mismos, se incluye en el presente Informe Regional.
La Evaluación 2000 incorpora otros elementos de análisis y de proyección, generados e inspirados durante
su proceso, tales como: el resultado del estudio de las informaciones disponibles y de la consolidación de los
Informes Analíticos de los Países, la propuesta de estrategias para la cooperación técnica de la OPS en materia
de agua potable y saneamiento para los próximos años, y el estudio realizado sobre inequidades en el
acceso y uso de los servicios que abarca a 11 países de la Región.
A fin de registrar la información recogida y analizada en cada uno de los países, el Centro Panamericano
de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (CEPIS) creó un Banco de Datos sobre la Situación y Perspectivas del
Sector de Agua Potable y Saneamiento en la Región de las Américas al concluir el Segundo Milenio. Esta
información está disponible en la página electrónica del CEPIS: http://www.cepis.ops-oms.org.
Mediante el análisis y procesamiento de la información disponible y el estudio cuidadoso de los Informes
Analíticos de País se llegó a tener una idea más clara de la evolución del Sector de Agua Potable y Saneamiento
en los países de la Región durante los últimos años, y en especial, durante la última década.
Así mismo, se hizo un esfuerzo por definir cuáles son los retos que enfrentan los países y las perspectivas en
la prestación de estos servicios al iniciarse el tercer milenio.
Debido a lo diversa y extensa que es la Región de las Américas, la Evaluación 2000, además de los análisis
consolidados regionalmente, consideró conveniente incluir un análisis adicional sobre ciertos aspectos que
tienen estrecha relación con el sector de Agua Potable y Saneamiento, para cada uno de los seis grupos de
países en que se dividió la Región, para efectos de este informe:
Grupo I: Canadá y Estados Unidos
Grupo II: Brasil y México
Grupo III: Países Andinos
Grupo IV: Cono Sur
Grupo V: Centro América, Caribe Hispano y Haití
Grupo VI: Caribe Anglo, Franco y Holandés Parlantes, Guyana y Suriname
RESUMEN
EJECUTIVO
Informe Regional
8
El Grupo I está integrado por dos países altamente
desarrollados, cuyo reto principal es mantener la
cobertura total lograda y la calidad del servicio ante
una población creciente y un deterioro progresivo
del recurso hídrico por contaminantes, tanto de tipo
biológico como tóxico, que obligan a mejorar continuamente
los procesos de prevención y control de
la contaminación, y específicamente el tratamiento
del agua para consumo humano y de las aguas residuales.
Estos dos países no se habían incluido en las
evaluaciones anteriores. Sin embargo, su inclusión
en esta evaluación ha permitido: (i) tener una visión
completa del sector en toda la Región; (ii) tener
información sobre la situación del sector en un
grupo de países desarrollados que sirve como patrón
de comparación para los otros grupos de la Región;
(iii) conocer mejor los problemas que se presentan
en las diferentes etapas de desarrollo, y (iv) facilitar
el intercambio de información técnica y científica.
Los otros grupos están integrados por países en etapas
menos avanzadas de desarrollo. Ninguno ha
logrado la cobertura universal, no obstante, hay
algunos que han logrado progresos muy importantes
y otros que se han quedado a la zaga en la prestación
de estos servicios.
Al cerrar el segundo milenio, América Latina y el
Caribe cuentan con aproximadamente 497 millones
de habitantes a diferencia de 209 millones en 1960.
Actualmente, alrededor de 130 millones carecen de
conexiones domiciliarias de agua potable, 255 millones
carecen de conexiones de alcantarillado sanitario
y solamente alrededor de 86 millones están conectados
a sistemas de saneamiento con disposición aceptable.
Esta situación sanitaria deficiente es la que
existe después de realizar grandes esfuerzos por
aumentar la cobertura durante las décadas de los
años sesenta, setenta y ochenta, y por mejorar la calidad
de los servicios, principalmente en la década de
los años noventa, dentro de las políticas nacionales
establecidas para combatir la epidemia de cólera presentada
en esa década en la Región.
Los países del grupo VI presentan en su mayoría una
buena cobertura en agua potable y saneamiento,
siendo unos pocos los que se han quedado resagados.
En la mayoría de estos países, de pequeña extensión
territorial, la disposición de las aguas residuales en el
suelo es una práctica ampliamente difundida, con el
consiguiente peligro de contaminación de las fuentes
de agua subterránea, recurso ampliamente utilizado
en el suministro de agua potable.
Aunque los modelos políticos vigentes no expresan
resultados convincentes en términos de la erradicación
de la pobreza extrema, al iniciarse el tercer
milenio, la población de la Región de las Américas
manifiesta un mayor grado de conciencia sobre el
derecho de todos al saneamiento básico, y sobre la
importancia de los servicios de agua potable y de
saneamiento en la salud y exige soluciones en el
corto plazo. Aún cuando persistan severas desigualdades
en el desarrollo social, reflejadas en el acceso
y uso de los servicios de agua potable y saneamiento,
hay algunos factores favorables, entre los
que se encuentran un mayor grado de conciencia
sanitaria ambiental y una mayor capacidad instalada
en términos de los recursos humanos.
La Evaluación 2000 reveló una nueva tendencia en
los países, que se expresa en una demanda de la
sociedad a una mayor participación y responsabilidad
en la solución de los problemas del sector. Lo
anterior incluye la operación y mantenimiento de
los sistemas, tradicionalmente a cargo de los gobiernos.
La sociedad civil a través de la iniciativa privada,
o de la asociación de entidades públicas con la
comunidad organizada y con empresas privadas,
constituye un nuevo elemento que propicia el
mejoramiento de la calidad de los servicios. Las
recientes estructuras organizativas y funcionales exigen
un fortalecimiento del Estado en su capacidad
para regular los servicios y de establecer políticas y
planes para hacerlos accesibles a toda la población.
Por otro lado, la Evaluación 2000 ratifica el valor de
los análisis sectoriales, su desarrollo metodológico y
aplicación en la Región. Los análisis sectoriales se
constituyeron en los años 90, en una herramienta
que posibilita a los países el contacto más cercano
con la realidad del sector y de su entorno, al proporcionar
claramente al sector público y privado el
conocimiento de las demandas, de los déficit visibles
y no visibles de cobertura y de servicios, las fortalezas
y debilidades de las instituciones, así como las
restricciones operativas, de regulación de los servicios
y de recursos necesarios.
El conocimiento de la realidad mencionado se considera
como elemento básico para la toma de decisiones
político-institucionales, orientadas a la
formulación e implementación de planes de acción
a corto, mediano y largo plazo para el desarrollo
sectorial, que enfaticen como objetivo, el aumento
de la eficiencia y de la calidad de los servicios de
agua potable, la recolección, el tratamiento y la disposición
sanitaria de aguas residuales.
Por consiguiente, se requiere continuar con la realización
de estudios sectoriales en los países, y la elaboración
e implementación de planes y proyectos
nacionales de abastecimiento de agua potable y
saneamiento, que permitan alcanzar la meta de
cobertura universal en un futuro no muy lejano.
9
SIGLAS
AIDIS Asociación Interamericana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental
ANDESAPA Asociación de Empresas de Suministro de Agua Potable y Alcantarillado (Países Andinos)
AWWA American Water Works Association (USA)
BNH Banco Nacional da Habitação (Brasil)
BID Banco Interamericano de Desarrollo
BIRF Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (Banco Mundial)
BVSA Biblioteca Virtual en Salud y Ambiente
CAPRE Comité de Agua para la Región (América Central, Panamá y República Dominicana)
CETESB Companhia de Tecnología e Saneamento Básico (Brasil)
CNA Comisión Nacional del Agua (México)
CEPIS Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente
DANIDA Agencia Danesa de Desarrollo
DIGESA Dirección General de Saneamiento Ambiental (Perú)
DFID Agencia de Desarrollo de Inglaterra
DIAAPS Década Internacional del Abastecimiento de Agua Potable y del Saneamiento
FINIDA Agencia Finlandesa de Desarrollo
GTZ Agencia Alemana de Cooperación Técnica
HEP División de Salud y Ambiente (OPS/OMS)
HES Programa de Saneamiento Básico de la División de Salud y Ambiente (OPS/OMS)
IDH Índice de Desarrollo Humano (PNUD)
NORAD Agencia Noruega de Desarrollo
OMS Organización Mundial de la Salud
OPS Organización Panamericana de la Salud
PNUD Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
REPIDISCA Red Panamericana de Información en Salud Ambiental
SIDA Agencia Sueca de Desarrollo
SISAM Sistema Interamericano de Información en Saneamiento Ambiental
UNICEF Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia
WEF Water Environment Federation
WASA Water and Sewerage Authority (Caribbean)
WWW World Wide Web – Internet
1.1 INTRODUCCIÓN
Los países de la Región de las
Américas, con el apoyo de la
Organización Panamericana de
la Salud (OPS), y en el marco de la iniciativa
global de la Organización Mundial de
la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones
Unidas para la Infancia (UNICEF),
evalúan periódicamente la situación de
agua potable y saneamiento en la Región.
La OMS ha sido el organismo de las
Naciones Unidas responsable de realizar
evaluaciones periódicas sobre la cobertura
y calidad de estos servicios durante
la segunda mitad del Siglo XX.
P r i m e r a P a r t e
11
A partir de 1990, con posterioridad a la Conferencia
Cumbre de la Infancia, el UNICEF se integró a
esta actividad, pasando la misma a ser un esfuerzo
conjunto OMS-UNICEF.
De acuerdo a sus estrategias, la OPS apoya el fortalecimiento
de los servicios de abastecimiento de
agua potable y saneamiento y la evaluación de la
situación existente en los países, pues considera que
una infraestructura sanitaria sólida y eficiente es
fundamental para el logro de los objetivos de salud.
1.2 ANTECEDENTES Y RETROSPECTIVA
HISTÓRICA
Desde los años sesenta la OMS y la OPS han realizado
evaluaciones periódicas del sector de agua
potable y saneamiento. Estas evaluaciones se efectúan
cada cinco años y sirven como una importante
referencia para las definiciones de políticas y acciones
para el sector a nivel global, regional y principalmente
a nivel nacional. El proceso de evaluación
periódica de los servicios de agua potable y saneamiento
en la Región de las Américas, se inició en
América Latina en la década de los cincuenta.La
Conferencia de las Naciones Unidas sobre Agua, realizada
en Mar del Plata,Argentina en 1977, sirvió de
plataforma para proponer el Decenio Internacional
del Abastecimiento de Agua Potable y del Saneamiento
(1981-1990). En esta reunión la OMS y la
OPS desempeñaron un papel de liderazgo, conjuntamente
con el Banco Mundial en la proposición
que posteriormente
fue adoptada por las
Naciones Unidas para
el Decenio de los 80.
Las conclusiones de la
evaluación para América
Latina y el Caribe
de la Década Internacional del Abastecimiento de
Agua Potable y del Saneamiento (DIAAPS) fueron
presentadas y discutidas en la Conferencia Regional
sobre Abastecimiento de Agua y Saneamiento, que se
llevó a cabo en San Juan, Puerto Rico en septiembre
de 1990. Las recomendaciones de dicha Conferencia
Regional se consolidaron en la llamada
Declaración de Puerto Rico. La Conferencia reconoció
varias limitaciones que afectan al sector, entre
las que se destacan: la organización y estructura funcional
inadecuada del sector y de los organismos
prestadores de los servicios en la gran mayoría de los
países, en particular, la excesiva división de responsabilidades
y duplicación de funciones, su limitada
coordinación y excesiva centralización; la dificultad
de recobrar las inversiones y generar ingresos a través
del pago de los servicios, lo que resulta en deficiencias
administrativas; la pérdida y desperdicio del
agua, y la cultura prevalente de la falta de conciencia
del valor intrínseco del agua, y la escasez de recursos
humanos capacitados.
El Informe de evaluación de la DIAAPS, y las conclusiones
y recomendaciones de la Conferencia
Regional fueron presentados a la XXXV Reunión
EL PROCESO
DE EVALUACIÓN
Informe Regional
12
Primera Parte El Proceso de Evaluación
del Consejo Directivo (1991) de la OPS, que reiteró
al Director de la OPS que continuara dando gran
prioridad a la promoción del desarrollo y al manejo
eficiente de los servicios de abastecimiento de agua
potable y saneamiento en los países de la Región.
A nivel mundial, uno de los eventos más importantes
realizados a raíz de la evaluación global de la
Década Internacional del Agua y Saneamiento fue
la Conferencia Global sobre Agua Potable y Saneamiento
que se realizó en Nueva Delhi, India, promovida
y coordinada por la OMS. Como resultado
de la Conferencia y con el respaldo de los países se
aprueba la Carta de Nueva Delhi, en la cual se recomendó
la provisión de agua potable en cantidades
suficientes y saneamiento para todos con la meta
para el año 2000.
Con posterioridad a la Conferencia Cumbre de la
Infancia, evento igualmente destacado en la pasada
década, el UNICEF se adhiere y se integra al
esfuerzo mundial de dotar a todas las personas con
servicios de agua potable y saneamiento. En este
contexto, la OMS y el UNICEF se asocian a través
del Programa Conjunto de Monitoreo para Agua
Potable y Saneamiento (OMS-UNICEF), que tiene
como objetivo hacer un seguimiento de las metas
acordadas por los países en las Conferencias de
Nueva Delhi (OMS) y de Nueva York (UNICEF).
Considerando que el decenio de los 90 correspondió
al final del milenio, la OMS a nivel mundial y la
OPS a nivel de la Américas, decidieron realizar, con
la colaboración del UNICEF, una evaluación más
amplia que las anteriores. La Evaluación 2000 es la
respuesta de la Región de las Américas a la evaluación
global del sector correspondiente a la década
1991-2000.
1.3 PROPÓSITO DE LA EVALUACIÓN
La Evaluación 2000 en las Américas, ha sido más
ambiciosa que las anteriores incluyendo, además de
una evaluación general de la situación de los servicios,
un análisis de las fortalezas y de los aspectos críticos
del sector; de los planes y estrategias para su
desarrollo, y de las perspectivas del sector en la
Región y en los distintos países, respectivamente. Se
ha hecho uso de nuevas tecnologías como el Internet,
y en general, de la disponibilidad de equipos y
capacidad de análisis, de procesamiento de datos y
de comunicación electrónica en todos los países.
Entre los propósitos de la Evaluación 2000 están los
siguientes:
a) Apoyar a los países en sus esfuerzos de diagnóstico
de la situación del sector y en la elaboración
e implementación de directrices para la consecución
de planes y proyectos, orientados a lograr
la extensión de la cobertura y el mejoramiento
de la calidad de los servicios en cada país.
b) Crear una base de datos permanente con información
sobre población, cobertura, calidad del
agua y del servicio, costos, inversiones requeridas,
entre otros parámetros.
c) Preparar Informes Analíticos sobre la situación,
nivel de desarrollo y perspectivas del sector de
agua potable y saneamiento en cada uno de los
países de la Región.
d) Elaborar un Informe Regional basado en los
Informes Analíticos de País, cuyos objetivos
sean:
i. Clarificar y ampliar la información requerida
en el contexto de la Evaluación 2000,
ampliando y explicando aspectos que no
han sido cubiertos.
ii. Proveer un análisis de los datos e información
para establecer prioridades, identificar
problemas y hacer recomendaciones relevantes
a los objetivos del país, y cuando aplique,
a los objetivos subregionales y
regionales.
iii. Identificar posibles tendencias a nivel de
país, subregional y regional para determinar
las proyecciones de cooperación técnica de
la OPS con el fin de incentivar las inversiones
en el sector.
e) Establecer una base de referencia concreta que
apoye el mejoramiento y la diseminación de los
sistemas de información gerencial para el sector
de agua potable y saneamiento en los países, y el
desarrollo e implantación de un Sistema Interamericano
de Información en Saneamiento
Ambiental (SISAM).
f) Contribuir con la iniciativa coordinada por el
CEPIS, referente al desarrollo e implantación de la
Biblioteca Virtual en Salud y Ambiente (BVSA).
1.4 METODOLOGÍA UTILIZADA
1.4.1 Directrices de la OMS
La OMS y el UNICEF, con el apoyo de la London
School of Hygiene and Tropical Medicine, llevaron
a cabo una reunión en Ginebra a fines de 1998 para
presentar y discutir con representantes de las Oficinas
Regionales de la OMS, la propuesta metodológica
a ser utilizada en la Evaluación 2000. En esta
reunión se acordó el modelo a utilizarse en la evaluación,
el contenido y alcance de los datos que se
requeriría recuperar, a través de la utilización de 14
formularios, que recogerían información sobre la
situación del sector.
Los formularios propuestos por la OMS para ser
utilizados en la Evaluación 2000, no solamente se
refieren a los datos sobre cobertura de agua potable
y saneamiento en los países, sino también al tipo de
tecnología utilizada, perspectivas para el desarrollo
del sector, tratamiento de aguas residuales, calidad y
eficiencia de los servicios, aspectos de salud, participación
pública y privada en la provisión de los servicios,
entre otros, y a los indicadores e información
relevante para el sector, tales como la situación de
los servicios en las grandes metrópolis, con énfasis
en áreas urbano-marginadas. Estos cuestionarios
fueron adoptados por los países a nivel mundial.
1.4.2 Concertación y Coordinación Regional
A fin de adaptar procedimientos y uniformar conceptos
a la realidad de la Región de las Américas se
realizaron cuatro reuniones de coordinación subregional,
para presentar y discutir las directrices
metodológicas de la OMS para la Evaluación 2000
y los cuestionarios acordados durante la reunión de
Ginebra. Con el resultado de las reuniones subregionales
se acordó la estructura y contenido de los
Informes Analíticos de País y se logró por consenso,
la definición de un programa de actividades y de
una estrategia coherente con la realidad regional
para el desarrollo de la Evaluación 2000.
Las dos primeras reuniones de coordinación tuvieron
lugar en CEPIS durante el mes de marzo; la primera
agrupó a los países del Cono Sur: Argentina,
Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay; la segunda reunión
a la República Dominicana y a los países de la
Región Andina: Bolivia, Ecuador, Perú y Venezuela.
La tercera se llevó cabo en marzo y tuvo lugar en
San José, Costa Rica y agrupó a los países que conforman
América Central, México, Colombia y el
Caribe hispano. Finalmente, la cuarta tuvo lugar en
Santa Lucía en el mes de abril y reunió a los países
del Caribe anglo, franco y holandés parlante, Belice,
Guyana, Haití y Suriname.
1.4.3 La Evaluación 2000 en los Países
El ejercicio completo de la Evaluación 2000 en cada
país de la Región se llevó a cabo con el apoyo y
soporte técnico de un Grupo Nacional de Coordinación
de la Evaluación (Comité Nacional) constituido
por autoridades nacionales del sector, por
representantes de asociaciones de usuarios y de prestadores
de servicios, por representantes de instituciones
de planificación nacional, de desarrollo sectorial y
de estadísticas de los países, entre otros.
En cada país de la Región, la OPS asignó al asesor en
Salud y Ambiente como responsable de la coordinación
general del desarrollo de la Evaluación 2000.
Con el propósito de mantener una unidad de conceptos
y procedimientos y facilitar el control de la
calidad del proceso de evaluación, se instaló en la
página electrónica del CEPIS (http://www.cepis.opsoms.
org) un espacio especial para la entrada y validación
de datos de la Evaluación 2000, en el cual se
incorporaron los 14 formularios con sus instructivos
y los términos de referencia para la preparación de
los Informes Analíticos.
El desarrollo de la Evaluación 2000 en los países
consistió de cuatro etapas. En la primera se llevó a
cabo la conformación de los grupos nacionales
encargados de dar el soporte técnico y logístico a
todo el proceso de la evaluación, así como de validar
las informaciones y resultados de la misma. La
base de datos de la Evaluación 2000 en CEPIS,
registra los nombres y direcciones, incluyendo las
direcciones de Internet de todos los grupos nacionales
participantes.
La segunda etapa se refirió a la recuperación de la
información y en esta fase no se previó la generación
de datos primarios, mediante visitas de campo,
encuestas, censos y otros medios de indagación y se
limitó a la recopilación de datos y la recolección de
Informe Regional
13
Primera Parte El Proceso de Evaluación
la información ya existentes en los países. El trabajo
se realizó a través de consultas a diversas fuentes,
tales como, documentos e informes de entidades del
sector e instituciones de los gobiernos, resultados de
encuestas de hogares, de investigaciones aplicadas y
de Análisis Sectoriales u otros estudios realizados
con relación al sector. Los datos utilizados para la
Evaluación 2000 corresponden al año 1998.
En la tercera etapa se efectuó el acopio de la información
obtenida por cada uno de los países, llevado
a cabo a través del Internet a la página electrónica
del CEPIS. El Comité Nacional de cada país, con el
apoyo del Asesor en Salud y Ambiente de la Representación
de la OPS/OMS, contribuyó al aporte de
información y validación de los datos requeridos.
En la cuarta etapa se realizaron los análisis y procesamiento
de la información para la preparación de
los informes analíticos de país. Estas actividades
fueron realizadas en cada uno de los países, según
los términos de referencias previamente acordados.
Los Informes Analíticos de País fueron elaborados
aprovechando la información contenida en la base
de datos del CEPIS, generada por los Formularios
de Evaluación 2000 y complementada con otros
aspectos.
Cabe mencionar que de los pocos países, tales como:
◗ Antillas Neerlandesas,
◗ Aruba,
◗ Bermuda,
◗ Islas Caimán,
◗ Jamaica y
◗ Martinica,
de los cuales no se recibió la información requerida,
se asumieron datos de población provenientes de la
publicación de OPS “Situación de Salud en las
Américas – Indicadores Básicos 1998”.
Los datos para población de países como:
◗ Canadá,
◗ Estados Unidos,
◗ El Salvador,
◗ Guayana Francesa,
◗ Haití,
◗ Honduras,
◗ Panamá y
◗ Uruguay
han sido ajustados para 1998, partiendo de las tasas
de crecimiento informadas por cada uno de los países
en el formulario No. 6 de la Evaluación 2000.
Con relación a la cobertura de los servicios para:
◗ Aruba (agua potable) y
◗ Jamaica (agua potable y saneamiento)
se utilizaron los datos disponibles de la OMS, los
cuales han sido estimados utilizando la información
de las Encuestas de Hogares.
Para Colombia, que no informó sobre las coberturas
de agua potable con fácil acceso y de saneamiento con
sistemas “in situ”, también se utilizó la información de
la OMS estimada a partir de las Encuestas de Hogares.
1.4.4 La Consolidación Regional
En el ámbito regional, el Programa de Saneamiento
Básico (HES) perteneciente a la División de Salud
y Ambiente (HEP) fue la unidad técnica de la OPS
encargada de coordinar todo el proceso de la Evaluación
2000, y para cumplir con esas responsabilidades
se designó un funcionario responsable por el
diseño y puesta en marcha de un sistema de control
y de verificación de inconsistencias de datos y de
informaciones, mediante la comparación con fuen-
Informe Regional
14
Primera Parte El Proceso de Evaluación
tes externas e históricas a través de comunicaciones
continuas entre los países y la Coordinación
Regional. Asimismo, HEP mantuvo un proceso
continuo de seguimiento para detectar y corregir
inconsistencias de información entregada por los
países.
Para la preparación de este Informe Regional se utilizaron
los datos básicos existentes en la página electrónica
del CEPIS y los resultados de su procesamiento
por los países, que se reflejan en los informes analíticos
de país.
Complementariamente al proceso de la Evaluación
2000, se realizaron estudios desde la perspectiva de
la población que se orientaron a identificar y analizar
desigualdades en el acceso, uso y gasto del agua
para consumo humano, con la información obtenida
de encuestas de hogar de propósitos múltiples
realizadas entre 1995 y 1999. Los estudios sobre
desigualdades, desarrollados en 11 países han sido
una iniciativa conjunta de la División de Salud y
Desarrollo Humano (HDP) y HEP, con el apoyo de
la Representación de la OPS/OMS en Perú y fueron
realizados en los siguientes países:
◗ Bolivia,
◗ Brasil,
◗ Chile,
◗ Colombia,
◗ Ecuador,
◗ El Salvador,
◗ Jamaica,
◗ Nicaragua,
◗ Panamá,
◗ Paraguay y
◗ Perú.
Los 11 estudios sobre desigualdades, las bases de datos
y de indicadores de la situación de los servicios, y los
reportes analíticos de país, permitieron generar un
Informe Consolidado sobre las desigualdades en el
acceso, uso y gasto del agua para consumo humano,
donde se presenta un análisis comparativo de la problemática
en los países. Los estudios sobre desigualdades
producidos en el marco de la Evaluación 2000
también están disponibles en la página electrónica
http://www.cepis.ops-oms.org.
El Informe Regional de la Evaluación 2000 ha sido
preparado por la Coordinación Regional establecida
en la Oficina Central de la OPS/OMS, en
Washington, D.C. 15
1.5 GLOSARIO DE TÉRMINOS UTILIZADOS
Abastecimiento de agua potable Sistema o servicio de captación, tratamiento y distribución de agua para
consumo humano.
Acceso a fuente pública de agua cercana Ampliamente definido como la disponibilidad de 20 litros de agua potable
promedio por persona por día, obtenida de una fuente pública de agua potable,
ubicada hasta un kilómetro de la vivienda del usuario.
Agua potable Agua sana, agradable e inocua al ser humano y que cumple con estándares
de calidad establecidos por los países.
Alcantarillado sanitario Sistema o servicio de recolección, transporte, tratamiento y disposición
sanitaria de aguas servidas.
Cobertura Cantidad o porcentaje de población que cuenta con un servicio.
Comercial Relacionado con actividades de facturación y cobranza de servicios.
Conexión domiciliaria de agua potable El punto de agua instalado dentro del domicilio o en una parcela privada,
independientemente de la fuente o método de extracción.
Conexión domiciliaria de alcantarillado Tubería de salida de la vivienda, con el objetivo de descargar las excretas y
aguas residuales a la red de alcantarillado.
Contaminación Presencia de sustancias indeseables en el medio ambiente.
Desarrollo institucional Proceso planificado de cambio para el fortalecimiento de las instituciones y
de las capacidades nacionales.
Desinfección Proceso al que se somete el agua para eliminar patógenos.
Doméstico Relacionado con hogares.
Evaluación Proceso para identificar una situación o realidad existente.
Eliminación adecuada de excretas humanas Servicio sanitario individualizado o compartido de eliminación de desechos
humanos, que separa las excretas del contacto con las personas.
Global Referido a todo el globo terrestre (definición de la ONU).
IDH Índice de Desarrollo Humano.
Local En el ámbito de comunidad.
Patógenos Microorganismos que pueden enfermar al ser humano.
Pérdidas físicas Agua perdida por defectos de tuberías y rebosamientos de tanques de
almacenamiento o distribución.
Pérdidas comerciales Agua no Contabilizada – Agua producida no facturada y cuyo costo no fue
recuperado.
Periurbano Cercano a la ciudad, alrededor de la misma.
Planta de tratamiento Sitio designado para realizar varios procesos de potabilización o de tratamiento
de aguas residuales.
Población urbana Poblaciones que viven dentro de los centros urbanos según criterios específicos
de los países.
Población rural Poblaciones que viven fuera de los centros urbanos según criterios de los
países.
Regional Referido a una de las cinco regiones (ONU) del mundo, de las cuales las
Américas constituye una región.
Informe Regional
16
Primera Parte El Proceso de Evaluación
Informe Regional
17
Primera Parte El Proceso de Evaluación
Red de alcantarillado Sistema de tuberías para la recolección y alejamiento de aguas residuales.
Reuso Uso de la misma agua más de una vez.
Saneamiento Servicios o sistemas de recolección, transporte, tratamiento y disposición
sanitaria de aguas residuales, excretas u otros desechos.
Sanitario Apropiado desde el punto de vista de protección de la salud y de conservación
del medio ambiente.
Sectorial Relacionado con el Sector Agua Potable y Saneamiento.
Servicio Relacionado con el suministro de agua potable, la recolección, tratamiento
y disposición sanitaria de aguas servidas y excretas.
Sistema Conjunto de elementos, componentes o cosas que interactúan para lograr
un objetivo común.
Sistemas de agua potable con fácil acceso Sistemas o servicios que incluyen los siguientes tipos de tecnología y que
son compartidos por usuarios fuera de la vivienda:
• fuentes públicas
• pozos con bombas de mano
• pozo excavado protegido
• manantiales protegidos
• colección de agua de lluvia
Sistemas de saneamiento “in situ” Sistemas o servicios que incluya cualquiera de las siguientes tecnologías:
• conexión a tanques sépticos
• letrinas con descarga de agua
• letrinas secas (de ventilación mejorada)
• letrinas simples de hoyo
Tóxicos Sustancias de origen no biológico, presentes en el agua, con capacidad de
ser absorbidas, penetrar en el organismo, transformarse y ocasionar diversas
alteraciones orgánicas y funcionales en el ser humano.
Tratamiento Conjunto de procesos al que se somete el agua para lograr un objetivo
sanitario.
2.1 LA POBLACIÓN DE LAS
AMÉRICAS
La Región de las Américas incluye
países con diferentes niveles de
desarrollo, algunos altamente
desarrollados que pertenecen al grupo
de los ocho países más ricos del mundo,
otros en etapas intermedias de desarrollo,
y otros aún en vías de desarrollo.
La Región de las Américas se caracteriza
por su diversidad étnica, religiosa y cultural
al incluir gentes de todas las razas del
mundo, así como representación de casi
todas las religiones y culturas del planeta.
S e g u n d a P a r t e
19
La Región ha experimentado un crecimiento considerable
en su población, la cual se duplicó en la
segunda mitad del Siglo XX, pasando de menos de
400 millones de habitantes en 1950 a 785 millones
al final del año 1998 y más de 800 millones de habitantes
en el año 2000.
Una característica importante de la demografía
regional la constituye el continuo desplazamiento
de la población rural hacia las ciudades, lo que ha
dado como resultado que al llegar al final de la
década de los noventa, la población de las Américas
se caracterice por un predominio de la población
urbana sobre la rural (Figura 1).
(*) Población estimada por los países para la Evaluación 2000.
Fuente: Población Urbana y Rural: United Nations. World Urbanization Prospects:The 1999 Revision.
New York; 1999
Población Total: United Nations.World Population Prospects:The 2000 Revision.
New York; 2000
FIGURA 1. Región de las Américas:
Evolución de la población urbana y rural en las últimas décadas
Pob. Urbana
Pob. Rural
Total
LA SITUACIÓN
REGIONAL
El proceso de desplazamiento de la población del
campo a la ciudad ha sido motivado básicamente
por los modelos de desarrollo, por la violencia y
conflictos localizados y por el progreso de la tecnología
agrícola, que ha hecho disminuir la demanda
de mano de obra rural, a pesar de existir una población
creciente que requiere más alimentos, y de lo
importante que es para la economía de algunos países,
la exportación de productos agrícolas y alimentos.
La industrialización y el desarrollo económico
en general, han incrementado la demanda de trabajadores
en las ciudades. Lamentablemente, no todos
los desplazados del campo a las ciudades han
logrado rápidamente una ubicación y calidad de
vida adecuadas.
En las grandes y en muchas de las medianas ciudades
de América Latina, durante la segunda mitad del
Siglo XX se presentó el problema de las áreas urbanas
marginadas, conocidas en los diferentes países
con nombres tales como favelas, villas miseria,
barriadas, pueblos jóvenes, tugurios, entre otros.
Estas áreas marginadas, constituidas en su mayoría
por personas desplazadas del campo, han crecido
muy rápidamente, creando un problema social, económico
y sanitario muy complejo. Ha sido muy
difícil dotar a estas poblaciones marginadas de servicios
de abastecimiento de agua potable y saneamiento
de buena calidad. Aunque se han hecho
inversiones cuantiosas en obras sanitarias, el beneficio
logrado para la población de las áreas mejoradas,
en muchos casos, ha sido menor que el esperado
debido al crecimiento continuo, y en muchos casos,
explosivo, de las áreas marginadas.
La falta de pleno empleo entre muchos de los habitantes
de estas áreas marginadas, ha hecho más difícil
la recuperación de los costos de los servicios, lo
que se traduce en la deficiente operación y mantenimiento
de los sistemas, y algo más grave, la postergación
de inversiones en las áreas rurales, pues los
recursos del Estado para el sector, limitados en relación
con las necesidades, tienden a ser utilizados
por la población urbana que tiene más fuerza política
y acceso al nivel de decisión que la rural.
El desplazamiento de poblaciones se ha presentado
no solamente del medio rural hacia las ciudades,
sino que también de los países en vías de desarrollo
hacia los más desarrollados y ricos. Asimismo, este
fenómeno de desplazamiento de poblaciones se ha
presentado también por la ocurrencia de conflictos
bélicos, como es el caso de algunos países de América
Central y Colombia.
La Evaluación 2000 trató de recoger datos que
pudieran caracterizar la problemática de la prestación
de los servicios de agua potable y saneamiento de las
áreas urbano-marginadas de las grandes y medianas
ciudades, pero lamentablemente no se logró desagregar
la información de la perspectiva urbana.
El Cuadro 1 incluye datos de población de los 48
países y territorios que constituyen la Región de las
Américas a finales de 1998.
2.2 SITUACIÓN DE LOS SERVICIOS DE
AGUA POTABLE Y SANEAMIENTO EN
LAS AMÉRICAS
El ejercicio de evaluación de los servicios de agua
potable y saneamiento, realizado por los países, bajo la
coordinación regional de la OPS, registra en la
Región de las Américas avances significativos en la
prestación de estos servicios. Aun así, en América
Latina y el Caribe todavía persisten grandes desafíos
relacionados con el mejoramiento de la eficiencia y
de la calidad de la prestación de los servicios, situación
que merece una mejor atención ya que dichos servicios
constituyen un elemento clave para la salud y
para una mejor condición de vida de las poblaciones.
En algunos pocos países de la Región, entre ellos,
Estados Unidos y Canadá se ha logrado mantener la
cobertura universal en la provisión de los servicios
de agua potable y saneamiento, aunque las autoridades
de estos dos países enfrentan problemas crecientes
originados básicamente por la prevención y
control de la contaminación ambiental, principalmente
en lo que se refiere a sustancias químicas.
De acuerdo con los datos e informaciones de la
Evaluación 2000, la población de las Américas es de
alrededor de 790,039 millones de personas y las
coberturas de agua potable y de saneamiento a través
de conexiones domiciliares alcanzan el 82,96%
y el 59,08%, respectivamente.
Informe Regional
20
Segunda Parte La Situación Regional
Informe Regional
21
Segunda Parte La Situación Regional
CUADRO 1. Población en la Región de las Américas – Diciembre 1998
(en miles de habitantes)
País Población Urbana % Urbana Población Rural % Rural Población Total
Anguila 9 100,00 0 0,00 9
Antigua y Barbuda 42 60,00 28 40,00 70
Antillas Neerlandesas 138 70,20 60 29,80 198
Argentina 32.481 88,80 4.097 11,20 36.578
Aruba 72 100,00 – 0,00 72
Bahamas 248 83,22 50 16,78 298
Barbados 270 100,00 – 0,00 270
Belice 120 50,36 118 49,64 239
Bermuda 64 100,00 – 0,00 64
Bolivia 4.770 60,00 3.180 40,00 7.950
Brasil 126.773 78,36 35.017 21,64 161.790
Canadá 23.959 78,76 6.462 21,24 30.421
Chile 12.723 85,27 2.197 14,73 14.920
Colombia 28.719 70,44 12.050 29,56 40.769
Costa Rica 1.440 43,11 1.901 56,89 3.341
Cuba 8.376 75,20 2.762 24,80 11.138
Dominica 19 26,76 52 73,24 71
Ecuador 7.635 62,71 4.540 37,29 12.175
El Salvador 3.125 50,75 3.032 49,25 6.157
Estados Unidos de América 185.592 70,76 76.691 29,24 262.283
Granada 9 9,12 91 90,88 100
Guadalupe 423 100,00 0 0,00 423
Guatemala 3.879 34,98 7.209 65,02 11.088
Guayana Francesa 123 79,78 31 20,22 154
Guyana 180 24,00 570 76,00 750
Haití 2.615 33,81 5.119 66,19 7.734
Honduras 2.788 46,55 3.201 53,45 5.989
Islas Caimán* 34 100,00 0 0,00 34
Islas Turcas y Caicos 20 80,00 5 20,00 25
Islas Vírgenes Británicas 19 100,00 – – 19
Islas Vírgenes USA 49 45,90 58 54,10 107
Jamaica 1.270 49,61 1.290 50,39 2.560
Martinica 371 94,60 21 5,40 392
México 70.459 73,55 25.338 26,45 95.797
Montserrat 5 100,00 0 0,00 5
Nicaragua 2.514 53,62 2.175 46,38 4.690
Panamá 1.525 55,21 1.237 44,79 2.762
Paraguay 2.905 53,74 2.500 46,26 5.405
Perú 16.970 68,42 7.831 31,58 24.801
Puerto Rico 3.702 95,61 170 4,39 3.872
República Dominicana 5.261 64,01 2.958 35,99 8.219
San Kitts y Nevis 34 100,00 – 0,00 34
San Vicente y las Granadinas 62 54,80 51 45,20 113
Santa Lucía 147 100,00 0 0,00 147
Suriname 297 69,48 130 30,52 427
Trinidad y Tabago 1.249 100,00 0 0,00 1.249
Uruguay 2.919 90,80 296 9,20 3.215
Venezuela 18.889 89,51 2.213 10,49 21.102
Total 575.447 72,84 214.592 27,16 790.039
Fuente: Evaluación 2000 *Situación de las Américas – Indicadores Básicos
En América Latina y el Caribe, actualmente con una
población de 497,329 millones de personas, el
84,59% de la población cuenta con servicios de
agua potable, ya sea con conexión o con fácil acceso
a una fuente pública.
Comparando la evolución de estos servicios en
América Latina y el Caribe con otras regiones del
mundo durante las tres últimas décadas, la situación
de cobertura podría considerarse razonablemente
aceptable. Sin embargo, en términos de la universalización
de la cobertura, los números absolutos son
preocupantes, al tener en cuenta que 76,540 millones
de personas (15,41%) no tienen acceso a alguna
forma de agua potable confiable y sin riesgos para la
salud. A esto se suma el hecho de que alrededor de
53,908 millones de personas (10,86%) se abastecen
a través de sistemas definidos como “fácil acceso”,
en los cuales si se asocian al modelo hidráulico, factores
de higiene, de saneamiento del medio y de
educación sanitaria, estos sistemas representan en la
gran mayoría de los casos, un riesgo significativo
para la salud, principalmente para las poblaciones
más vulnerables, tales como los niños y ancianos.
Por otro lado, se estima que en América Latina y el
Caribe, más de 219 millones de personas que constituyen
el 60% de la población atendida a través de
conexiones domiciliarias de agua potable están servidas
por sistemas hidráulicos, con funcionamiento
intermitente. Considerando que el control, la vigilancia
sanitaria y la certificación de la calidad para
estos sistemas son casi inexistentes en la Región,
ellos encierran un peligro latente para los usuarios
de estos sistemas. Se observa que la población servida
por sistemas ineficientes en términos de continuidad
en el suministro, son objeto de constantes
intervenciones por parte de los servicios de atención
médica, en materia de combate a enfermedades
diarreicas y otras enfermedades de origen
hídrico.
En la Región de las Américas la cobertura total de
agua potable, incluyendo conexiones domiciliares y
sistemas de fácil acceso es de 90,30%, mientras que en
América Latina y el Caribe la cobertura total es de
84,59%, en donde 92,98% corresponde al área urbana
y 61,22 a la rural reflejando una real desigualdad en
el acceso, donde los porcentajes de población sin servicios
de agua potable son cinco veces más altos en
las zonas rurales que en las urbanas.
Los problemas de provisión de servicios son más
graves en las zonas periurbanas, principalmente en
los cinturones de pobreza que se están incrementando
alrededor de las grandes y medianas ciudades
de América Latina y el Caribe, debido a una migración
rural que aún es bastante significativa.
En las zonas rurales de América Latina y el Caribe,
las soluciones en materia de suministro de agua
potable todavía son dirigidas casi exclusivamente
hacia problemas de ingeniería y a la selección y uso
de tecnología apropiada al medio. El proceso de
provisión de servicios de agua potable y saneamiento
en el medio rural, incluye la movilización y
la participación de la comunidad, generalmente
como una opción de reducción de costos por la
oferta de mano de obra local, sin proveer una visión
integral del funcionamiento de los sistemas y a más
largo plazo de los problemas de operación y mantenimiento
de las instalaciones.
En este contexto, los resultados en términos de funcionalidad
de la infraestructura, conllevan al medio
rural soluciones con sistemas categorizados por la
comunidad en muchos casos como sistemas “de
segunda clase”.
Desde 1991, después de la reaparición del cólera en
la Región de las Américas, en la mayoría de los países
ha aumentado el monitoreo de la calidad del
agua potable y mejorado el control de la misma, en
particular la desinfección de los sistemas de distribución
de agua. Asimismo, se han hecho esfuerzos
para introducir en América Latina la desinfección
del agua al nivel domiciliario donde no hay sistemas
de abastecimiento público colectivos, o donde
habiéndolos, funcionan intermitentemente. De
acuerdo con un estudio realizado por el CEPIS, en
1994, se estimó que solamente el 59% de la población
de América Latina y el Caribe, recibía regularmente
agua desinfectada. En 1995, 23 países de esta
Región notificaron que la mayoría de las personas
que vivían en comunidades urbanas recibían agua
de conformidad con las guías de la OMS para la
calidad del agua potable. Sin embargo, no ocurre lo
mismo en las zonas rurales.
Informe Regional
22
Segunda Parte La Situación Regional
Aunque la desinfección de los sistemas de agua
potable ha progresado, según lo anteriormente indicado,
quedan aún muchos problemas por resolver.
Entre éstos se destacan la discontinuidad del suministro
de cloro a escala local, y la operación y el
mantenimiento inadecuados de los sistemas, lo cuáles
han sido, y siguen siendo, obstáculos para asegurar
agua de calidad para todas las poblaciones de
manera permanente.
En América Latina y el Caribe, solamente 241,311
millones de personas, 48,61% de la población, están
conectadas a sistemas convencionales de alcantarillado
sanitario y 151,921 millones de personas, 30,60% de la
población, son atendidas por sistemas de saneamiento
“in situ”, tales como letrinas, fosas sépticas, entre otros.
Se estima además que 103,237 millones de personas,
20,79% de la población de América Latina y el
Caribe, no disponen de sistemas para la eliminación
de aguas residuales y excretas, de las cuales 37,054
millones,10,15% corresponden a las zonas urbanas y
66,183 millones, 50,41% a las áreas rurales.
Por consiguiente, el gran reto está relacionado con las
necesidades de incremento de la cobertura de los servicios
de saneamiento y con el mejoramiento de la
eficiencia de los sistemas de alcantarillado sanitarios y
de los modelos tecnológicos alternativos de solución
“in situ”. La falta de tratamiento de las aguas residuales
sigue siendo uno de los problemas sanitarios más
graves en la Región, principalmente en el Caribe. La
Evaluación 2000 indica que sólo el 13,7% de las
aguas residuales recolectadas por los pocos sistemas de
alcantarillado existentes son tratadas. El contexto se
vuelve aún más preocupante teniendo en cuenta la
eficiencia de estos sistemas de tratamiento, que expertos
regionales en la materia estiman muy bajo.
La problemática del tratamiento y disposición adecuada
de las aguas residuales urbanas es bastante
compleja, constituyendo un gran reto para los
gobiernos, aún para los países desarrollados de la
Región. En países en vías de desarrollo, los altos costos
de las instalaciones de tratamiento convencionales
y de su operación y mantenimiento representan
un serio obstáculo. La alternativa es la utilización de
tecnologías de bajo costo que han demostrado permitir
soluciones adecuadas al problema.
En las Américas, la disposición “in situ” corresponde
en un 51,60% al medio rural, lo que se podría considerar
adecuado, pero un 26,97% corresponde al
medio urbano, lo que se debería considerar inadecuado
por los problemas de contaminación del
suelo y de las aguas subterráneas que se está causando,
debido al mayor impacto que significa la presencia
de núcleos más grandes de población.
Son varios los sitios donde el contenido de compuestos
de nitrógeno de las aguas subterráneas ha
aumentado a valores muy altos por el abuso que se
ha hecho de disposición de aguas residuales “in situ”
en áreas urbanas.
Es obvio que esta situación merece una atención muy
especial, por los serios riesgos que representa para la
salud humana y para la preservación de la calidad
ambiental. Tiene connotación especial en una parte
de la Región donde persisten altos niveles de incidencia
de enfermedades gastrointestinales, inclusive el
cólera y se constata el incremento de sustancias tóxicas
en los residuos industriales y el uso generalizado
de agroquímicos tóxicos.A todo esto se agrega el problema
de deficiencias que se observan en el aspecto
de tratamiento de aguas residuales y en la operación y
mantenimiento de los sistemas de saneamiento.
En la problemática regional del saneamiento, se identifican
varios temas críticos todavía no resueltos, entre
los que se destacan: el insuficiente apoyo político de
los gobiernos a las instituciones sectoriales pertinentes,
la falta de conciencia sanitaria en la población, la
necesidad de cambiar las metodologías y los criterios
usados para financiar las instalaciones para tratar las
aguas residuales, la inadecuación de las políticas
ambientales, las deficiencias institucionales y la necesidad
de formular normas tecnológicas y de ingeniería
apropiadas para la eliminación de los desechos.
2.3 EVOLUCIÓN DE LA COBERTURA DE
LOS SERVICIOS DE AGUA POTABLE Y
SANEAMIENTO
En la Región de las Américas las evaluaciones del
sector de agua potable y saneamiento se han llevado
a cabo cada diez años a partir de la década de los
cincuenta, con algunas evaluaciones intermedias.
Informe Regional
23
Segunda Parte La Situación Regional
El proceso de evaluación periódica de los servicios
de agua potable y saneamiento en la Región de las
Américas, se inició en América Latina en la década
de los cincuenta. Posteriormente a esa fecha se
incluyó en las evaluaciones a los países angloparlantes
del Caribe, de la Guyana y Suriname. La información
existente sobre esta subregión permite
hacer un análisis especial sobre la misma.
Considerando que el decenio de los noventa corresponde
a un cambio de siglo, al final del milenio se
decidió realizar una evaluación más amplia que las
anteriores, que es el objeto de este informe.Al mismo
tiempo, se decidió la creación, a partir de una base de
datos, de un sistema de información que recogiera y
actualizara la información en forma continua.
En términos generales, las evaluaciones muestran
una población y una cobertura creciente en América
Latina como se observa en el Cuadro 2.
Durante la segunda mitad del Siglo XX la población
de la Región se duplicó, creciendo de menos de
400 millones de habitantes en 1950 a más de 800
millones en el 2000.
Informe Regional
24
Segunda Parte La Situación Regional
CUADRO 2
Evolución de la cobertura en agua potable y saneamiento en América Latina y el Caribe
(población en millones de habitantes)
Año Total Con Con Con letrinas o Con algún grado
agua* alcantarillado ** tanques sépticos de saneamiento
1960 209 69 33% 29 14% N.D. – N.D. –
1971 287 152 53% 59 21% N.D. – N.D. –
1980 339 236 70% 95 28% 105 31% 200 59%
1990 429 341 80% 168 39% 116 27% 284 66%
Eval. 2000 497 420 85% 241 49% 152 31% 393 79%
* Con conexión domiciliaria o fácil acceso.
** Solamente alcantarillado, en la gran mayoría de los casos sin tratamiento de los efluentes.
El Cuadro 2 muestra un crecimiento continuo de la
población servida y el incremento del porcentaje de
cobertura en agua y saneamiento en América Latina
y el Caribe. Debe recordarse que en 1991 se presentó
una epidemia de cólera en esta Región, después
de más de un siglo de ausencia de esta
enfermedad. Este fenómeno obligó a dar especial
importancia a la calidad del agua para consumo
humano.Tradicionalmente, en América Latina se le
había dado prioridad a los aspectos de cobertura
sobre la calidad del agua y de los servicios. Es posible
que la mayor importancia que se le dió a la
mejora de la calidad del agua, a la desinfección de la
misma y al saneamiento al iniciarse la década de los
noventa, se deba en parte a la reorientación en la
asignación de las inversiones hacia los mencionados
parámetros, en detrimento de los recursos que anteriormente
se dedicaban a aumentar la cobertura en
agua, lo que explicaría el incremento más lento de
la misma en la década de 1990.
Con la información del Cuadro 2 se elaboró el
Cuadro 3, que indica la población sin agua potable
y sin saneamiento en América Latina y el Caribe.
CUADRO 3
Población sin agua y sin algún grado de saneamiento en América Latina y el Caribe
(en millones de habitantes)
Año Total Sin acceso a agua potable Sin algún grado de Con alcantarillado sin
saneamiento tratamiento de efluentes
1960 209 140 67% N.D. – N.D. –
1971 287 135 47% N.D. – N.D. –
1980 339 103 30% 139 41% N.D. –
1990 429 88 20% 145 34% 150 90%
Eval. 2000 497 77 15% 103 21% 208 86%
Informe Regional
25
Segunda Parte La Situación Regional
FIGURA 2. América Latina y el Caribe
Cobertura Agua Potable: Año 1998
FIGURA 3. América Latina y el Caribe
Cobertura Agua Potable: Año 1960

Informe Regional
27
Segunda Parte La Situación Regional
FIGURA 4. Población servida: agua potable y alcantarillado en América Latina y el Caribe
años 1960-2000
Total
Con agua
Con alcantarillado
FIGURA 5. Población sin servicio de agua potable y sin servicio de saneamiento en América Latina
1980 – 2000
Población total
Sin saneamiento
Sin agua
Cabe mencionar que se tuvieron que adaptar algunos
criterios para uniformar la información que se
presenta en la Evolución de la Cobertura de los Servicios
de Agua Potable y Saneamiento. Dentro de las
principales diferencias se encuentran las siguientes:
◗ Los criterios para caracterizar lo que es urbano y
rural no son uniformes a lo largo de las evaluaciones
realizadas. En el ejercicio de la Evaluación
2000, todavía se verificaron significativas diferencias.
Algunos países consideran rurales a poblaciones
menores de 5.000, 2.000 y 1.000 habitantes.
Otros consideran urbanas a las capitales de las
unidades político-administrativas, independientemente
de su tamaño.
Informe Regional
28
Segunda Parte La Situación Regional
◗ Las definiciones referidas a sistemas de provisión
de agua potable de “Fácil Acceso” y a sistema de
saneamiento “in situ” a lo largo de las evaluaciones,
no han sido uniformes. En la Evaluación
Global 2000, la OMS considera como “Fácil
Acceso” un servicio que puede proporcionar por
lo menos 20 litros por habitante por día de agua
inocua hasta 1 kilómetro de distancia. En la
Región de las Américas la mayoría de los países
ha establecido criterios más estrictos para considerar
el fácil acceso, que generalmente pueden ser
400 metros y 200 metros de distancia, y dotaciones
de 40 y 50 litros por habitante por día.
◗ Mientras muchos países consideran como población
servida a toda la que tiene conexiones
domiciliarias, otros consideran que ésta no está
servida si el agua es de mala calidad y no cumple
las normas de potabilidad, aunque tenga conexión
domiciliaria.
◗ Algunos países consideran como servida o con fácil
acceso a la población que está recibiendo soluciones
concentradas de cloro para desinfectar el agua.
Otros consideran que éstas son solamente medidas
temporales mientras se logra resolver un problema
de falta de servicio de agua adecuado y confiable, y
no incluyen a esta población como servida.
◗ Muchos países consideran que la población
conectada a una red de alcantarillado está saneada
aunque las aguas residuales no estén siendo tratadas.
Otros hacen una diferenciación entre los términos
“con alcantarillado” y “con saneamiento”,
donde “con saneamiento” significa, “con tratamiento
de aguas residuales”.
◗ Varios países consideran la disposición de aguas
residuales y excretas urbanas “in situ” como una
solución aceptable de saneamiento aunque se esté
incrementando la contaminación y el contenido
de compuestos de fósforo y nitrógeno en las
aguas subterráneas.
Por consiguiente, se tienen dificultades para establecer
un criterio compatible con los países, lo que
hace que las comparaciones de los resultados de esta
evaluación con los de años anteriores sean poco
precisos. Sin embargo, la información provista por
los países en esta oportunidad permite establecer
una línea de base para el futuro seguimiento del sector
mediante sistemas de información que serán
continuamente actualizados por los países.
En la Región de América Latina y el Caribe, el
aumento de la cobertura de abastecimiento de agua
y de saneamiento en las áreas urbanas implica necesariamente
la ampliación de la infraestructura y el
mejoramiento de las condiciones de funcionamiento
de las instalaciones existentes. En muchos
casos las instalaciones para abastecimiento de agua,
líneas de conducción, estaciones de bombeo, plantas
de tratamiento, tanques y redes de distribución
necesitan de rehabilitación y ampliación. Tuberías
antiguas frecuentemente presentan serios problemas
de fugas que solo pueden ser solucionados con su
sustitución.
En el caso de los sistemas de alcantarillado, las
expansiones para aumento de cobertura implican la
ampliación de la infraestructura, redes e instalaciones
de tratamiento. Por el crecimiento urbano
muchas ciudades de la Región tienen sus sistemas
de alcantarillado sanitario totalmente obsoletos,
incapaces de hacer frente a la cantidad creciente de
aguas residuales domésticas y efluentes industriales.
Estudios realizados en la Región indican que un
gran número de instalaciones de tratamiento de
aguas residuales está abandonada o funcionando
precariamente.
Estos trabajos de ampliación y rehabilitación, de alta
prioridad, están condicionados a la disponibilidad
de recursos financieros y de una capacidad operativa
para su planificación y ejecución.
Todavía en los países de la Región existen serias deficiencias
en la operación y mantenimiento de las instalaciones
y equipos. Esto ocasiona interrupciones
en el servicio, pérdidas en los sistemas de distribución,
fallas en la desinfección, desperfectos en medidores,
todo lo cual compromete la eficiencia del
servicio y la calidad del agua puesta a disposición de
los usuarios. El serio problema de pérdidas en los sistemas
de distribución es muchas veces una de las causas
de la falta de agua en áreas periféricas, lo que tiene
gran repercusión en el desequilibrio financiero de los
organismos operadores debido a la cantidad de agua
no contabilizada.Asimismo, deficiencias de operación
y mantenimiento se observan en los sistemas de
alcantarillado, resultando en obstrucciones, desbordamientos
en los pozos de inspección e interrupciones
del funcionamiento de estaciones de bombeo.
Informe Regional
29
Segunda Parte La Situación Regional
Para analizar en más detalle la situación de los servicios
en la Región de las Américas, se han dividido
los países que la constituyen, en seis grupos diferentes.
Con el propósito de facilitar el análisis, se ha
tratado de incluir en cada grupo a los países que
presentan cierta afinidad o características similares
en la evolución y en el desarrollo del sector.
GRUPO I
Países altamente desarrollados con cobertura total: Canadá y Estados Unidos.
GRUPO II
Países en etapa intermedia de desarrollo, con cobertura intermedia, que por su dimensión
conviene analizar en forma independiente de países menos poblados: Brasil y México.
Informe Regional
30
Segunda Parte La Situación Regional
Informe Regional
31
Segunda Parte La Situación Regional
GRUPO III
Países de características similares, considerados en varios estudios como una subregión de la OPS.
Este grupo está integrado por los países andinos: Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.
GRUPO IV
Países de características similares, considerados en varios estudios como una subregión de la OPS.
Los países que conforman el Cono Sur: Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay.
Informe Regional
32
Segunda Parte La Situación Regional
Informe Regional
33
Segunda Parte La Situación Regional
GRUPO V
Países de características similares, considerados en varios estudios como una subregión de la OPS.
Aquí se incluye América Central, Caribe Hispano y Haití: Belice, Costa Rica, Cuba, El Salvador,
Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico y República Dominicana.
GRUPO VI
Países participantes de la cuenca del Caribe. Este grupo está conformado por los países del Caribe
Anglo, Franco y Holandés Parlantes, Guyana y Suriname: Anguila, Antigua y Barbuda,
Antillas Neerlandesas, Aruba, Bahamas, Barbados, Bermuda, Dominica, Guayana Francesa,
Granada, Guadalupe, Islas Caimán, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas,
Islas Vírgenes de los Estados Unidos, Jamaica, Martinica, Montserrat, San Kitts y Nevis,
Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Suriname, y Trinidad y Tabago.
Informe Regional
34
Segunda Parte La Situación Regional
Informe Regional
35
Segunda Parte La Situación Regional
2.4 DESIGUALDADES EN EL ACCESO Y
USO DE LOS SERVICIOS DE AGUA
POTABLE EN AMÉRICA LATINA Y EL
CARIBE
Uno de los aspectos que en la actualidad produce
mayor preocupación en los países es la desigualdad
que enfrentan los grupos económicamente más desventajados
en la provisión de servicios básicos, entre
los que se destaca el abastecimiento de agua potable.
La información disponible sobre los servicios de
agua potable no incluye aspectos relacionados con las
desigualdades existentes, a excepción de algunos
pocos países donde se relaciona con la distribución
por grandes regiones geográficas, incluyendo áreas
urbanas y rurales y grandes áreas metropolitanas. Por
otro lado, los datos disponibles por parte de los organismos
operadores y de las instituciones que regulan
y controlan los servicios no permiten realizar estudios
más profundos que incluyan aspectos distributivos
de acuerdo con ingresos o gastos y otras variables
de tipo socio económico de los hogares.
Utilizando las encuestas de hogar de propósitos
múltiples, se llevó a cabo, de forma complementaria
al proceso de Evaluación 2000, un estudio sobre las
condiciones generales de las viviendas y las desigualdades
en el suministro, uso y gasto con el agua
en once países de América Latina y el Caribe: Bolivia,
Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador,
Jamaica, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Perú.
Para la realización del estudio se consideraron solamente
los países que disponen de los datos requeridos
entre los años 1995 y 1999. El Cuadro 4 presenta
los países en estas condiciones con los respectivos
tipos de encuestas. Como se podrá observar no todas
son del tipo Living Standards Measurements Surveys
(LSMS) pero son suficientemente similares para que
los resultados puedan ser comparables. En Brasil, las
encuestas anuales (PNAD) no incluyen gastos del
hogar, solamente informaciones sobre ingreso.
Del estudio realizado se destacan las siguientes consideraciones
generales:
◗ Las desigualdades en el acceso y uso de los servicios
de agua potable para las familias están relacionadas
a las desigualdades en los niveles de
gasto/ingreso de las mismas. En los diversos países
analizados, el acceso y uso de los servicios de agua
potable con conexión domiciliaria aumentan en
la medida que se consideran grupos de población
con mayores niveles de gasto/ingreso per cápita.
◗ Las diferencias en el acceso al agua potable no se
deben exclusivamente a diferencias en ingresos o
gastos de las familias. En los servicios con conexión
domiciliaria, se encontró en todos los países analizados
que en las áreas rurales es menor la proporción
de personas que cuentan con este tipo de acceso a
agua, a pesar que la comparación se haga para grupos
de hogares de similares niveles de ingresos. En
parte, estas diferencias podrían explicarse por la baja
densidad poblacional de las zonas rurales que no
permiten afrontar costos fijos propios de la inversión
en sistemas de redes públicas o la menor capacidad
de estas zonas en captar la atención de las
autoridades y los fondos de inversión pública.
◗ Las diferencias en el acceso y uso de los servicios
de agua potable entre áreas urbanas y rurales son
tales que ni siquiera en los deciles de hogares
rurales de mayores ingresos la proporción de
familias con conexión domiciliaria alcanza a la de
los deciles más pobres del ámbito urbano.
◗ No se encuentra que la desigualdad en el acceso
al agua potable a través de conexión domiciliaria
sea siempre mayor en aquellas zonas donde también
es mayor la desigualdad en la distribución
del ingreso. En algunos países el acceso al servicio
con conexión domiciliaria en áreas urbanas
puede ser bastante homogéneo entre los distintos
deciles de hogares, a pesar que en términos de
distribución del ingreso exista una gran desigualdad.
Por el contrario, es posible encontrar situaciones
en donde existe una gran desigualdad en
términos de acceso y no así en términos de ingresos
o gasto familiar.
◗ Se observa que en algunos países las áreas rurales
presentan niveles promedio de acceso al agua
potable con conexión domiciliaria muy bajos y a
su vez con bajos índices de desigualdades referidos
al ingreso/gasto familiar. Esto implica un
escenario en el que el acceso a agua es igualitariamente
deficiente.
◗ En los países donde ha sido posible conocer la
situación de los sistemas, respecto a la regularidad
en el suministro de agua, se encuentra que la continuidad
no siempre es mayor en las zonas donde
habitan familias con mayores ingresos. Esto se
encuentra asociado a la calidad de la prestación del
servicio, con la posible existencia de restricciones
de oferta del recurso hídrico y de la operación y
mantenimiento deficiente de los sistemas.
◗ Las familias que no cuentan con conexión domiciliaria
de agua potable, tienen que recorrer cierta
distancia para poder abastecerse y se considera
que por lo general son familias, de bajos ingresos
y el no disponer de acceso con conexión domiciliaria
les impone costos adicionales. Asimismo,
tanto el tiempo como la distancia tienden a ser
mayores en la medida que el tipo de suministro
de agua potable sea más deficiente.
Informe Regional
36
Segunda Parte La Situación Regional
CUADRO 4
Países, tipo y año de las encuestas en América Latina y el Caribe, con información sobre
gastos del hogar, suministro y uso de agua en el domicilio
País Tipo de Encuesta Año
Bolivia Encuesta Continua de Hogares 1999
Brasil * Encuesta sobre Patrones de Vida (PPV) 1996-1997
Chile Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (CASEN) 1998
Colombia Encuesta Nacional de Calidad de Vida (ENCV) 1997
Ecuador Encuesta de Condiciones de Vida 1998
El Salvador Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM) 1998
Jamaica Jamaican Survey of Living Conditions (JSLC) 1998
Nicaragua Encuesta de Hogares sobre Medición de Nivel de Vida (EMNV) 1998
Panamá Encuesta de Niveles de Vida (ENV) 1997
Paraguay Encuesta Integrada de Hogares 1997-1998
Perú Encuesta Nacional de Niveles de Vida (ENNIV) 1997
(*) Cubre dos regiones del país – Noreste y Sudeste.
Informe Regional
37
Segunda Parte La Situación Regional
◗ Con relación al tema de la desinfección domiciliaria
del agua para consumo humano, deben tenerse
en cuenta dos factores. Primero, que la desinfección
intradomiciliaria debe depender siempre de la
calidad del servicio que recibe el hogar, puesto que
si es considerada lo suficientemente buena por los
usuarios, no se les dará desinfección alguna.
Segundo, el desinfectar el agua implica costos en
los que debe incurrir el hogar y en la medida que
los ingresos sean muy bajos es posible que sea más
difícil afrontarlos. El tener en cuenta estos dos factores
ayuda a comprender porque en algunos países
es posible encontrar que la desinfección
domiciliaria sea baja en hogares de familias pobres
ya que no pueden afrontar los costos, o en familias
ricas, porque utilizan un agua de buena calidad.
◗ La relación precisa entre la incidencia de diarrea
en menores y el acceso y uso de los servicios de
agua potable es difícil de establecer. La razón de
ello radica en que tanto lo uno como lo otro
están relacionados con el ingreso o gasto familiar.
Esto lleva a observar que en las familias donde el
tipo de acceso y uso de los servicios es mayor, la
incidencia de diarrea en niños es menor. Sin
embargo, el saber cuánto de esta reducción en
casos de diarrea se debe a un puro efecto del
ingreso y cuánto a una mejor calidad del agua
atribuible a un mejor acceso, exige un análisis
estadístico más preciso y que demande el uso de
variables no disponibles para el presente estudio.
Lo que sí se puede establecer es que mayores
ingresos están asociados a un mejor acceso al agua
y esto, a una menor presencia de diarrea en niños.
◗ Una constante para todos los países analizados es
que el gasto per cápita con el servicio de agua
potable tiende a crecer entre familias con mayores
niveles de gasto total per cápita. Adicionalmente,
se encuentra que es común que en áreas
urbanas el gasto en agua sea mayor que en las
zonas rurales, aún cuando se comparan familias de
similar situación económica. Esto, puede estar
asociado a diferencias en las tarifas pagadas, lo que
a su vez puede reflejar diferencias en los tipos de
acceso entre zonas.
◗ En diversos países, al analizar el gasto con respecto
al servicio de agua potable por tipo de
suministro, se encuentra que existe un grupo de
familias, generalmente de bajos ingresos, que por
no disponer de conexión domiciliaria, deben gastar
para abastecerse con agua potable un monto
similar al que gastan familias en mejor situación
económica. Este es el caso, por ejemplo, de quienes
compran agua de camiones o aguateros.
◗ En todos los países estudiados se encuentra que la
proporción del gasto total que las familias destinan
al uso y consumo de agua potable, disminuye en los
grupos de familias con mayores niveles de ingresos
o gastos. Esto ocurre tanto en áreas urbanas como
rurales y es más frecuente en el ámbito urbano. La
implicancia de esto radica en que son finalmente
los más pobres quienes proporcionalmente a sus
ingresos, terminan gastando más en agua.
En la medida en que se pueda lograr un mayor
conocimiento sobre las condiciones de equidad de
la población de América Latina y el Caribe con
relación al acceso y uso de los servicios de agua
potable, se podrán identificar las prioridades de
acuerdo a las necesidades de los grupos más necesitados.
Sin duda, la equidad es un tema complejo
que no tiene soluciones inmediatas; sin embargo,
para lograr la meta de la universalización de los servicios
de agua potable es necesario examinar las
posibles estrategias relacionadas con la oferta nacional
de los servicios y analizar cómo las agencias
nacionales e internacionales de cooperación técnica
y financieras podrían apoyar o promover inversiones
en ese aspecto, así como estimular el establecimiento
de políticas sectoriales de financiamiento de la
expansión, mejoramiento de la infraestructura y de
la operación de los servicios.
3.1 INTRODUCCIÓN
La información obtenida en la
Evaluación 2000 ha permitido
una visión amplia de la situación
de los servicios de abastecimiento
de agua potable y saneamiento en los
países de la Región, posibilitando la
identificación de los principales problemas
sectoriales y la disponibilidad de un
acervo de información que será de gran
valor para definir la situación actual, analizar
tendencias, hacer proyecciones y
establecer prioridades.
T e r c e r a P a r t e
Es importante tener presente que la Evaluación
2000 incluyó, por primera vez, a Estados Unidos,
Canadá y el Caribe de origen Francés y Holandés,
por lo que en la situación regional al incluir a estos
países, se hace un poco difícil las comparaciones,
para efectos de progresos o retrocesos, con respecto
a la situación regional de las evaluaciones anteriores,
que no contaron con la información correspondiente
de esos países.
En el Cuadro 5 se presenta
un resumen de la
población urbana, rural
y total de cada uno de
los seis grupos mencionados
en la segunda
parte. En este cuadro se presenta además un resumen
de la población de América Latina y el Caribe.
39
ANÁLISIS DE
LA SITUACIÓN
REGIONAL
CUADRO 5
Población de la Región de las Américas estimada a 1998, por grupos de países
(en miles de habitantes)
Resumen por Grupos
Población Urbana % Urbana Población Rural % Rural Población Total % Región
Total GI 209.552 71,59 81.805 28,41 292.704 37,05
Total GII 197.232 76,57 60.355 23,43 257.587 32,60
Total GIII 76.983 72,08 29.814 27,92 106.797 13,52
Total GIV 51.029 84,88 9.090 15,12 60.119 7,61
Total GV 35.345 54,19 29.883 45,81 65.228 8,26
Total GVI 5.308 69,79 2.298 30,21 7.606 0,96
Total Región 575.447 72,84 214.592 27,16 790.039 100,00
Total ALAC 365.896 73,57 131.439 26,43 497.335 100,00
Informe Regional
40
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
En las Figuras 6 y 7 se muestra el porcentaje de
población correspondiente a cada grupo de países,
en la Región de las Américas y en América Latina y
el Caribe, respectivamente.
FIGURA 6. Región de las Américas:
Población de los Grupos Analizados
FIGURA 7. América Latina y el Caribe:
Población de los Grupos Analizados
El Cuadro 6 y la Figura 8 muestran la distribución del promedio del Producto Nacional Bruto (PNB) de la
población en los Grupos de Países en 1998.
Informe Regional
41
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
CUADRO 6
Promedio del Producto Nacional Bruto (PNB) por Grupos de Países, 1998
Grupos de Países Población Promedio per cápita (US$) % del PNB total de
las Américas
Grupo I 292.704 28.170,60 81,06
Grupo II 257.587 4.336,20 11,15
Grupo III 106.797 2.455,49 2,62
Grupo IV 60.119 6.607,43 3,96
Grupo V 65.228 1.830,62 0,98
Grupo VI 7.606 3.635,94 0,23
FIGURA 8
Promedio per cápita del PNB por grupos, 1998
En el Anexo I del presente Informe se muestran los
resultados del procesamiento de la Evaluación 2000
sobre el abastecimiento de agua potable y saneamiento
urbano y rural para cada uno de los seis grupos
en que se ha dividido la Región de las Américas.
3.2 DESARROLLO HUMANO
Desde hace mucho tiempo se reconoce que existe una
correlación entre la calidad y cobertura de los servicios
de abastecimiento de agua potable y saneamiento con
la calidad de vida y la salud. La experiencia indica que
las enfermedades y las epidemias de origen hídrico
tienden a desaparecer en los lugares bien saneados,
donde además de una alta cobertura de los servicios, se
dispone de calidad en el suministro del agua para consumo
humano y en la recolección, tratamiento y disposición
sanitaria de las aguas residuales y excretas.
En los Estados Unidos y Canadá los Índices de Desarrollo
Humano (IDH) del PNUD son sumamente
favorables: 0,96 en Canadá y 0,93 en Estados Unidos
de América, lo que pone a estos dos países en el
segundo y tercer lugar en el mundo, respectivamente,
después de Noruega. La esperanza de vida al
nacer (79,2 años en Canadá y 77,0 años en Estados
Unidos de América), y la situación de salud de estos
dos países son las mejores de la Región. Asimismo,
la morbilidad y mortalidad son típicas de los países
desarrollados, manifestada por enfermedades crónicas,
tales como cáncer y enfermedades cardiovasculares,
entre otras.
Los IDH de Brasil y México (0,80 para Brasil y 0,86
para México) son altos a nivel latinoamericano. La
esperanza de vida al nacer es de 67,2 años en Brasil
y de 72,5 años en México. Estos países presentan
cuadros de morbilidad y mortalidad típicos de los
países en vías de desarrollo caracterizados por enfermedades
diarreicas agudas y alta mortalidad infantil;
sin embargo, en ciertas áreas, principalmente en las
grandes urbes, las enfermedades cardiovasculares y el
cáncer han adquirido importancia.
En los países andinos los IDH son: 0,589 en Bolivia,
0,747 en Ecuador y 0,739 en Perú. La esperanza de
vida al nacer es de 62,2 años en Bolivia, 71,0 años
en Colombia, 69,9 años en Ecuador, 68,9 años en
Perú, y 72,8 años en Venezuela.
Los IDH de los países del Cono Sur son: 0,827 en
Argentina, 0,847 en Chile, y 0,883 en Uruguay. La
esperanza de vida al nacer es de 70,1 años en Argentina;
75,2 años en Chile; 70,0 años en Paraguay, y
72,8 años en Uruguay.
La esperanza de vida al nacer es de 75,1 años en
Belice; 75,6 años en Costa Rica; 74,4 años en Cuba;
69,6 años en El Salvador; 64,6 años en Guatemala;
69,8 años en Honduras; 68,5 años en Nicaragua;
74,0 años en Panamá; 74,2 años en Puerto Rico y
de 69,5 años en República Dominicana.
La Evaluación 2000 manifiesta en la Región una
correlación entre la cobertura y el Índice de Desarrollo
Humano, según se muestra a continuación en
la Figura 9.
Informe Regional
42
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
1 El Índice de Desarrollo Humano (IDH) consiste de tres componentes que definen el desarrollo humano: longevidad (expectativa de vida), nivel educacional (nivel
de alfabetización en los adultos y años promedios de instrucción escolar) y estándar de vida (PIB ajustado al costo local de vida). El IDH facilita la determinación
de prioridades para la intervención de políticas y la evaluación del progreso en el tiempo. Asimismo, permite la comparación de experiencias entre los diferentes
países. Cada indicador que integra los tres componentes se compara con un valor máximo y mínimo establecido para ese indicador, lo que resulta en un conjunto
de índices entre 0 y 1.
FIGURA 9
Correlación IDH vs. Cobertura Agua Potable y Saneamiento en diez países de la Región*
* Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Ecuador, USA, México, Perú y Uruguay
Los diez países representan una muestra de alrededor del 82% de la población de la Región de las Américas: 645 millones habitantes.
3.3 COBERTURA DE LOS SERVICIOS DE
AGUA POTABLE Y SANEAMIENTO EN
LOS DISTINTOS GRUPOS DE PAÍSES
Los análisis que se muestran en este capítulo se
basan en datos que se presentan para la Evaluación
2000, correspondientes al decenio 1991-2000 y
referenciados al año1998 y los datos para la Evaluación
1990, corresponden al Decenio Internacional
de Agua Potable y Saneamiento 1981-1990 y están
referenciados al año 1988.
GRUPO I:
Canadá y Estados Unidos de América
El criterio utilizado para agrupar estos dos países se
fundamenta principalmente en su alto nivel de desarrollo
económico. Por consiguiente, los servicios de
agua potable y saneamiento tienen una cobertura
prácticamente universal.
Este grupo con 292,704 millones de personas,
correspondiente al 37,05% de la población de las
Américas, está constituido por los dos países más
desarrollados de la misma. En sus informes sobre la
última década manifiestan coberturas del 100% en
abastecimiento de agua potable.
La cobertura en saneamiento es del 100% en el
medio urbano, correspondiendo un 94,92% a alcantarillados
convencionales y un 5,08% cubiertos con
sistemas “in situ”. En el medio rural la cobertura de
saneamiento es del 99,94%, correspondiendo un
31,17% a alcantarillado, y un 68,77% con disposición
“in situ”.
En estos países el 97,88% de los efluentes de alcantarillado
reciben tratamiento.
Más que estadísticas sobre cobertura en agua y saneamiento
en estos países se llevan estadísticas sobre
vivienda, pues la legislación y reglamentación no
permiten una vivienda sin estos servicios básicos.
Existe preocupación por parte de las personas insolventes
que no le pueden hacer frente al problema de
la vivienda, habiendo numerosas instituciones públicas
y privadas que colaboran en este campo.
La política de cobertura total es afectada temporalmente
por desastres naturales (huracanes, inundaciones,
sequías, tornados, terremotos, etc.) existiendo
un sistema de seguros, y recursos federales que brindan
apoyo en la solución de estos problemas.También
se suelen presentar interrupciones en el
servicio por fallas de tuberías muy antiguas, o por
trabajos de renovación de la infraestructura.
En general, se puede afirmar que en estos países el
sector de agua potable y saneamiento es muy fuerte.
Se caracterizan por una regulación muy estricta y
por la descentralización en el ámbito comunal y
municipal. La atención local de los problemas de
agua potable y saneamiento se facilita por el hecho
de que el sistema financiero, la consultoría privada y
las empresas constructoras están muy desarrollados.
Todo lo anterior tiene su respaldo básico en la capacidad
y voluntad de la población para pagar los servicios.
Estos países enfrentan nuevos problemas causados
por el incremento de la contaminación ambiental, y
necesitan hacer grandes inversiones para reemplazar
la infraestructura que ha agotado su vida útil o está
obsoleta. La creciente demanda de estándares y de
una regulación orientada a la protección del
ambiente y la salud en estos países, obliga a mejorar
continuamente los sistemas de tratamiento tanto para
potabilizar el agua, como para tratar los efluentes de
origen doméstico, agropecuario e industriales.
GRUPO II: Brasil y México
La integración de estos países en este grupo, aunque
diferentes, se basa en sus respectivos tamaños y cantidad
de población.
Este grupo, integrado por los dos países con población
más grande en América Latina, (257,586 millones
de habitantes) constituye el 32,60% de la
población de las Américas y el 51,79% de la población
de América Latina.
La cobertura total de agua potable lograda por
ambos países es del 88,09%, siendo 95,23% en el
área urbana, constituyendo la cobertura más alta de
la Región después de la del Grupo I. En el área
Informe Regional
43
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
rural la cobertura es del 64,79%, estando un 37,39%
de la población servida con conexión domiciliaria,
y un 27,40% con fácil acceso.
Es obvio que estos dos países deben dar mayor atención
al abastecimiento de agua rural. En la Evaluación
2000, Brasil no suministró información sobre
cobertura en desinfección del agua para consumo
humano, pero los Informes Analíticos del mismo
Brasil y de México reportan que en las áreas urbanas
se está aplicando una política de cloración universal
que ha tenido sus dificultades en el pasado,
pero que ha sido fortalecida con posterioridad a la
epidemia de cólera de 1991. También se está tratando
de incrementar la desinfección del agua en el
área rural.
La cobertura de saneamiento de los dos países es del
80,23%. En el área urbana la cobertura es del 91,27%,
correspondiendo un 64,63% a alcantarillado y un
26,63 a disposición “in situ”. En el área rural la
cobertura es del 44,18%, correspondiendo el 8,73% a
alcantarillado, y el 35,44% a disposición “in situ”.
Se estima que solamente el 12,57% de los efluentes
de alcantarillado reciben algún grado de tratamiento.
La cobertura en abastecimiento de agua y saneamiento
en Brasil y México ha evolucionado
durante la última década de la siguiente manera:
La diferencia en cobertura que se observa en Brasil
en agua potable cuando se comparan las cifras de la
Evaluación 2000 con la de la década anterior, se
debe probablemente a una sobrestimación de la
población abastecida con conexiones y con sistemas
de fácil acceso durante la evaluación de la década de
los ochenta.
GRUPO III: Países Andinos
Este grupo, integrado por Bolivia, Colombia, Ecuador,
Perú y Venezuela suma un total de 106,797
millones de habitantes, constituye el 13,52% de la
población de las Américas y el 21,47% de la población
de América Latina.
La cobertura total de agua potable, lograda por los
países del grupo III es del 82,00%, siendo la cobertura
en el área urbana de 90,30% y la del área rural
de 60,57%, estando un 71,09% de la población total
servida con conexión domiciliaria, y un 10,91% con
fácil acceso. Considerando la baja cobertura observada
en las zonas rurales, 38,69% con conexión
domiciliaria y 21,88% con sistemas de fácil acceso,
estos países deberían dar mayor atención al abastecimiento
de agua potable rural. Cabe mencionar que
las coberturas en agua de los países individualmente
están muy cerca del promedio del grupo.
En las áreas urbanas se está aplicando una política de
promoción de la desinfección del agua para consumo
humano, habiéndose logrado una cobertura
en desinfección del agua distribuida en el medio
urbano del 98% en Venezuela, 84% en Colombia y
80% en Perú, país en el que se ha intensificado su
uso con posterioridad a la epidemia de cólera de
1991, la cual se inició en la costa peruana. En Ecuador
la cobertura en el medio urbano con agua desinfectada
es del 60%, y en Bolivia del 26%. En vista
de estos resultados, independiente del gran desafío
con la desinfección a nivel rural, es todavía necesario
hacer un esfuerzo adicional para aumentar la
desinfección del agua potable distribuida en las áreas
urbanas, especialmente en Bolivia donde la baja
cobertura encierra un riesgo grande para la salud
humana.
La cobertura total de saneamiento del grupo es del
73,85%. El saneamiento urbano es del 85,44%,
correspondiendo un 68,26% a alcantarillado y un
17,19% a disposición “in situ”. El saneamiento rural
es del 43,93%, correspondiendo el 15,34% a alcantarillado,
y el 28,59% a disposición “in situ”. Solamente
el 11,54% de los efluentes de alcantarillado
reciben algún grado de tratamiento.
Informe Regional
44
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
Agua Potable Con Saneamiento
Brasil
EV 1990 96% 78%
EV 2000 89% 85%
México
EV 1990 69% 45%
EV 2000 87% 72%
La cobertura en abastecimiento de agua y saneamiento
en los Países Andinos ha evolucionado
durante la última década de la siguiente manera:
La diferencia de cobertura que se observa en Venezuela
cuando se comparan las cifras de la Evaluación
2000 con la de la década anterior se debe a una
sobrestimación de la población abastecida con agua
potable con sistemas de “fácil acceso” y de la población
servida con sistemas de saneamiento “in situ”.
El análisis sectorial desarrollado en 1998 por
HIDROVEN con el apoyo de la OPS provee un
alto grado de confiabilidad a los datos de la Evaluación
2000.
Durante el decenio de los noventa se logró fortalecer
la cobertura de estos servicios en Bolivia, Ecuador
y Perú. En Perú, el Gobierno dio mucho apoyo
al sector, dentro de las acciones tomadas para combatir
la epidemia de cólera que se inició en este país
en 1991. La cobertura alta hace que muchos de los
recursos anteriormente dedicados a ampliar la
misma, hayan pasado a la rehabilitación y mantenimiento
de la infraestructura existente.
GRUPO IV: Países del Cono Sur
Este grupo, integrado por Argentina, Chile, Paraguay
y Uruguay, cuenta con una población de
60,119 millones de habitantes, constituyendo el
7,61% de la población de las Américas y el 12,09 %
de la población de América Latina y el Caribe.
La cobertura total de agua potable lograda por el
grupo es del 80,32% y del 88,23% en el área
urbana, siendo 78,85% con conexiones domiciliares
y 9,38% con sistemas de fácil acceso. En el medio
rural la cobertura de agua potable es del 35,88%,
estando un 28,19% de la población servida con
conexión domiciliaria, y un 7,69% con fácil acceso.
En las áreas urbanas se está aplicando una política de
cloración universal, siendo la desinfección del agua
urbana cercana al 100%.
Considerando la baja cobertura de abastecimiento
de agua en el medio rural, estos países deben dar
mayor atención a este aspecto, especialmente Paraguay
donde el porcentaje de población rural es bastante
alto (45,81%). Por otro lado, en este grupo de
países se está tratando de incrementar la desinfección
del agua en el área rural.
La cobertura total de saneamiento del grupo es del
85,33%. En el área urbana la cobertura es del
89,89%, correspondiendo un 60,78% a alcantarillado
y un 29,11% a sistema “in situ”. En el área
rural la cobertura de saneamiento es del 59,70%,
correspondiendo el 1,75% a alcantarillado, y el
57,95% a disposición “in situ”.
Solamente el 16,54 % de los efluentes de alcantarillado
reciben algún grado de tratamiento.
La cobertura en abastecimiento de agua y saneamiento
en los países del Cono Sur ha evolucionado
durante la última década de la siguiente manera:
Informe Regional
45
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
Agua Potable Con Saneamiento
Bolivia
EV 1990 46% 34%
EV 2000 73% 63%
Colombia
EV 1990 88% 65%
EV 2000 91% 83%
Ecuador
EV 1990 58% 56%
EV 2000 70% 58%
Perú
EV 1990 58% 42%
EV 2000 75% 74%
Venezuela
EV 1990 89% 92%
EV 2000 84% 69%
Agua Potable Con Saneamiento
Argentina
EV 1990 64% 89%
EV 2000 79% 84%
Chile
EV 1990 86% 83%
EV 2000 94% 93%
Paraguay
EV 1990 33% 58%
EV 2000 44% 67%
Uruguay
EV 1990 85% 60%
EV 2000 98% 94%
Durante el decenio de los noventa se logró fortalecer
la cobertura en abastecimiento de agua en los
cuatro países del Cono Sur. Con excepción de
Argentina, que ya contaba con una alta cobertura en
abastecimiento de agua, también en el resto de los
países de este grupo se incrementó la cobertura en
saneamiento. Se asume que la disminución de la
cobertura de saneamiento en Argentina es probablemente
resultado de la sobrestimación en la evaluación
1990.
GRUPO V: Países de América Central,
Caribe Hispano y Haití
Este grupo, integrado por Belice, Costa Rica, Cuba,
El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua,
Panamá, Puerto Rico, y la República Dominicana,
cuenta con una población de 65,228 millones de
habitantes, que constituye el 8,26% de la población
de la Región de las Américas y el 13,12% de la
población de América Latina y del Caribe.
En agua potable la cobertura total alcanzada por el
grupo es del 78,61%, de la cual un 93,00% representa
la cobertura de estos servicios en el medio
urbano, siendo 79,18% la cobertura con conexiones
domiciliarias y 13,83% con sistemas de fácil acceso.
En muchas de las áreas urbanas, se está aplicando
una política de desinfección universal del agua distribuida,
habiendo un 100% de cobertura en Belice,
Costa Rica, Nicaragua, Panamá y Puerto Rico. En
República Dominicana la cobertura en desinfección
del agua en el medio urbano es del 95%, en
Cuba del 91%, en Honduras del 51%, en Guatemala
del 25% y Haití del 20%. Considerando la baja
cobertura en estos tres últimos países, es necesario
hacer un esfuerzo adicional para intensificar la desinfección
del agua potable distribuida en las áreas
urbanas en ambos países.
En el área rural la cobertura de agua potable del
grupo es del 61,59%, estando un 39,82% de la
población servida con conexión domiciliaria, y un
21,82% con fácil acceso. Los países que conforman
el grupo V, deben dar mayor atención al abastecimiento
de agua rural aunque se esté tratando de
incrementar la desinfección del agua en estas áreas.
La cobertura total en saneamiento del grupo es del
77,12%. En el área urbana la cobertura de saneamiento
es del 91,19%, correspondiendo un 49,72%
a alcantarillado y un 41,46% a sistemas “in situ”. En
el medio rural la cobertura es del 60,49%, correspondiendo
el 4,44% a alcantarillado, y el 60,49% a
disposición “in situ”.
Solamente el 23,71% de los efluentes de alcantarillado
de América Central y del Caribe Hispánico
reciben algún grado de tratamiento, valor que, aunque
bajo, es el más alto de América Latina.
La cobertura en abastecimiento de agua y saneamiento
en los países de América Central, el
Caribe Hispano y Haití ha evolucionado durante
la última década de la siguiente manera:
Informe Regional
46
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
Agua Potable Con Saneamiento
Belice
EV 1990 77% 73%
EV 2000 91% 48%
Costa Rica
EV 1990 94% 97%
EV 2000 95% 94%
El Salvador
EV 1990 41% 61%
EV 2000 59% 68%
Guatemala
EV 1990 60% 57%
EV 2000 80% 79%
Haití
EV 1990 42% 22%
EV 2000 46% 26%
Honduras
EV 1990 72% 62%
EV 2000 81% 70%
Nicaragua
EV 1990 53% 19%
EV 2000 67% 76%
Panamá
EV 1990 83% 84%
EV 2000 87% 93%
República Dominicana
EV 1990 52% 60%
EV 2000 88% 90%
La diferencia en las coberturas de saneamiento en
Belice se debe a una sobrestimación para los sistemas
“in situ” en el medio urbano y rural, además de la
adopción de criterios más rígidos en términos sanitarios.
En Costa Rica los criterios de clasificación de
los sistemas “in situ” como sanitariamente adecuados,
han sido más estrictos en la Evaluación 2000.
Durante el decenio de los noventa se logró fortalecer
la cobertura en abastecimiento de agua en todos
los países de América Central y el Caribe Hispano.
También se incrementó la cobertura en saneamiento
donde se resalta la situación de Nicaragua
(76%). Por su parte, Haití se mantuvo estancado con
coberturas bajas en agua y saneamiento.
Como se mencionó anteriormente, a menudo
cuando la cobertura alcanza niveles altos, los recursos
se orientan hacia la rehabilitación y mantenimiento
de la infraestructura existente.Tanto en Costa Rica
como en Belice la disminución observada en saneamiento
podría también estar relacionada con la atención
tardía al saneamiento de asentamientos de
poblaciones de inmigrantes de países vecinos. En
ambos países se hacen esfuerzos para hacer frente a
estos problemas. El enorme incremento en la cobertura
de saneamiento que se observa en Nicaragua se
atribuye a que en la evaluación de la década de los
ochenta no se contabilizaron las soluciones “in situ”,
lo que se reflejó en la baja cobertura total. La cobertura
de agua potable y saneamiento en República
Dominicana ha tenido un incremento notable
durante la década de los noventa, principalmente
debido a la mayor concentración de las inversiones
en el sector durante ese período.
GRUPO VI:
Países del Caribe Anglo-Francés, Holandés,
Guyana y Suriname
Este grupo, integrado por 24 países o territorios,
cuenta con una población de 7,606 millones de
habitantes, constituyendo el 0,96% de la población
de las Américas y el 1,53% de la Región de América
Latina y el Caribe. El grupo es diverso y comprende
extensiones muy grandes que van desde
Bermuda hasta la Guyana y Suriname. Dos de los
países más poblados del grupo, Jamaica y Trinidad y
Tabago, con un total de 3,824 millones de habitantes
comprenden el 50,28% de la población del
grupo. Los demás países del grupo, 22 en total
suman 3,772 millones de habitantes y debido a su
tamaño, en la mayoría de estos países no hay una
separación clara entre los ambientes urbano y rural.
La cobertura en agua lograda por la mayoría de los
países con poca población es muy alta, llegando al
100% en la mayoría de ellos, pero en Jamaica y Trinidad
y Tabago la cobertura es de 80,52% y 85,99%,
respectivamente. En la gran mayoría de países del
grupo se ha dado especial importancia a la desinfección
del agua distribuida, observándose una cobertura
muy cercana al 100% en la mayoría de ellos.
La cobertura total de saneamiento del grupo es
90,26%, para el área urbana 92,26% y para el área
rural 86,18%. En Jamaica y Trinidad y Tabago, la
cobertura es de 90,45% y 99,60%, respectivamente.
En algunos países con escaso territorio se está abusando
de la disposición “in situ” de las aguas residuales,
lo cual puede crear en el futuro problemas
con la calidad del agua subterránea (exceso de compuestos
de nitrógeno y fósforo).
A continuación se analiza la evolución durante el
último decenio de la cobertura en abastecimiento de
agua y saneamiento en los países del Caribe Anglo-
Francés, Holandés, Guyana y Suriname que
suministraron información para la “Evaluación del
DIAAPS en América Latina y el Caribe, 1980-1990”:
Informe Regional
47
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
Agua Potable Con Saneamiento
Bahamas
EV 1990 100% 56%
EV 2000 96% 100%
Barbados
EV 1990 100% 17%
EV 2000 100% 99%
Guyana
EV 1990 81% 86%
EV 2000 93% 85%
Suriname
EV 1990 72% 56%
EV 2000 86% 86%
Trinidad y Tabago
EV 1990 96% 99%
EV 2000 86% 100%
En estos países se observa que durante el decenio de
los noventa hubo cierta dificultad en mantener la
cobertura alcanzada en los países que la tenían alta.
En los países con cobertura menos alta se notó
algún progreso en la Evaluación 2000. El incremento
de la cobertura en saneamiento en Bahamas,
Barbados y Suriname se debe exclusivamente al
aumento de soluciones “in situ”, que predominan
en estos países, correspondiendo un 84% para Bahamas,
87% para Barbados y un 99% para Suriname.
3.4 COBERTURA Y CALIDAD DE LOS
SERVICIOS EN ÁREAS PERIURBANAS
Y RURALES
La Evaluación 2000 demostró claramente que pese
a los progresos observados en América Latina y el
Caribe, aún continúa el fuerte contraste entre la
cobertura y calidad del servicio en abastecimiento
de agua y saneamiento entre las áreas urbanas y
rurales. Asimismo en algunos de los países con alta
cobertura en áreas urbanas, como es el caso de
Argentina y Brasil, los niveles de cobertura en áreas
rurales son bastante bajos. Esto implica que se debe
continuar dando una atención especial a las áreas
rurales y reforzar los mecanismos de apoyo a la
población rural.
Las áreas periurbanas merecen igualmente un tratamiento
especial, ya que frecuentemente presentan
problemas complejos de abastecimiento de agua y
de saneamiento. Algunos países han introducido
enfoques novedosos para solucionar los problemas
de abastecimiento de agua y de saneamiento en
áreas periurbanas. Esas experiencias deben ser evaluadas,
documentadas y sus resultados ampliamente
divulgados.
La información disponible indica que en muchos de
los países de la Región hay todavía una parte de la
población que no cuenta con las condiciones mínimas
para satisfacer las necesidades básicas de abastecimiento
de agua y saneamiento, es decir, la
disponibilidad y fácil acceso a agua de buena calidad,
por lo menos 20 litros por persona por día, y a
una instalación adecuada para la disposición sanitaria
de excretas.
Esas inequidades necesitan ser corregidas, a través de
cambios de actitud, de procedimientos y de prioridades,
complementados con una efectiva movilización
social y participación comunitaria.
3. 5 CONTROL Y VIGILANCIA DE LA
CALIDAD DEL AGUA
En cuanto a la calidad del agua distribuida, Estados
Unidos de América y Canadá tienen el mejor control
de la Región. A pesar de que estos dos países
son líderes en el control de la calidad del agua para
consumo humano en la Región, existe en ellos preocupación
por la población que pueda estar
expuesta a contaminantes químicos, tóxicos o biológicos.
En los Estados Unidos de América existe preocupación
sobre la posibilidad de la presencia en el agua de
bebida de sustancias contaminantes anteriormente
no consideradas en las normas de calidad de agua
potable, entre ellas, algunos compuestos orgánicos,
incluyendo los sintéticos, subproductos de la desinfección.
La Agencia de Protección Ambiental de los
Estados Unidos (USEPA) tiene un plan estratégico
(Stratregic Plan Goal No. 2 “Clean Safe Water”) que
prevé que para el 2005 el 95% de la población servida
por sistemas de agua comunales reciba agua que
cumpla con las Normas de Agua Potable del país (en
1994 la meta era un 84%). La USEPA tiene previsto
incorporar, para el año 2005, diez nuevos contaminantes
de alto riesgo en sus programas de control de
la calidad del agua, entre ellos, subproductos de la
desinfección, arsénico y radón.
Por su importancia para la salud pública, la calidad
del agua merece especial atención. A pesar de los
progresos hechos en los últimos años, en América
Latina y el Caribe todavía se pueden observar problemas
de calidad del agua en la mayoría de los países,
en general consecuencia de deficiencias en la
operación y mantenimiento de los servicios. Sistemas
que funcionan con intermitencia, plantas de tratamiento
poco eficientes, ausencia o problemas con
la desinfección, redes de distribución en condiciones
precarias, conexiones domiciliarias clandestinas y
mal hechas y problemas con instalaciones domicilia-
48 rias, son algunos de los principales factores que con-
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
Informe Regional
tribuyen a comprometer la calidad del agua. A esto
se suman los arreglos institucionales y los recursos y
mecanismos para control y vigilancia, los cuales en
muchos países son inadecuados e insuficientes.
En los últimos años, con posterioridad a la epidemia
de cólera presentada en América Latina en 1991, se
logró un progreso significativo en la desinfección
del agua para consumo humano en las áreas urbanas,
pudiéndose decir que hay un esfuerzo regional tendiente
a lograr un 100% de desinfección. Aunque
hay interés en la desinfección del agua en los acueductos
rurales, el progreso ha sido más lento debido
a las dificultades en hacer llegar los desinfectantes a
lugares alejados, problema que se ha tratado de
resolver utilizando soluciones de desinfectantes
generados “in situ” a través de electrólisis de la sal
común (cloruro de sodio).
Varios países de América Latina y el Caribe han elaborado
planes nacionales para el control y vigilancia
de la calidad del agua para consumo humano, actividad
en la que cuentan con el apoyo de varias
agencias de cooperación externa que participan en
la implementación de la Declaración de Santa Cruz
de la Sierra. Esta Declaración, hecha a finales del
Siglo XX, en una conferencia cumbre regional,
expresa un consenso que bien sirve de inspiración y
guía para el nuevo milenio, pues dicta claramente los
fundamentos del saneamiento del agua: servicio
universal, inocuidad y protección continua del
recurso hídrico dentro del concepto de barreras
múltiples.
3. 6 COORDINACIÓN INTRA Y EXTRASECTORIAL
A NIVEL DE PAÍS
La ubicación del sector de abastecimiento de agua
potable y saneamiento dentro de la estructura del
Estado varía de un país a otro. En realidad, en la
mayoría de los países estos servicios no constituyen
un sector por sí mismo. Se les suele ubicar como un
subsector, dentro del sector salud (algunos países de
América Central), directamente en el Ministerio de
la Presidencia de la República (Perú), en el sector de
Informe Regional
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
servicios o de obras públicas en el sector de medio
ambiente y recursos naturales (México) o en el sector
ambiente (USEPA, Estados Unidos), entre otros.
La razón para la diversidad de la ubicación del sector
tiene su origen en que el agua es un recurso
esencial y de múltiples usos. El reconocimiento de
la importancia del recurso hídrico ha llevado a
muchos países a crear comités nacionales, estatales o
departamentales de recursos hídricos, autoridades de
cuencas hidrográficas, entre otros. Por esta razón los
ministerios de planificación, que en el fondo son
ministerios de coordinación de la inversión, casi
siempre están vinculados al manejo de los recursos
hídricos y a la prestación de los servicios de agua
potable y saneamiento, principalmente en relación
con la inclusión de los mismos dentro de los planes
nacionales de desarrollo.
Independientemente de donde organizacionalmente
se ubiquen, en el sector de abastecimiento de
agua potable y saneamiento, siempre debe existir
una coordinación a nivel nacional (Rectoría) para
estos servicios. Por lo general los ministerios de
salud están siempre involucrados en los aspectos del
agua relacionados con la salud, aun en los casos en
que los servicios hayan sido asignados a otro sector.
Igual sucede en relación con el sector ambiente, ya
que el manejo de los recursos naturales es inseparable
del recurso agua.
Por su naturaleza, estos servicios nunca saldrán del
control y regulación del Estado, entendiéndose las
nuevas tendencias hacia la privatización como concesiones
temporales a la empresa privada bajo el
control y supervisión estatal.
Algunos países de América Latina han hecho esfuerzos
para fortalecer las instituciones nacionales relacionadas
con los servicios de abastecimiento de agua
y saneamiento. Éste es el caso de Brasil que durante
la década de los ochenta fortaleció la Coordinación
Nacional y a las Empresas Estaduales de Saneamiento,
las cuales contaron con apoyo financiero del
Banco de la Habitación (BNH) para incrementar la
cobertura. Asimismo, durante el decenio de los
noventa, México logró fortalecer la coordinación
nacional y la cobertura en estos servicios. Para ello,
creó la Comisión Nacional del Agua, el Programa
Agua Limpia, y el Instituto Mexicano de Tecnología
del Agua (IMTA), habiendo logrado progresos
importantes en desinfección del agua para consumo
humano y algún progreso en el tratamiento de los
efluentes de alcantarillado.
3. 7 ORGANIZACIÓN DEL SECTOR Y
PRESTACIÓN DE LOS SERVICIOS
Los conceptos básicos sobre desarrollo sostenible
necesarios para el logro de una gestión eficiente y
de un buen manejo técnico y operativo de los servicios
de agua potable y saneamiento avanzaron
mucho en América Latina durante los dos últimos
decenios.
En la Región, la organización institucional para la
prestación de los servicios ha tenido diferentes
modalidades. En los años 70 y 80, la centralización
de los servicios en entidades nacionales o estatales/
provinciales facilitó enormemente el desarrollo
y ejecución de proyectos orientados a la ampliación
de la infraestructura de acceso a los servicios. Sin
embargo, ya en la presente década, la Evaluación
2000 revela que en la gran mayoría de los países, la
experiencia demuestra que la administración, operación
y el mantenimiento de los sistemas hidráulicos
sanitarios son más eficientes si el nivel local se hace
responsable. El contacto directo y diario de los responsables
de la prestación de los servicios con los
usuarios es sumamente importante, y esto solamente
se logra con la participación del nivel local.
A diferencia de algunos países de Europa y Asia, en la
Región de las Américas la titularidad de los servicios
se mantiene en las manos del Estado. En los Estados
Unidos y Canadá la organización institucional de los
servicios, sea público o privado es en su gran mayoría
municipal y se caracteriza por la autonomía en la
gestión, que es lograda en el ámbito local, con apoyo
y soporte legal, federal y estatal. En Argentina, Brasil
y Chile, aunque los modelos de organización funcional
para la gestión de los servicios se encuentren en
fase de reforma y modernización, la formación de
empresas estatales/provinciales, sean públicas o de
economía mixta, todavía tiene especial importancia.
En América Central y en el Caribe la formación de
Institutos Nacionales de Acueductos y Alcantari-
Informe Regional
50
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
llado aún constituye la modalidad de organización
más usual y en México la creación de la Comisión
Nacional del Agua, con funciones de rectoría del
sector proporciona liderazgo, políticas y dirección a
los organismos operadores sean estatales, intermunicipales
y municipales propiamente dichos.
Uno de los mayores problemas de las entidades de
Agua Potable y Saneamiento en América Latina ha
sido la incapacidad institucional del sector para
lograr la recuperación de los costos a un nivel adecuado.
Esta recuperación debería permitir además
de cubrir los costos de operación y mantenimiento,
hacer frente a las obligaciones financieras para el
pago de la deuda y la provisión de recursos para
expansión, mantenimiento y rehabilitación de la
infraestructura física de los sistemas. En América
Latina y en el Caribe ha sido necesario de una
manera general, el subsidio del Gobierno, que en la
mayoría de los casos no benefician directamente a la
población, orientándose casi siempre a cubrir los
gastos generados por una ineficiencia operativa y
gerencial.
Como la presión popular y política de las comunidades
es siempre mayor para mejorar el servicio de
agua potable, el alcantarillado y el saneamiento han
quedado postergados. Sin embargo, un mayor conocimiento
de las consecuencias negativas sobre la
salud pública y el medio ambiente de un saneamiento
inadecuado, hace que haya cada vez más
grupos que crean conciencia sobre estos problemas.
La creación de empresas públicas municipales,
manejadas por un directorio más estable, más profesional,
y menos politizado que los concejos municipales
ha constituido en algunos países un buen
modelo de servicios operados en forma descentralizada.
Se espera que una mayor participación de la sociedad
civil y del sector privado en especial en el
manejo de los problemas de abastecimiento de agua
potable y saneamiento facilite en el futuro una
mejor eficiencia y calidad de los servicios. Se considera
que un mayor desarrollo de la consultoría privada
tanto en las áreas técnicas de ingeniería como
de desarrollo empresarial facilita la gestión de los
servicios desde el nivel local.
La operación y el mantenimiento de las instalaciones
de los servicios de abastecimiento de agua,
alcantarillado y saneamiento han estado a cargo de
entidades públicas, ya sea estatales o municipales.
Sin embargo, en los últimos años se ha comenzado
a ver una mayor participación de empresas privadas,
la cual tiende a aumentar.
La eficiencia en la operación y el mantenimiento es
lo que más distingue a los países desarrollados de los
que aún están en vías de desarrollo. Tanto los Estados
Unidos de América como Canadá se caracterizan por
una buena operación y un buen mantenimiento preventivo
y correctivo.
Con pocas excepciones,América Latina y el Caribe
han tenido serios problemas para ejercer eficientemente
la operación y el mantenimiento de los sistemas.
El resultado ha sido la mala calidad del servicio,
con deterioro de la infraestructura.
3.8 RESPONSABILIDADES
INSTITUCIONALES
En los países con cobertura universal, y en casi todos
los que muestran un progreso continuo en la extensión
de la cobertura, la planificación sectorial operativa,
considerando el nivel nacional, es mínima y la
planificación sectorial siempre es un componente
estratégico y de establecimiento de políticas, orientadas
al desarrollo urbano. Por otro lado, la planificación
operativa de los servicios a nivel municipal es
muy estricta y focaliza el crecimiento del mercado
potencial y la necesidad de ampliación y/o rehabilitación
de la infraestructura.
En algunos otros países de la Región existen unidades
dentro del Sistema Nacional de Planificación, u
organismos nacionales con responsabilidad en el
sector, que recopilan información y proponen, y en
algunos casos establecen, un Plan Nacional de Abastecimiento
de Agua Potable y Saneamiento.
En los países con mayor población los Planes
Nacionales tienen otras características al incluir
directrices y sistemas para el financiamiento del sector,
existiendo además en algunos casos planes estatales,
departamentales o provinciales. En algunos de
Informe Regional
51
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
los países con menos población, especialmente en
América Central y el Caribe, existen organismos
nacionales responsables del sector que elaboran y en
muchos casos, ejecutan planes nacionales.
En algunos de los países se elaboran planes nacionales
que incluyen únicamente el apoyo federal, o del
gobierno central a las comunidades y los municipios,
pero que no constituyen planes nacionales reales,
sino planes de apoyo a agencias descentralizadas
o desconcentradas. Este es el caso de Costa Rica,
que cuenta con el Plan Estratégico con Miras al
Nuevo Milenio del Instituto Costarricense de
Acueductos y Alcantarillado (AyA), en el cual se
definen estrategias y políticas específicas para el
AyA, con el objeto de lograr el autofinanciamiento
y la desconcentración de funciones del sector.
En otros países no existen planes generales para el
desarrollo del sector, pero existen unidades de obras
y proyectos que planifican mejoras y ampliaciones
de los servicios.
Cuando el servicio es prestado por empresas descentralizadas,
ya sean comunales, municipales, o privadas,
el planeamiento se hace en forma independiente
por las diferentes empresas prestadoras de los servicios.
La mayoría de estas empresas tiene sus unidades
responsables por el planeamiento que hacen
parte del trabajo directamente y suelen contratar
parte de los estudios con firmas consultoras.
Los ministerios de salud son los responsables en casi
todos los países de la Región de América Latina y el
Caribe de fijar los criterios de calidad del agua para
consumo humano necesarios para proteger la salud
de la población. En algunos países de la Región hay
agencias o ministerios del ambiente que comparten
esta responsabilidad con los ministerios de salud. Sin
embargo, a menudo se omite la vigilancia y la certificación
de la calidad del agua.
Se ha avanzado mucho en el fortalecimiento del
concepto de eficiencia empresarial para la prestación
de los servicios de abastecimiento de agua y
saneamiento, entendiéndose como “empresa” a una
entidad que tiene independencia administrativa y
genera sus propios recursos financieros a través del
servicio que presta. Considerando el aumento de
las empresas, hay casos en que se hace necesario el
subsidio del Estado pero éste debería ser la excepción
y no la regla.
Se han logrado definir modelos y procedimientos
para fortalecer el desarrollo institucional de las
empresas prestadoras de estos servicios. De la solidez
y eficiencia de las empresas y de la actitud y responsabilidad
de los usuarios ante las mismas
depende, en última instancia, la confiabilidad y calidad
de los servicios.
Lo más importante para el logro de un buen servicio
a un precio razonable es contar con una empresa
prestadora del mismo que sea sólida y eficiente. Esto
se ha logrado en varios casos en la Región de las
Américas, por medio de empresas públicas municipales,
estatales, privadas y mixtas. Hoy en día se considera
que dar una mayor participación a la empresa
privada en la prestación de los servicios debe mejorar
la eficiencia. Sin embargo, por su naturaleza,
dichos servicios no pueden salir del control estatal, y
el Estado debe asumir la función rectora y se debe
crear marcos reguladores que disciplinen la relación
empresa/usuario de los servicios.
El manejo, control y protección de los recursos
hídricos es un asunto que tiene un carácter multisectorial
y multidisciplinario que lo hace muy complejo.
En este campo los ministerios de planificación
tienen un papel muy importante que cumplir por su
función de coordinación multisectorial. Los ministerios
de salud, de agricultura, industrias, comercio,
transporte y turismo, así como las agencias para el
desarrollo de los recursos hídricos participan en este
proceso conjuntamente con las entidades prestadoras
de los servicios de agua potable y saneamiento,
las cuales constituyen un actor muy importante en
este conjunto, por ser los interesados en la conservación
de la calidad y en la protección del recurso
agua que es la materia prima de su industria. Este
mismo hecho hace que deban darle mucha importancia
a la disposición adecuada de las aguas residuales,
como forma de tener autoridad moral para
exigir un buen manejo de los recursos hídricos a
otros involucrados.
Es obvio que los municipios, el sector privado, y el
público en general juegan un papel muy importante
Informe Regional
52
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
en el manejo de los recursos hídricos, especialmente
en relación con los costos involucrados en el mismo.
3.9 NUEVOS ENFOQUES SECTORIALES
Prácticamente todos los países de América Latina
reconocen la necesidad de una reformulación y fortalecimiento
del sector agua potable y saneamiento.
En algunos países, tales como Argentina, Chile y
más recientemente República Dominicana y Venezuela,
se han hecho progresos en ese sentido. La
fuerte tendencia a una mayor participación de la
iniciativa privada implica grandes cambios sectoriales
e institucionales. La gran mayoría de los países
reconoce la necesidad de revisar la legislación, estableciendo
marcos regulatorios que correspondan al
sector, constituir agencias rectoras y reguladoras,
abrir el sector a la participación de la iniciativa privada
y dar un enfoque más empresarial a las entidades
proveedoras de estos servicios. Otro punto
importante que se deberá tener en cuenta en las
reformas sectoriales es darle una mayor atención a
las áreas periurbanas y rurales.
La reestructuración del sector en la Región es eminente
debido a la evolución del mismo en base a la
necesidad de un cambio estructural de funciones
para hacerlo más eficiente y evitar la superposición
de funciones y duplicidad de esfuerzos para atender
la demanda de servicios. Ya muchos países de la
Región han adoptado esta nueva estructura, donde
las funciones de rectoría, regulación, fiscalización y
operación están separadas.
La participación privada constituye una modalidad
que se está utilizando cada vez más a fin de mejorar
la eficiencia de los servicios y proveer recursos
financieros que de cierta manera atiendan a la
demanda de la infraestructura. La reforma fomenta
la participación de la inversión privada en la provisión
de la infraestructura y en la administración de
las empresas de agua potable y saneamiento, a través
de la concesión de servicios. De esta manera, la participación
del sector privado ayuda a reducir la
influencia de las posibles fluctuaciones políticas de
gobierno en el sector. Sin embargo, es necesario
incentivar dicha participación para que tenga éxito
y debe de estar apoyada con la regulación correspondiente.
La forma de participación privada más
utilizada en América Latina es la tercerización de los
servicios y en segundo término, la concesión de los
mismos. Países como Bolivia, con la próxima aprobación
de la Ley de Servicios de Agua Potable y
Alcantarillado, creará la Superintendencia de Saneamiento
Básico que será el ente regulador de los
servicios, los cuales se darán en concesión, especialmente
en ciudades mayores a 10.000 habitantes.Asimismo,
Panamá dará en concesión el proceso de
producción, incluyendo la construcción, operación
y mantenimiento de los sistemas, al Instituto de
Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN),
el cual a su vez dará en concesión los servicios de los
distritos de Chorrera, Arraijan y Capira. Por su
parte Argentina, utiliza las cooperativas y las asociaciones
vecinales para la prestación de servicios en
comunidades urbanas pequeñas y localidades rurales,
respectivamente, como una forma de prestación
privada de los servicios de agua y saneamiento. En
este caso, los entes reguladores de los servicios de
cada jurisdicción ejercen la regulación y el control
de estos servicios, y ofrecen apoyo logístico y económico
a estas organizaciones.
En América Latina y el Caribe, el avance de la
modernización en saneamiento ha sido más lento
debido en gran parte a las grandes inversiones que
implica la infraestructura necesaria para la recolección
y el tratamiento de las aguas servidas y de
efluentes no domésticos o industriales.
La descentralización de los servicios a nivel municipal,
acompañada de la respectiva transferencia de recursos
económicos para apoyar los programas a nivel local, se
está iniciando en varios países de la Región, tales
como México, que cuenta con el marco institucional
y jurídico que respalda la descentralización.
La participación comunitaria es un componente
muy importante, especialmente en las áreas periurbanas
y rurales, para el desarrollo del sector. En la
mayoría de los países de América Central y el Caribe
un porcentaje superior al 50% vive en áreas rurales,
donde las organizaciones comunitarias y comunidades
locales participan activamente, incluso en el proceso
de toma de decisiones, en relación al suministro
de los servicios. Por ejemplo, Belice, mediante la llamada
Village Council Act, que se encuentra en pre-
Informe Regional
53
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
paración, dará mayor autonomía a las comunidades
locales al respecto. Chile ha dado gran énfasis a la
participación de la comunidad en la operación y
mantenimiento de los sistemas de agua potable que
ha instalado el Estado. En este país, se han hecho
previsiones para que durante el año 2000 comience
a operar el subsidio a la inversión en los sistemas
rurales, al que la comunidad deberá postular y que
está destinado a cubrir diferencias entre los costos de
inversión y el monto financiable por los usuarios de
acuerdo a su capacidad de pago.
La reforma y modernización del sector de agua
potable y saneamiento por lo general no ha incluido
las áreas rurales de la Región, el mayor énfasis ha
sido en las áreas urbanas.
En los próximos años habrá una gran necesidad en
los países de contar con la cooperación técnica y
financiera de la comunidad internacional para planificar
y ejecutar esas actividades de fortalecimiento
sectorial y de modernización institucional.
3.10 PARTICIPACIÓN DEL SECTOR
PRIVADO
A nivel regional existe una fuerte tendencia de disminuir
la presencia del Estado en la administración y
gestión directa de los servicios públicos y aumentar
la participación de la iniciativa privada en esa área.
En América Latina varios países han avanzado con
el proceso de concesión a la iniciativa privada de los
servicios públicos, incluyendo la operación de los
servicios de abastecimiento de agua y de saneamiento,
como es el caso de Argentina, Colombia,
Chile y más recientemente Brasil, entre otros. Es
difícil prever los alcances, resultados y consecuencias
de esa mayor participación del sector privado en la
administración, operación y mantenimiento del
abastecimiento de agua y saneamiento, ya que ello
implica cambios profundos de carácter sectorial e
institucional, nuevos enfoques para la prestación de
servicios, modificaciones importantes en costos y
54 precios, así como en la utilización de recursos
humanos y de la capacidad tecnológica nacional. Se
espera que, en algunos casos, esta nueva modalidad
facilite el financiamiento de las obras requeridas
para la prestación de los servicios así como de la
recuperación de los costos.
Algunos países quieren avanzar rápidamente con el
proceso de concesión a la iniciativa privada, sin antes
definir una política para el sector, sin institucionalización
de la rectoría sectorial y la forma de regulación
y de constitución de los entes rectores y
reguladores. Otros manifiestan preocupación por
adecuar la capacidad rectora y reguladora del Estado
ante esta nueva modalidad para la prestación de los
servicios con el fin de garantizar la equidad en los
mismos y la protección de los usuarios.
En los últimos años de la década se observó en algunos
países, un cambio de posición con relación al
papel del Gobierno en el financiamiento, desarrollo,
operación y mantenimiento de proyectos de abastecimiento
de agua y saneamiento. Hay países que
están reservando parte de los fondos públicos destinados
al sector para preparar sus principales instituciones
para el proceso de modernización y reforma
sectorial. La prioridad, más que utilizar fondos
nacionales para el desarrollo de la infraestructura o
de la capacidad nacional, es preparar las instituciones
para hacer viable y acelerar el proceso de concesión
o de contratación de servicios con la iniciativa privada.
Existe el riesgo de que, al considerar que la
parte más importante del sector sea concesionada a
la iniciativa privada en un futuro cercano, los niveles
de decisión destinen cada vez menos recursos
para el abastecimiento de agua y saneamiento principalmente
en el medio rural. Esto ocasionaría serios
perjuicios para la parte del sector que no será concesionada,
que es precisamente la que atiende a la
población más vulnerable.
Tanto en Canadá como en Estados Unidos hay una
fuerte participación de las empresas privadas en la
prestación de los servicios. Sin embargo, la mayoría
de los activos de los sistemas, son de propiedad
pública. A las tradicionales participaciones de la
empresa privada a través de la consultoría, y la construcción
de obras, se suman las nuevas modalidades
de participación de la actividad privada en la gestión
empresarial, la planificación operativa de los servicios,
la operación, el mantenimiento, la facturación
y la cobranza de los mismos.
3.11 RECURSOS HUMANOS
Varios países de la Región ya tienen la capacidad
para llevar a cabo sus programas de desarrollo de
recursos humanos para el sector agua potable y
saneamiento, pero en muchos de los casos esa capacidad
no es utilizada en forma oportuna y regular.
Hay otros países que todavía no cuentan con mecanismos
ni recursos para garantizar la formación del
personal necesario para el sector.
La falta de una gestión empresarial adecuada en
muchas de las instituciones de agua potable y de
saneamiento, implica frecuentemente la inexistencia
de una política de gestión de los recursos humanos,
lo que ha significado una alta rotatividad del personal
del sector, caracterizando el sector de agua potable
y saneamiento como un generador a otro sector
de recursos humanos capacitados.
En la Región existe gran preocupación por la capacitación
del personal de las empresas responsables de los
servicios de abastecimiento de agua y saneamiento,
tanto en los aspectos técnicos de ingeniería, como en
los aspectos empresariales y de desarrollo institucional.
Esto ha llevado a que en la mayoría de los países se ha
logrado avances importantes en la capacitación del
personal en los aspectos mencionados.
En el caso de Chile, la calidad y capacidad del recurso
humano ha contribuido al buen funcionamiento del
sector. El país cuenta con un excelente sistema de
preparación académica para profesionales y técnicos
en todos los aspectos de ingeniería sanitaria, a través
de universidades, centros de formación de profesionales
y técnicos, y centros tecnológicos que promueve
tanto la investigación y el desarrollo de la
misma. Asimismo, algunas asociaciones profesionales
tales como el Capítulo Chileno de AIDIS, el Capítulo
Chileno de la Asociación Latinoamericana de
Hidrología y Agua Subterránea (ALSHUD), la Sociedad
Chilena de Ingeniería Hidráulica (SOCHID) y la
Asociación Chilena de Abogados del Sector Sanitario,
contribuyen a la formación y actualización del
conocimiento de los recursos humanos del sector. En
Informe Regional
55
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
forma similar México, cuenta con el Centro Mexicano
de Capacitación en Agua y Saneamiento
(CEMCAS), que pertenece al Instituto Mexicano de
Tecnología del Agua (IMTA), para el personal encargado
de proporcionar los servicios de agua potable,
alcantarillado y tratamiento de aguas residuales.
Por otro lado, un número apreciable de países de la
Región, particularmente los países del Caribe, tienen
escasez de recursos humanos capacitados en el
sector, tanto en calidad como en cantidad. Por consiguiente,
profesionales de otras especialidades se
han incorporado a los cuadros técnicos responsables
por el diseño, construcción, operación, mantenimiento
y administración de las instituciones relacionadas
al sector. Además debido a interferencias
políticas, bajas remuneraciones y falta de incentivos,
el personal capacitado deja de laborar en las empresas
prestadoras de servicios en corto tiempo.
La mayor parte de la capacitación se obtiene a través
del sistema de educación de los países, incluyendo
universidades, escuelas técnicas y de
capacitación industrial. Sin embargo, son las propias
empresas de abastecimiento de agua y saneamiento,
en forma directa, o a través de asociaciones o mecanismos
subregionales, tales como, AWWA, WEF,
CAPRE, ANDESAPA,WASA, entre otros, las que
llevan a cabo cursos más específicos o directamente
relacionados con las actividades de suministro de
agua potable y saneamiento.
En algunos países como Argentina y Brasil las actividades
de capacitación para profesionales, técnicos
y operarios son realizadas principalmente por organismos
no gubernamentales de gran representatividad
en el sector, tales como AIDIS Argentina, el
Consejo Federal de Entidades de Servicios Sanitarios
(COFES), la Federación Nacional de Trabajadores
de Obras Sanitarias (FENTOS) y la
Asociación Brasileña de Ingeniería Sanitaria
(ABES). La capacitación cubre una amplia gama de
aspectos en los que sobresalen aspectos empresariales,
administrativos, económicos financieros, jurídicos
y ambientales que complementan la formación
académica profesional a nivel universitario. Además
el país cuenta con capacidad de ofrecer cursos de
postgrado de maestría y doctorado en Ingeniería
con aplicación en Ingeniería Sanitaria.
3.12 INFORMACIÓN SECTORIAL
En muchos países de América Latina y el Caribe
existe una gran falta de información correcta y de
comprensión de los problemas de los servicios y
potenciales de inversión en el sector de abastecimiento
de agua y saneamiento. Aunque circula gran
cantidad de información técnica útil, poca de esta
información se usa para desarrollar la clase de información
necesitada para evaluar el sector en todos sus
aspectos. Como resultado, hay una falta de información
básica adecuada sobre las actividades existentes,
sobre la cual deberían basarse los criterios de evaluación
que puedan utilizarse en la planificación del
sector.
Por otro lado, en los países donde existe una gran
descentralización de los servicios se hace más difícil
obtener información estadística sobre la situación
del sector.
Son pocos los países de la Región que cuentan con
sistemas de información y estadísticas apropiados
sobre el sector, que sean actualizados periódicamente.
Existe la necesidad de organizar la información
del sector para facilitar un mejor conocimiento
del mismo, de manera que tenga una repercusión
positiva en toda la población.
La base de datos implementado por la Evaluación
2000 en CEPIS, constituye la base de un sistema
organizado de la información recogida de los países
sobre el sector, a nivel regional.
3.13 COSTOS DE LOS SERVICIOS
Los datos obtenidos en la Evaluación 2000 revelan
que los costos para construir, operar y mantener la
infraestructura de los servicios son muy variables de
país a país, dentro de diferentes áreas de un mismo
país, y de acuerdo con el tipo de servicio, ya sea
conexión domiciliaria, fácil acceso, alcantarillado o
disposición “in situ”.
Con excepción del Grupo I, la dificultad para lograr
la recuperación de los costos es uno de los obstáculos
mayores que enfrentan los países. Esta deficiencia
está ligada a la ineficiente operación y gerencia
Informe Regional
56
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
de los servicios de agua potable y saneamiento, la
pobreza, falta de educación y de conocimiento del
impacto de estos servicios en la calidad de vida y la
salud.
El análisis sobre inversiones a raíz de la Evaluación
2000 permite estimar que el costo promedio de la
infraestructura, suponiendo una vida útil de 20
años, está cercano a US$1.000 para Canadá, y a
US$400 para América Latina y el Caribe. En la base
de datos generada en CEPIS y accesible en su “web
page” a partir de la Evaluación 2000, se pueden ver
los datos de costos con la infraestructura proporcionados
por los diferentes países de la Región.
Los costos de operación y mantenimiento son más
difíciles de estimar debido principalmente a distorsiones
generadas por los subsidios gubernamentales
para el funcionamiento de las instituciones del sector,
incluyendo la inversión de capital, el pago de
salarios, ineficiencia gerencial y deficiencias técnicas.
Muchas instituciones del sector en la Región
desconocen los costos reales de los servicios de agua
potable y saneamiento.
Según la Evaluación 2000 las inversiones requeridas
por ambos servicios varían desde más de US$1.500
por habitante servido en países desarrollados, a valores
intermedios por rehabilitación de sistemas existentes
o construcción de nuevos usando tecnologías
apropiadas en países en vías de desarrollo, hasta valores
de menos de US$100 por habitante por soluciones
simples con fácil acceso al agua pero sin
conexión domiciliaria y saneamiento “in situ”.
La variación de los costos de operación y mantenimiento
es muy grande entre los diferentes países, y
aún en un mismo país. De igual manera sucede con
las tarifas. En la base de datos de la Evaluación 2000
se pueden ver los costos de operación y mantenimiento
y tarifas proporcionados por los diferentes
países de la Región.
3.14 TARIFAS
Las tarifas promedias de los servicios de agua potable
y saneamiento en la Región de las Américas tienen
una escala de variación muy amplia, desde
valores cercanos a US$30 al mes por unidad de consumo
o servicio en áreas urbanas de los países desarrollados,
a menos de US$1 al mes por unidad
habitacional en áreas pobres de países en vías de desarrollo.
En forma casi universal en los países de la Región,
exceptuando los países del Grupo I y algún otro
país, la facturación de los servicios, de acuerdo a los
sistemas de tarifas vigentes, no llega a cubrir los costos
de operación y mantenimiento, lo que hace que
los servicios sean subsidiados.
Los subsidios del Estado han creado una dependencia
creciente en las instituciones prestadoras de servicios
de agua potable y saneamiento en un gran
número de países de la Región. Por ejemplo, en
República Dominicana los subsidios han permitido
la ausencia de incentivos para contribuir a la autonomía
comercial y financiera de las empresas. En
este país, aproximadamente el 98% del subsidio del
Estado está orientado a obras nuevas y una cantidad
mínima se destina a asegurar los gastos de operación
de los servicios, lo que afecta a las instalaciones existentes
produciéndose un deterioro acelerado de la
infraestructura de producción. En forma similar, en
Venezuela la totalidad de las empresas operadoras de
los servicios reciben subsidios de parte del gobierno
nacional o gobiernos regionales, ya sea para cubrir
déficit operativos o de inversión, con la característica
de estar dirigidos a la oferta y no a la demanda. Un
número apreciable de las tarifas vigentes en la
Región tienen implícitos subsidios cruzados, como
es el caso de Uruguay, donde los consumidores
comerciales e industriales subvencionan el consumo
doméstico y los usuarios de Montevideo subvencionan
el resto del país.
Sin embargo, en la gran mayoría de los países de la
Región existe una tendencia creciente a demandar
una mayor eficiencia de las entidades prestadoras de
los servicios y estimular la participación privada en
la administración, operación y mantenimiento e
inversión de los servicios en las zonas urbanas, quedando
aún las zonas rurales sujetas a subsidios
gubernamentales, aunque se tiende a promover la
participación de la población en la operación y
mantenimiento de los sistemas.
Informe Regional
57
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
3.15 INVERSIONES
Las inversiones requeridas en el abastecimiento de
agua potable y servicios de alcantarillado y de saneamiento
son cuantiosas. El Plan Regional de Inversiones
en Ambiente y Salud (PIAS) las evaluó para
América Latina y el Caribe (en dólares de 1990)
para el período 1993-2004 en US$114.830 millones,
incluyendo US$7.620 millones para el manejo
de residuos sólidos. Lo anterior equivale a una
inversión promedio anual de US$7.133 millones
(dólares de 1992), que trasladados a dólares del 2000
representan aproximadamente una inversión promedio
anual de US$10.000 millones.
La American Water Works Association (AWWA) evaluó
(en dólares del 2000) en US$325.000 millones las
inversiones necesarias en infraestructura de agua de
los próximos 20 años en los Estados Unidos de América.
A su vez, la Water Environment Federation
(WEF) evaluó en US$330.000 millones las inversiones
necesarias en alcantarillado y saneamiento de los
próximos 20 años en los Estados Unidos de América.
Lo anterior da una inversión promedio anual de
aproximadamente US$33.000 millones.
Por su parte, Canadá considera que se necesita hacer
una inversión de US$3.000 millones anuales en el
período comprendido entre 1997 y 2012 para el
sector.
En resumen, la inversión anual promedio requerida
en la Región de las Américas en abastecimiento de
agua y saneamiento en el período 2000-2010 es del
orden de US$46.000 millones.
La inversión anual promedio per cápita que deben
hacer Estados Unidos y Canadá es del orden de
US$125. La inversión anual promedio per cápita
que deben hacer América Latina y el Caribe es del
orden de US$21. La menor inversión per cápita prevista
en América Latina y el Caribe se debe a menores
costos unitarios y al uso de normas menos
estrictas y de tecnologías más simples. Las anteriores
son inversiones anuales per cápita promedio, y se
han obtenido dividiendo la inversión anual prevista
entre toda la población. Estas cifras no deben confundirse
con los costos per cápita de la infraestructura
los cuales son mucho mayores.
Obsérvese que las inversiones que tienen que hacer
Estados Unidos de América y Canadá para mantener
su cobertura total es casi seis veces mayor que la
que deben hacer América Latina y el Caribe para
llegar a la misma. Sin embargo, tomando en cuenta
el nivel de desarrollo y de ingreso per cápita (relación
mayor de 10 a 1), el esfuerzo relativo requerido
en América Latina y el Caribe es mayor.
En la mayoría de los países de América Latina y el
Caribe, todavía las inversiones destinadas para alcantarillado
y saneamiento son muy bajas en relación a
las inversiones destinadas al abastecimiento de agua
potable y no han cambiado significativamente
cuando se comparan con la década anterior. Las
inversiones para el abastecimiento de agua en las
áreas rurales han aumentado en algunos países,
como es el caso de Costa Rica que en el período
1980-1990, el 84% de las inversiones se destinaron
al área urbana y solo un 16% al área rural, y para el
período 1991-1998, el 54% de la inversión se destinó
al área urbana y el 46% al área rural, en un
esfuerzo por nivelar las condiciones de las zonas
rurales a las urbanas.
Tradicionalmente el financiamiento de las inversiones
para los servicios de agua potable y saneamiento
se ha hecho a través de aportes directos del Estado,
sean estos recursos tributarios o de préstamos con
el aval del mismo, contratados con agencias o bancos
nacionales de desarrollo social y con agencias de
cooperación financieras externas, sean bi o multilaterales.
En el caso de los préstamos, lo que se refleja
en las diversas evaluaciones realizadas desde los años
60, es que el sector, en la gran mayoría de los países,
no genera recursos suficientes para el pago de la
deuda y los costos de capital.
Por mucho tiempo, se pensó que con el apoyo inicial
del Estado, a entidades públicas o de economía
mixta prestadoras de estos servicios, se lograría llegar
a la autogestión. Sin embargo, la experiencia
indica que el crecimiento de la cobertura, la ineficiencia
administrativa y gerencial, la politización de
las entidades prestadoras del servicio y la baja voluntad
o capacidad de pago de la población, ha hecho
que el Estado tenga que destinar los recursos adicionales
para apoyar la operación, mantenimiento y
rehabilitación de los sistemas. Ante un creciente
Informe Regional
58
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
deterioro de la infraestructura y la calidad de los servicios,
los datos obtenidos en la Evaluación 2000
revelan que los países de la Región, de una manera
general están insistiendo en una mayor participación
de la comunidad organizada y de la empresa privada
en la prestación de estos servicios
La falta de orientación inversionista de las actividades
de las principales entidades públicas del sector
constituye una importante limitación del sector en
la Región.
3.16 ESTADO DE LOS RECURSOS
HÍDRICOS
La contaminación de los recursos hídricos constituye
uno de los problemas ambientales más importantes
en la Región de las Américas, representando
un alto riesgo para la salud humana y serios daños al
medio ambiente en general.
Se observa en casi todos los países de la Región un
deterioro gradual del recurso hídrico como consecuencia
del crecimiento poblacional, del desarrollo
económico que ignora o da poca importancia a la
dimensión ambiental, y de la urbanización. En la
mayoría de los casos no se ha hecho una disposición
adecuada de los desechos tanto de origen doméstico
como agropecuarios e industriales.
El problema se agrava más aún por el mal uso de los
recursos naturales, la utilización indiscriminada de
agroquímicos, la descarga en los ríos de desechos
industriales sin tratar y de relaves mineros, todo lo
cual está comprometiendo la sostenibilidad de los
recursos hídricos y de la infraestructura hidráulica.
La disponibilidad del recurso agua está llegando a
niveles críticos para muchos países de la Región, ya
sea por la cantidad del mismo y/o por la contaminación
de los cuerpos de agua. Este es el caso de El
Salvador que en 1994 la disponibilidad del recurso
agua para la población del país era de 3.500 m3/ per
cápita, la disponibilidad más baja de todos los países
centroamericanos, lo que puede crear serios problemas
de escasez marginal de agua, agravado en los
años de sequía y el deterioro de los cauces naturales
por inundaciones y avalanchas. A esto se suma la
contaminación de los cuerpos de agua superficiales
Informe Regional
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
que se estima alrededor del 90% en el país por causas
de vertidos domésticos, industriales, agroindustriales
y hospitalarios.
Otros países como Brasil son privilegiados en la cantidad
de recursos hídricos con los que cuenta, ya que
dispone de 5.619 km3/ año de lluvia que se reflejan
en una disponibilidad del recurso agua de 35.800
m3/per cápita/año estimada para 1996. Sin embargo,
la distribución del recurso es irregular y solo el 20%
está disponible para atender las demandas del 95% de
la población, de la cual alrededor del 78% vive en
áreas urbanas. El problema se agrava por la falta de una
buena administración del recurso, especialmente en la
región Nordeste del país, donde los sistemas de abastecimiento
de agua potable en su gran mayoría tienen
un funcionamiento intermitente. En 1998, se aprobaron
dos proyectos de ley que dan las bases para la
implantación de un Sistema de Administración de
Recursos Hídricos y así poder solucionar el grave
problema registrado en las cuencas hidrográficas de
contaminación, sequía e inundaciones.
Por su parte México ha tenido avances importantes en
el manejo de los recursos hídricos, mediante un proceso
de planeación que considera fundamental, el
manejo y preservación del agua por cuencas hidrográficas
y la participación creciente de los usuarios en
las acciones relativas al buen uso y preservación del
recurso. México cuenta con agua abundante considerando
que en 1998 la disponibilidad teórica por habitante
es de 4.977m3/año; sin embargo, la distribución
del recurso es heterogénea en relación a la distribución
geográfica y la época del año, quedando las
regiones ocupadas con el 60% de la población con
solo el 25% del agua pluvial. En el país una importante
fuente de abastecimiento de agua son los acuíferos, de
los cuales un número considerable está sometido a
sobreexplotación, con el consiguiente problema de
intrusión salina, principalmente en aquellos localizados
en los estados costeros del país. La calidad del
agua de los cuerpos de agua superficial es variable y
necesita mayor atención considerando que el 89% de
la carga orgánica del país tiene lugar en 20 cuencas
hidrográficas originada por la mayor concentración de
la población y de las actividades industriales.
Los países del Caribe presentan una situación especial
por sus características geológicas, geográficas e
hidrológicas. Los cuerpos de agua superficial están
generalmente ausentes y los acuíferos subterráneos
constituyen no sólo la fuente principal pero, en
muchos de los casos, la única para el abastecimiento
de agua de la población. Muchos países del Caribe
tienen problemas de escasez de agua para consumo
humano, entre éstos Barbados que está dentro de los
países clasificados por la Convención de las Naciones
Unidas para Combatir la Desertificación y la
Sequía. La situación se agrava por el incremento de
la demanda, especialmente por parte del sector
turismo y en menor escala por el sector industrial.
Los países del Caribe han discernido varias estrategias
para contrarrestar esta situación, entre ellas la
construcción de plantas desalinizadoras, estrategias
de conservación del recurso agua mediante medidas
para la reducción de las pérdidas físicas y del agua no
contabilizada, la utilización de cisternas y de sistemas
paralelos y específicos para el uso de agua no
potable, la distribución de dispositivos para conservar
el agua y para minimizar el uso no eficiente,
además de la educación al consumidor y al público
en general.
En Estados Unidos y Canadá existe gran preocupación
por la contaminación de los cuerpos de agua
superficiales y acuíferos subterráneos por descargas
industriales, agrícolas, mineras, pese a la estricta
legislación imperante. El principal problema está en
las aguas de escurrimiento que arrastran grandes
cantidades de contaminantes hacia los cuerpos de
agua que se utilizan para el abastecimiento de agua.
La preocupación de estos países está centrada en la
calidad del agua, no sólo desde el punto de vista
bacteriológico sino también por problemas de contaminación
química producida por metales pesados
y pesticidas. En Estados Unidos y Canadá se presentó
en la última década un problema con la presencia
de Cryptosporidium y Giardia en cuerpos de
agua (Lago Michigan), y en algunos casos en los sistemas
de agua potable (Milwaukee, Wisconsin).
Esto ha obligado a que exista una mayor preocupación
por el control de protozoarios en el agua de
consumo, algunos de los cuales no son eliminados
con la cloración del agua, haciendo necesaria la
incorporación de nuevas tecnologías en los procesos
de tratamiento.Además, recientes sequías en algunas
áreas de Estados Unidos han producido problemas
para responder a la demanda de agua.
Informe Regional
60
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
La reacción de los países de las Américas ante estos
problemas es variada, como también lo es el nivel de
desarrollo económico y social y de educación
ambiental existente en los diferentes países de la
Región.
Entre los esfuerzos para hacer frente al deterioro de
los recursos hídricos merecen citarse la creación de
agencias o ministerios responsables por la atención
de estos problemas. Entre estos se destaca la Agencia
para la Protección del Ambiente de los Estados Unidos
de América (USEPA), la Compañía de Tecnología
de Saneamiento Ambiental (CETESB) en Brasil,
la Comisión Nacional del Agua en México (CNA),
la Dirección de Saneamiento Ambiental (DIGESA)
en Perú, entre otras. El Centro Panamericano de
Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente de la
OPS (CEPIS) participa activamente con estas agencias
en la protección de los recursos hídricos.
3.17 ESTADO ACTUAL DE LA
TECNOLOGÍA
Los países de América Latina y el Caribe se han
interesado mucho en la aplicación de tecnologías
apropiadas, tales como el aprovechamiento de aguas
subterráneas, plantas potabilizadoras simplificadas,
desinfección del agua con gases oxidantes generados
“in situ” y sistemas aceptables para proveer el
agua potable a las viviendas sin conexión domiciliaria;
lagunas de estabilización y reactores anaeróbicos
de flujo ascendente para el tratamiento de
aguas residuales; letrinas y tanques sépticos mejorados
para disposición de excretas “in situ”. La OPS,
a través del CEPIS, proporciona una cooperación
técnica importante en relación con el uso, aplicación
y adaptación de tecnologías simplificadas y
apropiadas.
61
En los países y áreas desarrolladas de la Región la
tecnología para la producción y distribución del
agua potable, y para la recolección, tratamiento y
disposición de las aguas residuales se ha tornado más
compleja. El alto empleo y los altos salarios hacen
que en estos países se le de mucha importancia a la
automatización y a los telecontroles computarizados.
Esto está aumentando los requerimientos de
capital necesarios para construir y equipar los sistemas
de abastecimiento de agua y saneamiento. El
resultado es que la distancia entre las tecnologías y
soluciones que se aplican en las áreas desarrolladas
difiere cada vez más de las aplicadas en áreas subdesarrolladas.
La mayoría de los países de América Latina y el
Caribe cuentan con población que carece del desarrollo
económico y social necesario para hacer
frente a los gastos que les permita disponer de estos
servicios siguiendo el modelo de los países desarrollados.
Por otra parte, ha aumentado la oferta de materiales
y equipos para las obras de abastecimiento de agua
para consumo humano y tratamiento y disposición
de aguas residuales, lo cual facilita el diseño y construcción
de sistemas que se adapten bien a las condiciones
de cada región o localidad.
Pese al reconocimiento general de la necesidad de
incorporar nuevas tecnologías en el sector, en algunos
países con un alto crecimiento económico
como Brasil, la demanda para el avance científico
tecnológico basado en la investigación ha sido tradicionalmente
baja, principalmente debido a la dificultad
de visualizar la compatibilidad entre las
capacidades científicas tecnológicas y las posibilidades
económicas y sociales. No hay mayores incentivos
para el sector público y privado en llevar a cabo
esta tarea por la dirección que se le ha dado a las
inversiones en el sector. Por otro lado, en Chile el
desarrollo tecnológico ha sido promovido por las
empresas públicas mediante contratos con el sector
privado licitados en propuestas públicas o privadas.
En algunos países de la Región existen entidades
específicas que tienen relación directa con los temas
que atañen al sector de agua y saneamiento, como es
el caso de México con el Instituto Mexicano de
Tecnología del Agua (IMTA). En este país la principal
fuente de financiamiento para la investigación es
el sector gubernamental.
De la Evaluación 2000 se concluye que el sector de
agua potable y saneamiento en los países deberá
hacer uso oportuno del desarrollo de la tecnología
en áreas de ingeniería, química, informática, telecomunicaciones,
entre otras. Los mecanismos de desarrollo
y transferencia del conocimiento tecnológico
deberán ser fortalecidos y puestos a la disposición de
un número cada vez mayor de profesionales, técnicos
y dirigentes comunales.
De especial importancia será continuar fomentando
el desarrollo y utilización de tecnologías apropiadas,
de bajo costo, compatibles con las condiciones de
países en vías de desarrollo. El serio problema de
tratamiento de aguas residuales en América Latina y
el Caribe solamente podrá ser enfrentado con el uso
de soluciones con tecnologías de bajo costo.
Se debe tener en cuenta que, a raíz de la globalización,
existe una mayor competencia económica entre las
empresas y países, y la investigación tecnológica pasa a
ser una parte importante del desarrollo del sector.
3.18 RESUMEN DE LOS HALLAZGOS DE
LA EVALUACIÓN 2000
A continuación se resumen a grandes rasgos, los
hallazgos de la Evaluación 2000 en las Américas
sobre la situación del Sector de Abastecimiento de
Agua y Saneamiento.
El Grupo I, integrado por Canadá y Estados Unidos
de América, logró resolver el problema de abastecimiento
de agua potable y saneamiento con bastante
éxito, al punto de que no se llevan estadísticas sobre
cobertura, pues no se concibe en estas sociedades
que alguien pueda estar sin agua potable y saneamiento.
Consideran que no pueden existir viviendas
que carezcan de estos servicios y han creado legislación
y reglamentación que declara inhabitables a las
viviendas que no los tienen o los tienen deficientes.
Lo anterior no quiere decir que los países del Grupo I
no tengan problemas. El haber sido pionero en la
Informe Regional
62
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
prestación de estos servicios hace que tengan que
hacer gastos enormes para hacer frente al crecimiento,
y a la renovación de infraestructura deteriorada
o ya obsoleta. El continuo deterioro del
recurso hídrico, ligado al deterioro de la calidad
ambiental en general, los obliga a aplicar cuantiosos
recursos al monitoreo de la calidad del agua y a su
protección. Su mayor éxito en el control de las
enfermedades de origen hídrico se debe fundamentalmente
a la aplicación del concepto de “barreras
múltiples”, que da tanta importancia a la potabilización
del agua para consumo humano como al tratamiento
de las aguas residuales y a la protección de
los cuerpos de agua en general. En algunas partes
los servicios son afectados periódicamente por
desastres naturales siendo necesario hacer cuantiosas
inversiones para reconstruirlos y para disminuir su
vulnerabilidad.
Los otros cinco grupos, ubicados en América Latina
y el Caribe, integrados por naciones que están todavía
en el proceso de desarrollo, no han podido llegar,
en la mayoría de los casos, a una cobertura total
en la prestación de estos servicios. Esto es grave,
pues indica que no se ha logrado satisfacer universalmente
este servicio básico, este derecho humano.
El problema es aún más serio en los aspectos de calidad
del agua y protección del recurso hídrico.
Lo dicho en el párrafo anterior no significa que la
experiencia o el legado del siglo pasado no sirva o
no sea valioso, pues se dieron pasos muy importantes,
y hay que reconocer que se trabajó bajo circunstancias
muy especiales, como fueron procesos
intensos de urbanización y crecimiento, algunos sin
precedentes en la historia de la humanidad.
El tratar de aplicar tecnologías propias de países desarrollados
en forma indiscriminada y sin estudiar la
adaptación necesaria a una nueva realidad creó
muchos problemas. El fracaso más notable, el bajo
saneamiento y la baja cobertura en el tratamiento de
las aguas residuales, que equivale a ignorar el principio
de las “barreras múltiples”, y que fue dramatizado
por la epidemia de cólera de finales del Siglo
XX, se debió en parte a la aplicación de tecnologías
de disposición y tratamiento de aguas residuales
desarrolladas para otras realidades socioeconómicas,
culturales y tecnológicas.
En la parte institucional y empresarial se lograron
avances importantes, que deben aprovecharse en el
nuevo milenio. Si bien el esquema fue básicamente
estatal, siempre se tomó en cuenta a la empresa privada
en asesorías, consultorías y en la construcción
de infraestructura.
Al final del Siglo XX se procuró, en algunos países,
darle mayor participación a la empresa privada en la
operación y gestión administrativa, en la facturación
y cobranza y en el financiamiento. En algunos pocos
casos se llegó a hacer concesiones de servicios a
cargo de empresas públicas a empresas privadas por
un período determinado. Si bien este proceso de
prestación del servicio pretende aprovechar la mayor
eficiencia y creatividad de la empresa privada,
enfrenta problemas difíciles como la falta de experiencia
del sector público en la regulación de estos
servicios, poco desarrollo de la consultoría privada,
y formas de subsidiar a la población pobre que no
puede pagar por estos servicios. A pesar de estos
difíciles problemas, ante el fracaso por lograr una
cobertura universal en el siglo anterior con el
esquema predominantemente estatal, se le sigue
dando mucha importancia al papel que puede tener
la empresa privada en la prestación de estos servicios
en el nuevo milenio. El buen éxito logrado por la
empresa privada en la prestación de otros bienes y
servicios es la base de este pensamiento.
Informe Regional
63
Tercera Parte Análisis de la Situación Regional
C u a r t a P a r t e
4.1 EL NUEVO MILENIO
No hay dudas de que el
nuevo milenio se inicia
con nuevas demandas y
nuevas exigencias de las ciudades, de los
pueblos, de las comunidades y de la
gente que hay que atender aprovechando
al máximo la experiencia adquirida,
analizando cuidadosamente los aciertos y
errores cometidos en el pasado, y procurando
aprovechar al máximo las fortalezas
existentes y corregir o atenuar las
debilidades del sector.
65
En la Región de las Américas se observa que, al
igual que en todas las otras regiones del mundo,
existe una correlación entre el grado de desarrollo
económico y social y la calidad del servicio de agua
potable y saneamiento. Otra forma de ver esta relación
es reconociendo que el servicio de agua potable
y saneamiento satisface una necesidad básica
humana, imprescindible para lograr los fundamentos
de la calidad de vida de las personas y de la sociedad
en general. Más aún este servicio constituye un
derecho humano básico, y que cuando no se cuenta
con él hay una falla en el respeto a los derechos
humanos.
Resulta improbable que los países que experimentan
un deterioro económico y social en su situación
interna, cuenten con un buen servicio de agua potable
y saneamiento, ya que la eficiencia de dichos
servicios está ligada a un buen manejo de los problemas
económicos, sociales, y ambientales donde
está incluida la salud.
Para poder avanzar y satisfacer las necesidades generales
de la Región, es importante verificar las numerosas
oportunidades futuras, así como los factores
que limitarán o fomentarán el aumento de las inversiones
públicas y privadas en el sector durante los
años venideros.
4.2 RETOS
El reto que enfrentan Canadá y Estados Unidos es
el de mantener una cobertura universal con un servicio
continuo y de buena calidad, lo que implica
inversiones cuantiosas para hacer frente al crecimiento,
a la necesidad de renovar infraestructuras; y
para enfrentarse a problemas ambientales, manifestados
principalmente por la contaminación de los
recursos hídricos tanto subterráneos como superficiales,
cada vez más difíciles y costosos de resolver.
Estos países tienen la ventaja de iniciar el milenio
con una economía en bonanza. Desde el punto de
vista del servicio al usuario, lo siguen identificando
como una solución del problema de la vivienda,
pues el que adquiere una vivienda sabe que cuenta
con estos servicios de una manera confiable. El problema
de la vivienda, y de la gente que no puede
hacer frente al costo de la misma, los insolventes, es
ampliamente debatido. Se han creado excelentes
mecanismos financieros para apoyar a la gente solvente,
que es la mayoría, y agencias e instituciones,
tanto públicas como privadas y ONGs para apoyar a
los insolventes en la solución de su problema de
vivienda. Es muy común la colaboración o solidaridad
de los gobiernos locales y de las comunidades
religiosas en los programas para resolver estos problemas.
EL
NUEVO
MILENIO
El principio aplicado en estos países parece muy
simple, pero es muy importante, y puede servir de
guía al resto de la Región: la vivienda y los servicios
tienen un costo y ese costo hay que pagarlo. De
otra manera, los servicios no serían capaces de financiarse,
lo que significa que si el agua y el saneamiento
se regalan, nunca va a haber servicio
universal de buena calidad al perderse el concepto
empresarial y la recuperación de costos.
El reto que los países de América Latina y el Caribe
enfrentan al iniciarse el milenio es más complejo. El
problema fundamental ha sido la falta de recuperación
de los costos y la falta de recursos para hacer
frente a las inversiones y principalmente, a los gastos
de operación. Es obvio que muchos de los criterios
mencionados en relación con el grupo anterior funcionan
cuando la pobreza no es masiva. Un
pequeño grupo de solventes no puede ayudar a una
gran masa de pobres. En estos casos la solidaridad
por si sola no resuelve los problemas, y es necesario
pensar en formas de incrementar la producción y la
riqueza como forma de mejorar la calidad de vida.
El amplio progreso logrado en los medios de comunicación
masiva durante la segunda mitad del Siglo
XX hace que la población carente de servicios sea
más consciente de su marginación y más exigente al
plantear la solución a sus problemas. Esto constituye
el principal reto que enfrentan estos países. Por otra
parte, ha mejorado el nivel de educación de la
gente, y la posibilidad de mejorar su situación económica
es mayor en el nuevo milenio.
El hecho de que el mejoramiento de la situación
sanitaria no puede esperar a que mejore la situación
económica obliga a seguir criterios de mejoramiento
progresivo, por etapas pero siempre protegiendo
la salud y el medio ambiente. Entra aquí en
juego el concepto de tecnologías apropiadas. Si se
trata desde el principio de aplicar en todas partes los
criterios y tecnologías de los países desarrollados, no
va a ser posible llegar a la cobertura universal con la
rapidez que las circunstancias lo exigen.
Todavía existe un porcentaje importante de la
población de América Latina y el Caribe que carece
de los servicios básicos de agua potable y todavía un
porcentaje mayor no cuenta con servicios de saneamiento.
Se hace imprescindible que los países dirijan
sus esfuerzos para subsanar las inequidades presentes
en el sector mediante enfoques, ajustes y
mecanismos para ampliar la repercusión de los
recursos públicos y estimular la participación privada,
utilizando además la efectiva movilización
social y participación comunitaria.
Es importante destacar la necesidad de fortalecimiento
del sector de agua potable y saneamiento
principalmente de la función de rectoría, de regulación
de los servicios y de prestación de los servicios,
a través de sus respectivas instituciones operadoras.
Las reformas sectoriales necesitan ser sustentadas
con la legislación apropiada para asegurar la máxima
eficiencia de los servicios desde la perspectiva legal,
que dará el peso político y de autoridad para orientar
y controlar la acción tanto del sector público
como del sector privado. Asimismo, el establecimiento
o la ampliación de los centros de investigación
y capacitación tendrá que ir a la par de las
inversiones y el mejoramiento administrativo e institucional
interno.
Es obvio que los prestadores de los servicios de agua
potable y saneamiento no son responsables del progreso
económico ni de la creación de riqueza. Pero
sí es importante que sean conscientes de que, como
parte de la sociedad, deben ser actores destacados del
aparato productivo, procurando incrementar al
máximo la importancia que el sector tiene dentro
del proceso de desarrollo económico.
Asimismo, en los países de América Latina y el
Caribe debe darse mayor importancia a los servicios
de agua potable y saneamiento como insumos de la
industria y comercio y fuentes de creación de
empleo.
Para que los servicios sean eficientes y efectivos se
necesita aumentar la capacidad de pago de la gente,
pero también la voluntad de pago. En este sentido es
fundamental mejorar el diálogo con las comunidades
sobre las obras requeridas y sobre la forma de
manejar el servicio.
Es importante incrementar la participación de las
comunidades en la solución de los problemas. Por
consiguiente, deben crearse mecanismos que facili-
Informe Regional
66
Cuarta Parte EL Nuevo Milenio
ten la toma de decisiones al nivel local, pero manteniendo
el apoyo y el soporte a nivel central y regional,
en términos del establecimiento y cumplimiento
de planes y políticas sectoriales y en la vigilancia y
certificación de de la calidad de los servicios.
El Siglo XXI se inicia con una población global
superior a los 6.000 millones de habitantes, y una
población en la Región de las Américas superior a
los 800 millones de habitantes. El incremento de la
demanda de agua para la agricultura, la industria y
para el uso y consumo humano es más de diez veces
mayor que el que se presentó al iniciarse el Siglo
XX, cuando la población era menos de un sexto de
la actual y el consumo de agua por habitante era
mucho menor.
Mientras la población crece, los recursos hídricos
continúan siendo los mismos potencialmente, pero
alterados en su calidad por la contaminación y en su
continuidad por el proceso de urbanización y desarrollo
de nuevas áreas agrícolas que hace que las
épocas de estiaje tiendan a ser más prolongadas y
críticas, y las avenidas, avalanchas e inundaciones
tiendan a ser más frecuentes y de mayor magnitud.
El control de la contaminación de los recursos
hídricos tendrá que ser más estricto en el nuevo
siglo, pues de este control depende la supervivencia
misma de la humanidad. Deberá resolverse el problema
de la falta de disposición adecuada de excretas
y aguas residuales, y deberá controlarse mejor la
contaminación producida por la industria, la agroindustria,
la agricultura, la minería y toda la actividad
económica en general.
A los que utilizan el recurso hídrico para el abastecimiento
público de agua potable para la industria,
la minería, la agricultura, el comercio y otros fines,
se les deberá cobrar los costos de explotación por el
costo de la utilización del agua para generar recursos
financieros que permitan el control de las cuencas
hidrográficas y el buen manejo de los recursos
hídricos. A los que contaminan se les tendrá que
sancionar con un cobro por el caudal que descargan,
por la carga orgánica (DBO) que liberan, por la
contaminación biológica y tóxica y por otros conceptos
de contaminación, de manera tal que se sientan
estimulados a controlar la contaminación en su
origen, mediante un mejor manejo y tratamiento de
sus desechos antes de descargarlos a los alcantarillados
o a los cuerpos receptores.
El gran desarrollo alcanzado por la industria química,
y la producción cada vez mayor de compuestos
orgánicos sintéticos, hace que cada vez sea mayor
la presencia en el agua de indicios de sustancias
tóxicas peligrosas. La capacidad para detectar estos
contaminantes es muy limitada en los laboratorios
para control de la calidad del agua de muchos de los
países de la Región. Mientras que los contaminantes
que se controlan son un poco más de 100, los
contaminantes potenciales constituyen varios miles.
Esto hace que un cierto grupo de personas esté
dando preferencia al agua embotellada para el consumo
humano, pagando un precio muy alto por
ella. Además, se presenta el problema de que no
todos los países tienen un buen control sobre el agua
embotellada.
El incremento de la población, el número de comunidades
y de sistemas, así como la complicación de
los problemas técnicos y administrativos hace que el
papel del Estado en la prestación de los servicios
tienda a cambiar en el Siglo XXI. El Estado será
cada vez menos un prestador del servicio, y cada vez
más un elemento rector y regulador del mismo y el
responsable de hacer cumplir las leyes y regulaciones
tendientes a proteger la salud y el medio
ambiente, así como de procurar que haya mayor
equidad en la prestación de los servicios.
Asimismo, todo indica que habrá una mayor descentralización
en la prestación de los servicios con mayor
participación de los municipios y empresas municipales,
las comunidades y de las empresas privadas.
La Región apenas está teniendo sus primeras experiencias
sobre el papel del Estado como rector y
regulador de estos servicios. Existe mayor experiencia
del Estado en la rectoría y regulación de los servicios
eléctricos, de transporte y telecomunicaciones,
que en parte se puede contabilizar como referencia
para el sector de agua potable y saneamiento.
En la Región de las Américas son frecuentes las
situaciones de emergencia causadas por desastres
naturales, tecnológicos y otras situaciones especiales.
Informe Regional
67
Cuarta Parte EL Nuevo Milenio
Movimientos sísmicos, huracanes, inundaciones,
epidemias, problemas de ruptura de líneas de conducción
y de suministro de energía eléctrica pueden
causar serios problemas a los sistemas de abastecimiento
de agua y de saneamiento, causando daños a
las instalaciones que resultan en paralizaciones, discontinuidad
de servicio, problemas para la calidad
del agua y del medio ambiente. En general los servicios
públicos de abastecimiento de agua potable y
de saneamiento son bastante vulnerables a esas situaciones
y están poco preparados para enfrentarlas.
En algunos países ya hay conciencia de la importancia
de la preparación para hacer frente a esas situaciones,
de la necesidad de conducir estudios de la vulnerabilidad
de los sistemas y de tomar las medidas necesarias
para disminuir esa vulnerabilidad. Sin embargo, se
necesita dirigir mayores esfuerzos para prevenir y controlar
situaciones de esta índole, diseminando conocimientos
y experiencias, adiestrando personal,
conduciendo estudios de vulnerabilidad e investigando
soluciones alternativas para uso en caso de emergencia
y desastre. El objetivo es que todas las instituciones de
abastecimiento de agua y de saneamiento tengan un
plan para situaciones de emergencia.
4.3 TENDENCIAS Y PERSPECTIVAS
A pesar de no haberse logrado la cobertura universal
varias veces propuesta, y de no haberse logrado
dar un servicio de agua potable y de saneamiento
eficiente, confiable y seguro en muchos casos, debe
reconocerse que los gobiernos de los países de
América Latina contribuyeron con una obra de
proporciones al incrementar la población con servicios
de agua de 69 millones en 1960 a 420 millones
en 1998; y la población con alcantarillado de 29
millones en 1960 a 242 millones en 1998. Una
política de los estados centralistas facilitó este incremento
en la cobertura. Sin embargo, el mismo centralismo
comenzó a debilitarse en cierto momento
porque fue ineficiente en la operación de los servicios,
en la gestión empresarial y en la recuperación
de costos. Los recursos del Estado se consumían
cada vez más en tratar de mantener funcionando la
infraestructura construida, haciéndosele imposible
atender a la población aún sin servicios, dándose
prioridad a la cantidad sobre la calidad, y descuidando
el tratamiento de las aguas residuales y la protección
de los recursos hídricos. La epidemia de
cólera de finales del Siglo XX obligó a hacer un alto
en el camino y a ponerse a pensar sobre lo que
estaba pasando.
Sin lugar a dudas, en el Siglo XXI se logrará la meta
de la universalización de los servicios de agua y
saneamiento con el consecuente beneficio social tan
arduamente buscado. El comienzo del siglo se caracteriza
por la globalización, la integración y los mercados
abiertos, presentando el potencial para crear
posibilidades significativas para mejorar y ampliar
los mecanismos y medios de financiamiento de las
inversiones en el sector.Asimismo, el progreso en los
medios de comunicación hace que ya no haya gente
aislada, lo que crea condiciones más favorables para
satisfacer las necesidades de la población.
Las personas se desplazan hacia los lugares donde
encuentran una calidad de vida mejor, a pesar de
que los gobiernos tratan de ponerle freno a la
migración masiva ya que éstas no están dispuestas a
quedarse esperando a que les lleguen algún día las
soluciones a sus problemas.
Dentro de este panorama, el papel del Estado como
prestador de servicios de agua potable y saneamiento
tiende a cambiar, y el de la participación de la iniciativa
privada tiende a ser cada vez mayor. En vez de
tener gente exigiéndole al Estado que le resuelva sus
problemas, se tendrá a los individuos discutiendo
sobre cómo resolver sus problemas, o a algún grupo
privado participando en la búsqueda de una solución.
Sin embargo, para garantizar la equidad y el bienestar
de todos, el Estado nunca podrá renunciar a ser
el responsable, en última instancia, de la prestación
de estos servicios.
Mientras que el aparato del Estado sea eficiente en la
prestación directa de los servicios, se considera que
puede continuar así. Esto obliga a un buen planeamiento
para satisfacer las necesidades del mercado
potencial servido, y a una buena recuperación de los
costos ya sea a través de tarifas o subvenciones.
Cuando el aparato del Estado fracase, deberán
tomarse acciones para lograr la eficiencia, la calidad
Informe Regional
68
Cuarta Parte EL Nuevo Milenio
de los servicios y la cobertura universal de los mismos.
Es aquí donde el Estado, reconociendo sus dificultades
como prestador de un servicio, pero como
rector y regulador irrenunciable del mismo, tendrá
que ver cómo le da oportunidad a la comunidad y a
la empresa privada para que participe en la solución
del problema, a través de su acceso a los mercados
financieros, su eficiencia y su flexibilidad empresarial.
Entramos aquí ante un problema de capacidad de
pago y de equidad. Donde haya capacidad de pago,
se resolverá el problema siempre que se garantice la
recuperación de los costos; de otra manera, si la
empresa cobra menos del costo directo, quiebra. Asimismo,
tendrá que ser eficiente y utilizar tecnologías
apropiadas, para no incurrir en costos innecesarios
que la lleve a cobrar tarifas irracionales. El Estado
tendrá que manejar dos aspectos: regulación de los
servicios, y subsidio a los pobres que no estén en
capacidad de pagar el costo del servicio. Se considera
que esto puede ser más justo, que un servicio de
baja cobertura en manos del Estado, en donde éste
está subsidiando a ricos y a pobres, y dejando abandonados
a los que no están servidos. Obviamente, si
los solventes son unos pocos y los pobres muchos el
sector no logrará funcionar bien ni en manos del
Estado, ni en manos de la iniciativa privada. Estaríamos
ante un problema mucho más complejo.
En muchos lugares rurales de la Región se han dado
situaciones en la que los vecinos se reúnen, se organizan,
y ellos mismos logran crear un comité pro acueducto,
elaboran un proyecto y lo construyen. Luego
crean un comité de administración y operan el servicio
cobrando a los usuarios el costo para poder mantener
el sistema funcionando. Este es un ejemplo de
la participación de la comunidad y de la iniciativa privada
resolviendo el problema. El Estado puede intervenir
con asesoría para mejorar los aspectos técnicos
de las obras y de la calidad del servicio. Pero lo interesante
es que la obra se hace por decisión de la gente,
sin tener que esperar una decisión burocrática.
4.4 PROYECCIONES
Gran número de países de la Región está interesado
en realizar modificaciones profundas en el sector
agua potable y saneamiento.A solicitud de los países,
la OPS ha realizado en los últimos cinco años
17 análisis sectoriales, que han servido para obtener
un diagnóstico amplio de la situación sectorial,
identificar fortalezas y debilidades, prioridades,
necesidades de inversiones y proponer lineamientos
para el fortalecimiento del sector.
La Evaluación 2000 confirma los hallazgos de los
análisis sectoriales en cuanto a la necesidad, en un
gran número de países, de introducir cambios que
permitan la valorización y el fortalecimiento del
sector de agua potable y saneamiento.A menos que
se introduzcan ciertos cambios fundamentales en la
estructura del sector, en su organización institucional,
en las formas de gestión de las empresas, en las
estrategias para la movilización de recursos, en las
prioridades y en la actitud y atención a los contrastes
e inequidades, el progreso continuará a pasos
lentos, sin condiciones de sostenibilidad y comprometiendo
seriamente el proceso de desarrollo económico
y social.
Muchos países de la Región ya han avanzado en el
proceso de creación de legislación básica, de entidades
rectoras, entes reguladores, descentralización y
desconcentración,mayor participación de la iniciativa
privada, mejor coordinación intra y extra-sectorial,
introducción de mecanismos de evaluación, entre
otros. Sin embargo, en la mayoría de ellos esas acciones
están en etapa inicial y se estima que para avanzar
y consolidar el proceso existe la necesidad de poder
contar, en el momento oportuno, con la voluntad
política nacional y la colaboración externa. En ciertos
casos, el país tiene el potencial para realizar esos
cambios con sus propios recursos, pero la presencia de
la cooperación externa ayuda a valorizar el proceso,
autenticar acciones y a vencer ciertas resistencias.
Están ampliamente demostrados los beneficios sociales
que se derivan del buen funcionamiento del sector.
Se debería aprovechar la gran experiencia que ya
existe en la Región y proyectar algunas lecciones
aprendidas adaptadas a la particularidad de cada país.
Existe preocupación en la Región por el futuro de
los servicios de abastecimiento de agua y saneamiento.
A nivel político y de decisión, esto se ha
manifestado en múltiples reuniones internacionales,
inclusive algunas de Jefes de Estado.
Informe Regional
69
Cuarta Parte EL Nuevo Milenio
La declaración de la Conferencia Cumbre de Santa
Cruz de la Sierra constituye un manifiesto de gran
trascendencia sobre la importancia del agua potable
y el saneamiento para todos, que bien puede señalar
el camino para iniciar las actividades para mejorar los
servicios de agua potable y saneamiento en el Siglo
XXI. El Plan de Acción para Mejorar el Acceso y la
Calidad del Agua Potable que se derivó de la Conferencia,
desempeña un papel catalítico importante
para inducir las oportunidades que ofrezcan las condiciones
esenciales que satisfagan las necesidades del
sector, dentro del marco de la equidad.
4.5 ORIENTACIONES FUTURAS DEL
SECTOR
Los esfuerzos necesarios para impulsar el desarrollo
del sector a futuro se resumen en el capítulo correspondiente
a Perspectivas del Sector del Informe
Analítico de País preparado por los países de la
Región, que se encuentran en la base de datos del
CEPIS sobre la Evaluación 2000.
Basado en los resultados de la Evaluación 2000, para
mejorar los servicios de abastecimiento de agua
potable y saneamiento, la atención para el inicio del
milenio debería centrarse en los siguientes aspectos:
◗ La modernización del sector y la institucionalización
de la función rectora, con miras a aumentar
la cobertura, calidad y eficiencia de los servicios
de abastecimiento de agua y saneamiento,
haciendo hincapié en mejorar los niveles de gestión
y propiciar la participación de la sociedad
civil, en especial la iniciativa privada.
◗ La regulación de los servicios deberá considerar
además de los aspectos de protección de la salud y
de conservación de los recursos naturales, la diversidad
de mercados, evaluando variables que incluyan
tamaño de municipios, formas de organización
y grado de desarrollo, especialmente para localidades
pequeñas y zonas periurbanas y rurales.
◗ El fortalecimiento de las capacidades nacionales
principalmente de las instituciones rectoras y de
los entes reguladores.
◗ El mayor esfuerzo debe centrarse en los sistemas
70 de control, vigilancia y certificación de la calidad
Informe Regional
71
Cuarta Parte EL Nuevo Milenio
de los servicios, ya sea por parte de las empresas o
por el Estado directamente.
◗ El apoyo financiero debe hacerse a través de los
recursos provenientes de los ingresos corrientes de
los países (oferta) y los subsidios permitidos por la
ley de servicios públicos (demanda). Dichos subsidios
deberán ofrecerse donde se maximicen los
beneficios sociales y se minimicen los efectos distributivos
regresivos. Adicionalmente, como en
toda actividad empresarial, los servicios de agua
potable en el mediano plazo, deberán financiarse
exclusivamente con el producto de la venta de los
servicios, con la excepción de las comunidades
menos privilegiadas que carecen de capacidad de
pago, las cuales deben ser respaldadas con subsidios,
directos o indirectos, en forma eficaz y efectiva
a fin de estimular los beneficios sociales del
sector.
◗ Dado que las entidades públicas y privadas que
prestan los servicios de abastecimiento de agua
potable y saneamiento desarrollan una actividad
empresarial, deben ser tratadas jurídica, fiscal y
administrativamente como cualquier otra
empresa de naturaleza industrial o comercial, con
similares derechos y obligaciones.
◗ Teniendo en cuenta que la descentralización no
genera eficiencia con la transferencia de responsabilidades,
los municipios aún no están preparados
para cumplir con este reto en su cabalidad.
Para lo cual, desde la perspectiva local se debería
tener en consideración las siguientes opciones
para llegar a la eficiencia: (i) aprender en el proceso;
(ii) recibir apoyo y asistencia técnica en la
gestión de servicios, y (iii) facilitar la vinculación
del sector privado a la gestión de los sistemas.
◗ Se debe estimular la inversión y la rehabilitación
de la infraestructura del abastecimiento de agua y
saneamiento para mejorar la eficiencia de los sistemas
y reactivar el crecimiento económico, considerando
que la inversión en la infraestructura
aumenta la productividad y estimula a las empresas
que participan.
◗ Se debe promover el tratamiento de aguas residuales
considerando su impacto negativo sobre la
salud y el medio ambiente.
Se considera, que en el futuro, el suministro de los
servicios de abastecimiento de agua y saneamiento
puede ser exitoso si se logra lo siguiente:
◗ Contar con organismos operadores autosuficientes
desde el punto de vista técnico y económico
que presenten continuidad en sus programas de
trabajo.
◗ Una sociedad convencida de la importancia de su
papel en el uso eficiente de los servicios, en la
preservación de los recursos naturales y en el
pago de los servicios.
◗ Programas dinámicos de incremento de las
coberturas en las áreas periurbanas y rurales
mediante la participación activa de los usuarios
en la operación y mantenimiento de la infraestructura
con el apoyo directo en su construcción
e incluso mantenimiento mediante subsidios justificados
y efectivos.
◗ Una autoridad gubernamental competente que
sea responsable de la administración eficiente de
los recursos hídricos del país, incluyendo la protección
de las cuencas hidrográficas en términos
de cantidad y calidad del recurso.
Q u i n t a p a r t e
ANEXOS
73
Grupos Total urb. Conexión % Conex. F. acceso % F. Urb. serv. % Urb. % Urb.
acces. Urb. serv. sin serv. sin serv.
GRUPO I
CANADÁ 23959,417 23959,417 100,00 0,000 0,00 23959,417 100,00 0,000 0,00
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA 185592,200 185592,200 100,00 0,000 0,00 185592,200 100,00 0,000 0,00
TOTAL GRUPO I 209551,617 209551,617 100,00 0,000 0,00 209551,617 100,00 0,000 0,00
GRUPO II
BRASIL 126773,000 114907,000 90,64 6361,000 5,02 121268,000 95,66 5505,000 4,34
MÉXICO 70458,800 65735,000 93,30 811,500 1,15 66546,500 94,45 3912,300 5,55
TOTAL GRUPO II 197231,800 180642,000 91,59 7172,500 3,64 187814,500 95,23 9417,300 4,77
GRUPO III
BOLIVIA 4770,000 4169,000 87,40 272,000 5,70 4441,000 93,10 329,000 6,90
COLOMBIA 28719,000 25619,000 89,21 2525,620 8,79 28144,620 98,00 574,380 2,00
ECUADOR 7635,000 5872,000 76,91 348,000 4,56 6220,000 81,47 1415,000 18,53
PERÚ 16969,600 12927,600 76,18 1807,800 10,65 14735,400 86,83 2234,200 13,17
VENEZUELA 18889,000 15802,000 83,66 171,000 0,91 15973,000 84,56 2916,000 15,44
TOTAL GRUPO III 76982,600 64389,600 83,64 5124,420 6,66 69514,020 90,30 7468,580 9,70
GRUPO IV
ARGENTINA 32481,000 23385,000 72,00 4126,000 12,70 27511,000 84,70 4970,000 15,30
CHILE 12723,000 12112,000 95,20 496,000 3,90 12608,000 99,10 115,000 0,90
PARAGUAY 2905,127 2003,680 68,97 33,470 1,15 2037,150 70,12 867,977 29,88
URUGUAY 2919,480 2735,491 93,70 132,149 4,53 2867,641 98,22 51,839 1,78
TOTAL GRUPO IV 51028,607 40236,171 78,85 4787,619 9,38 45023,791 88,23 6004,816 11,77
GRUPO V
BELICE 120,100 119,620 99,60 0,480 0,40 120,100 100,00 0,000 0,00
COSTA RICA 1440,272 1432,700 99,47 1,200 0,08 1433,900 99,56 6,372 0,44
CUBA 8376,000 6994,300 83,50 1236,500 14,76 8230,800 98,27 145,200 1,73
EL SALVADOR 3124,670 2696,620 86,30 190,580 6,10 2887,201 92,40 237,469 7,60
GUATEMALA 3879,000 3388,000 87,34 443,000 11,42 3831,000 98,76 48,000 1,24
HAITÍ 2614,820 392,274 15,00 884,681 33,83 1276,955 48,84 1337,865 51,16
HONDURAS 2788,120 2481,427 89,00 133,312 4,78 2614,740 93,78 173,380 6,22
NICARAGUA 2514,300 2219,100 88,26 169,500 6,74 2388,600 95,00 125,700 5,00
PANAMÁ 1525,140 1323,120 86,75 13,736 0,90 1336,856 87,65 188,284 12,35
PUERTO RICO 3702,000 3702,000 100,00 0,000 0,00 3702,000 100,00 0,000 0,00
REPÚBLICA DOMINICANA 5260,500 3235,200 61,50 1814,900 34,50 5050,100 96,00 210,400 4,00
TOTAL GRUPO V 35344,922 27984,362 79,18 4887,890 13,83 32872,252 93,00 2472,670 7,00
GRUPO VI
ANGUILA 8,848 3,975 44,93 1,339 15,13 5,314 60,06 3,534 39,94
ANTIGUA Y BARBUDA 42,000 38,000 90,48 2,000 4,76 40,000 95,24 2,000 4,76
ANTILLAS NEERLANDESAS 138,402 – – – – – – – –
ARUBA 72,000 72,000 100,00 0,000 0,00 72,000 100,00 0,000 0,00
BAHAMAS 248,000 171,000 68,95 73,200 29,52 244,200 98,47 3,800 1,53
BARBADOS 270,000 269,270 99,73 0,700 0,26 269,970 99,99 0,030 0,01
BERMUDA 64,000 – – – – – – – –
DOMINICA 19,000 18,580 97,79 0,420 2,21 19,000 100,00 0,000 0,00
GRANADA 9,130 8,520 93,32 0,370 4,05 8,890 97,37 0,240 2,63
GUADALUPE 422,500 414,000 97,99 0,000 0,00 414,000 97,99 8,500 2,01
GUAYANA FRANCESA 122,850 101,632 82,73 5,875 4,78 107,507 87,51 15,343 12,49
GUYANA 180,000 165,000 91,67 12,000 6,67 177,000 98,33 3,000 1,67
ISLAS CAIMÁN 34,000 – – – – – – – –
ISLAS TURCAS Y CAICOS 20,000 15,500 77,50 4,500 22,50 20,000 100,00 0,000 0,00
ISLAS VÍRGENES (EUA) 49,113 – – – – – – – –
ISLAS VÍRGENES (RU) 19,482 18,945 97,24 0,099 0,51 19,044 97,75 0,438 2,25
JAMAICA 1410,560 832,936 59,05 545,605 38,68 1378,540 97,73 32,020 2,27
MARTINICA 369,656 – – – – – – – –
MONTSERRAT 5,000 4,900 98,00 0,100 2,00 5,000 100,00 0,000 0,00
SAINT KITTS Y NEVIS 33,500 24,133 72,04 8,877 26,50 33,010 98,54 0,490 1,46
SAN VICENTE Y LAS GRANADINAS 61,924 45,260 73,09 12,400 20,02 57,660 93,11 4,264 6,89
SANTA LUCÍA 147,100 110,400 75,05 33,800 22,98 144,200 98,03 2,900 1,97
SURINAME 296,753 268,858 90,60 22,553 7,60 291,411 98,20 5,342 1,80
TRINIDAD Y TABAGO 1263,990 830,852 65,73 256,036 20,26 1086,888 85,99 177,102 14,01
TOTAL GRUPO VI 5307,808 3413,761 73,37 979,873 21,06 4393,634 94,43 259,003 5,57
TOTAL AMÉRICAS 575447,354 526217,511 91,55 22952,302 3,99 549169,813 95,54 25622,370 4,46
TOTAL ALC 365895,737 316665,894 86,70 22952,302 6,28 339618,196 92,98 25622,370 7,02
CUADRO 7
Población urbana – abastecimiento de agua potable
(en miles de habitantes)
Informe Regional
74
Quinta Parte Anexos
CUADRO 8
Población rural – abastecimiento de agua potable
(en miles de habitantes)
Grupos Total rural. Conexión % Conex. F. acceso % F. Rural serv. % Rural % Rural
acces. Urb. serv. sin serv. sin serv.
GRUPO I
CANADÁ 6462,080 2435,708 37,69 3976,667 61,54 6412,375 99,23 49,705 0,77
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA 76690,612 76690,612 100,00 0,000 0,00 76690,612 100,00 0,000 0,00
TOTAL GRUPO I 83152,692 79126,320 95,16 3976,667 4,78 83102,987 99,94 49,705 0,06
GRUPO II
BRASIL 35017,000 6884,000 19,66 15865,000 45,31 22749,000 64,97 12268,000 35,03
MÉXICO 25337,700 15683,500 61,90 672,100 2,65 16355,600 64,55 8982,100 35,45
TOTAL GRUPO II 60354,700 22567,500 37,39 16537,100 27,40 39104,600 64,79 21250,100 35,21
GRUPO III
BOLIVIA 3180,000 967,000 30,41 432,000 13,58 1399,000 43,99 1781,000 56,01
COLOMBIA 12050,000 5024,000 41,69 3772,500 31,31 8796,500 73,00 3253,500 27,00
ECUADOR 4540,000 1907,000 42,00 428,000 9,43 2335,000 51,43 2205,000 48,57
PERÚ 7831,100 2286,600 29,20 1681,600 21,47 3968,200 50,67 3862,900 49,33
VENEZUELA 2213,000 1350,000 61,00 209,000 9,44 1559,000 70,45 654,000 29,55
TOTAL GRUPO III 29814,100 11534,600 38,69 6523,100 21,88 18057,700 60,57 11756,400 39,43
GRUPO IV
ARGENTINA 4097,000 1124,000 27,43 98,000 2,39 1222,000 29,83 2875,000 70,17
CHILE 2197,000 995,000 45,29 448,000 20,39 1443,000 65,68 754,000 34,32
PARAGUAY 2500,347 276,938 11,08 44,000 1,76 320,938 12,84 2179,409 87,16
URUGUAY 295,810 166,711 56,36 108,769 36,77 275,481 93,13 20,329 6,87
TOTAL GRUPO IV 9090,157 2562,649 28,19 698,769 7,69 3261,419 35,88 5828,738 64,12
GRUPO V
BELICE 118,400 74,240 62,70 22,380 18,90 96,620 81,60 21,780 18,40
COSTA RICA 1900,637 1547,900 81,44 191,600 10,08 1739,500 91,52 161,137 8,48
CUBA 2761,700 1064,100 38,53 1047,200 37,92 2111,300 76,45 650,400 23,55
EL SALVADOR 3032,110 506,362 16,70 260,810 8,60 767,172 25,30 2264,938 74,70
GUATEMALA 7209,000 3454,000 47,91 1614,000 22,39 5068,000 70,30 2141,000 29,70
HAITÍ 5119,180 1238,760 24,20 1040,558 20,33 2279,318 44,53 2839,862 55,47
HONDURAS 3201,280 2023,211 63,20 208,083 6,50 2231,294 69,70 969,986 30,30
NICARAGUA 2175,200 313,800 14,43 416,200 19,13 730,000 33,56 1445,200 66,44
PANAMÁ 1237,090 942,017 76,15 120,011 9,70 1062,028 85,85 175,062 14,15
PUERTO RICO 170,000 0,000 0,00 170,000 100,00 170,000 100,00 0,000 0,00
REPÚBLICA DOMINICANA 2958,000 733,600 24,80 1416,900 47,90 2150,500 72,70 807,500 27,30
TOTAL GRUPO V 29882,597 11897,990 39,82 6507,743 21,78 18405,732 61,59 11476,865 38,41
GRUPO VI
ANGUILA
ANTIGUA Y BARBUDA 28,000 22,000 78,57 3,000 10,71 25,000 89,29 3,000 10,71
ANTILLAS NEERLANDESAS 59,598 – – – – – – – –
ARUBA – – – – – – – – –
BAHAMAS 50,000 40,000 80,00 3,000 6,00 43,000 86,00 7,000 14,00
BARBADOS – – – – – – – – –
BERMUDA – – – – – – – – –
DOMINICA 52,000 29,960 57,62 16,840 32,38 46,800 90,00 5,200 10,00
GRANADA 90,970 68,200 74,97 16,200 17,81 84,400 92,78 6,570 7,22
GUADALUPE – – – – – – – – –
GUAYANA FRANCESA 31,140 20,349 65,35 1,684 5,41 22,033 70,75 9,107 29,25
GUYANA 570,000 450,000 78,95 70,000 12,28 520,000 91,23 50,000 8,77
ISLAS CAIMÁN – – – – – – – – –
ISLAS TURCAS Y CAICOS 5,000 3,000 60,00 2,000 40,00 5,000 100,00 0,000 0,00
ISLAS VÍRGENES (EUA) 57,887 – – – – – – – –
ISLAS VÍRGENES (RU) – – – – – – – – –
JAMAICA 1149,440 148,048 12,88 534,605 46,51 682,652 59,39 466,788 40,61
MARTINICA 22,344 – – – – – – – –
MONTSERRAT – – – – – – – – –
SAINT KITTS Y NEVIS – – – – – – – – –
SAN VICENTE Y LAS GRANADINAS 51,076 37,230 72,89 10,200 19,97 47,430 92,86 3,646 7,14
SANTA LUCÍA – – – – – – – – –
SURINAME 130,377 44,286 33,97 31,138 23,88 75,424 57,85 54,953 42,15
TRINIDAD Y TABAGO
TOTAL GRUPO VI 2297,832 863,073 39,99 688,667 31,91 1551,739 71,91 606,264 28,09
TOTAL AMÉRICAS 214592,078 128552,132 59,94 34932,046 16,29 163484,178 76,23 50968,071 23,77
TOTAL ALC 131439,386 49425,812 37,64 30955,379 23,58 80381,190 61,22 50918,367 38,78
Informe Regional
75
Quinta Parte Anexos
CUADRO 9
Población total – abastecimiento de agua potable
(en miles de habitantes)
Población Total POBLACIÓN SERVIDA POBL. SIN SERVICIO
Grupos Conexión % F. Acceso % Total % Total %
GRUPO I
CANADÁ 30421,497 26395,125 86,76 3976,667 13,07 30371,792 99,84 49,705 0,16
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA 262282,812 262282,812 100,00 0,000 0,00 262282,812 100,00 0,000 0,00
TOTAL GRUPO I 292704,309 288677,937 98,62 3976,667 1,36 292654,604 99,98 49,705 0,02
GRUPO II
BRASIL 161790,000 121791,000 75,28 22226,000 13,74 144017,000 89,01 17773,000 10,99
MÉXICO 95796,500 81418,500 84,99 1483,600 1,55 82902,100 86,54 12894,400 13,46
TOTAL GRUPO II 257586,500 203209,500 78,89 23709,600 9,20 226919,100 88,09 30667,400 11,91
GRUPO III
BOLIVIA 7950,000 5136,000 64,60 704,000 8,86 5840,000 73,46 2110,000 26,54
COLOMBIA 40769,000 30643,000 75,16 6298,120 15,45 36941,120 90,61 3827,880 9,39
ECUADOR 12175,000 7779,000 63,89 776,000 6,37 8555,000 70,27 3620,000 29,73
PERÚ 24800,700 15214,200 61,35 3489,400 14,07 18703,600 75,42 6097,100 24,58
VENEZUELA 21102,000 17152,000 81,28 380,000 1,80 17532,000 83,08 3570,000 16,92
TOTAL GRUPO III 106796,700 75924,200 71,09 11647,520 10,91 87571,720 82,00 19224,980 18,00
GRUPO IV
ARGENTINA 36578,000 24509,000 67,00 4224,000 11,55 28733,000 78,55 7845,000 21,45
CHILE 14920,000 13107,000 87,85 944,000 6,33 14051,000 94,18 869,000 5,82
PARAGUAY 5405,474 2280,618 42,19 77,470 1,43 2358,088 43,62 3047,386 56,38
URUGUAY 3215,290 2902,203 90,26 240,918 7,49 3143,121 97,76 72,169 2,24
TOTAL GRUPO IV 60118,764 42798,821 71,19 5486,388 9,13 48285,209 80,32 11833,555 19,68
GRUPO V
BELICE 238,500 193,860 81,28 22,860 9,58 216,720 90,87 21,780 9,13
COSTA RICA 3340,909 2980,600 89,22 192,800 5,77 3173,400 94,99 167,509 5,01
CUBA 11137,700 8058,400 72,35 2283,700 20,50 10342,100 92,86 795,600 7,14
EL SALVADOR 6156,780 3202,982 52,02 451,390 7,33 3654,372 59,36 2502,408 40,64
GUATEMALA 11088,000 6842,000 61,71 2057,000 18,55 8899,000 80,26 2189,000 19,74
HAITÍ 7734,000 1631,034 21,09 1925,239 24,89 3556,273 45,98 4177,727 54,02
HONDURAS 5989,400 4504,638 75,21 341,396 5,70 4846,034 80,91 1143,366 19,09
NICARAGUA 4689,500 2532,900 54,01 585,700 12,49 3118,600 66,50 1570,900 33,50
PANAMÁ 2762,230 2265,137 82,00 133,748 4,84 2398,885 86,85 363,345 13,15
PUERTO RICO 3872,000 3702,000 95,61 170,000 4,39 3872,000 100,00 0,000 0,00
REPÚBLICA DOMINICANA 8218,500 3968,800 48,29 3231,800 39,32 7200,600 87,61 1017,900 12,39
TOTAL GRUPO V 65227,519 39882,351 61,14 11395,633 17,47 51277,984 78,61 13949,535 21,39
GRUPO VI
ANGUILA 8,848 3,975 44,93 1,339 15,13 5,314 60,06 3,534 39,94
ANTIGUA Y BARBUDA 70,000 60,000 85,71 5,000 7,14 65,000 92,86 5,000 7,14
ANTILLAS NEERLANDESAS 198,000 – – – – – – – –
ARUBA 72,000 72,000 100,00 0,000 0,00 72,000 100,00 0,000 0,00
BAHAMAS 298,000 211,000 70,81 76,200 25,57 287,200 96,38 10,800 3,62
BARBADOS 270,000 269,270 99,73 0,700 0,26 269,970 99,99 0,030 0,01
BERMUDA 64,000 – – – – – – – –
DOMINICA 71,000 48,540 68,37 17,260 24,31 65,800 92,68 5,200 7,32
GRANADA 100,100 76,720 76,64 16,570 16,55 93,290 93,20 6,810 6,80
GUADALUPE 422,500 414,000 97,99 0,000 0,00 414,000 97,99 8,500 2,01
GUAYANA FRANCESA 153,990 121,981 79,21 7,559 4,91 129,540 84,12 24,450 15,88
GUYANA 750,000 615,000 82,00 82,000 10,93 697,000 92,93 53,000 7,07
ISLAS CAIMÁN 34,000 – – – – – – – –
ISLAS TURCAS Y CAICOS 25,000 18,500 74,00 6,500 26,00 25,000 100,00 0,000 0,00
ISLAS VÍRGENES (EUA) 107,000 – – – – – – – –
ISLAS VÍRGENES (RU) 19,482 18,945 97,24 0,099 0,51 19,044 97,75 0,438 2,25
JAMAICA 2560,000 980,984 38,32 1080,209 42,20 2061,193 80,52 498,807 19,48
MARTINICA 392,000 – – – – – – – –
MONTSERRAT 5,000 4,900 98,00 0,100 2,00 5,000 100,00 0,000 0,00
SAINT KITTS Y NEVIS 33,500 24,133 72,04 8,877 26,50 33,010 98,54 0,490 1,46
SAN VICENTE Y LAS GRANADINAS 113,000 82,490 73,00 22,600 20,00 105,090 93,00 7,910 7,00
SANTA LUCÍA 147,100 110,400 75,05 33,800 22,98 144,200 98,03 2,900 1,97
SURINAME 427,130 313,144 73,31 53,691 12,57 366,835 85,88 60,295 14,12
TRINIDAD Y TABAGO 1263,990 830,852 65,73 256,036 20,26 1086,888 85,99 177,102 14,01
TOTAL GRUPO VI 7605,640 4276,834 62,80 1668,540 24,50 5945,373 87,30 865,267 12,70
TOTAL AMÉRICAS 790039,432 654769,643 82,96 57884,348 7,33 712653,991 90,30 76590,441 9,70
TOTAL ALC 497335,123 366091,706 73,73 53907,681 10,86 419999,387 84,59 76540,736 15,41
Informe Regional
76
Quinta Parte Anexos
CUADRO 10
Características de los sistemas urbanos de agua potable
Países % de sistemas de agua potable Sistemas que proveen agua Número típico de horas por día
que usan la desinfección intermitente suministro de agua potable
% Sistemas % Población
GRUPO I
Canadá 80,00 0 0 24
USA 100,00 0 0 24
GRUPO II
Brasil ND ND ND ND
México 95,00 ND ND ND
GRUPO III
Bolivia 26,00 ND ND ND
Colombia 83,60 ND ND 21,3
Ecuador 60,00 95 ND
Perú 80,00 99,0 99,9 13,7
Venezuela 98,00 29 ND 17
GRUPO IV
Argentina 98,00 ND ND 24
Chile 100,00 0 0 24
Paraguay 100,00 30,0 12,6 ND
Uruguay 100,00 0 0 24
GRUPO V
Belice 100,00 11,1 46,5 ND
Costa Rica 100,00 0 0 24
Cuba 83,50 78,9 88,1 12,2
El Salvador 100,00 82,6 65,2 ND
Guatemala 25,00 80,0 90,0 6-12
Haití 20,00 100,0 49,0 6
Honduras 51,00 98,1 97,7 6
Nicaragua 100,00 14,0 11,4 ND
Panamá 100,00 27,1 25,4 20
Puerto Rico 100,00 ND ND 24
Rep. Dominicana 95,00 60,0 89,5 18
GRUPO VI
Anguila ND 0 0 24
Antigua y Barbuda 100,00 0 0 24
Antillas Neerlandesas
Aruba
Bahamas 100,00 0 0 24
Barbados 100,00 0 0 24
Bermuda
Dominica 100,00 0 0 24
Guayana Francesa 100,00 0 0 24
Granada 100,00 0 0 24
Guadalupe 98,00 0 0 24
Guyana 100,00 ND ND 18-24
Islas Caimán
Islas Turcas y Caicos 100,00 0 0 24
Islas Vírgenes Británicas ND 0 0 24
Islas Vírgenes USA
Jamaica ND ND ND ND
Martinica
Montserrrat 99,95 0 0 24
San Kitts y Nevis 100,00 0 0 24
Santa Lucía 100,00 100,0 75,0 10-12
San Vicente y las Granadinas ND ND ND ND
Suriname 0,00 70,0 46,0 ND
Trinidad y Tabago 100,00 70,0 58,0 12
Informe Regional
77
Quinta Parte Anexos
CUADRO 11
Sistemas rurales de agua potable en funcionamiento
% de sistemas de agua potable
funcionando/en operación
GRUPO I
Canadá 95,00
USA 99,00
GRUPO II
Brasil ND
México ND
GRUPO III
Bolivia 95,00
Colombia ND
Ecuador 70,00
Perú 70,00
Venezuela 73,00
GRUPO IV
Argentina 100,00
Chile 93,00
Paraguay 98,00
Uruguay 6,00
GRUPO V
Belice ND
Costa Rica 56,00
Cuba 98,00
El Salvador ND
Guatemala 96,00
Haití 80,00
Honduras 95,00
Nicaragua 95,00
Panamá 100,00
Puerto Rico ND
Rep. Dominicana 86,00
GRUPO VI
Anguila ND
Antigua y Barbuda 100,00
Antillas Neerlandesas ND
Aruba ND
Bahamas 100,00
Barbados NA
Bermuda ND
Dominica 100,00
Guayana Francesa 90,00
Granada 100,00
Guadalupe ND
Guyana 100,00
Islas Caimán ND
Islas Turcas y Caicos 100,00
Islas Vírgenes Británicas NA
Islas Vírgenes USA ND
Jamaica ND
Martinica ND
Montserrrat NA
San Kitts y Nevis NA
Santa Lucía NA
San Vicente y las Granadinas ND
Suriname 60,00
Trinidad y Tabago NA
Informe Regional
78
Quinta Parte Anexos
CUADRO 12
Población urbana – saneamiento
(en miles de habitantes)
Grupos Total urb. Conexión % Conex. In situ % in situ Urb. serv. % Urban. % Urb.
Urb. serv. sin serv. sin serv
GRUPO I
CANADÁ 23959,417 23064,700 96,27 894,717 3,73 23959,417 100,00 0,000 0,00
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA 185592,200 175852,000 94,75 9740,200 5,25 185592,200 100,00 0,000 0,00
TOTAL GRUPO I 209551,617 198916,700 94,92 10634,917 5,08 209551,617 100,00 0,000 0,00
GRUPO II
BRASIL 126773,000 74896,000 59,08 43793,000 34,54 118689,000 93,62 8084,000 6,38
MÉXICO 70458,800 52584,500 74,63 8736,300 12,40 61320,800 87,03 9138,000 12,97
TOTAL GRUPO II 197231,800 127480,500 64,63 52529,300 26,63 180009,800 91,27 17222,000 8,73
GRUPO III
BOLIVIA 4770,000 2151,000 45,09 1774,000 37,19 3925,000 82,29 845,000 17,71
COLOMBIA 28719,000 22547,000 78,51 5310,430 18,49 27857,430 97,00 861,570 3,00
ECUADOR 7635,000 4687,000 61,39 694,000 9,09 5381,000 70,48 2254,000 29,52
PERÚ 16969,600 11369,600 67,00 3818,200 22,50 15187,800 89,50 1781,800 10,50
VENEZUELA 18889,000 11793,000 62,43 1633,000 8,65 13426,000 71,08 5463,000 28,92
TOTAL GRUPO III 76982,600 52547,600 68,26 13229,630 17,19 65777,230 85,44 11205,370 14,56
GRUPO IV
ARGENTINA 32481,000 17767,000 54,70 10984,000 33,82 28751,000 88,52 3730,000 11,48
CHILE 12723,000 11387,000 89,50 483,000 3,80 11870,000 93,30 853,000 6,70
PARAGUAY 2905,127 384,461 13,23 2080,522 71,62 2464,983 84,85 440,144 15,15
URUGUAY 2919,480 1478,040 50,63 1306,245 44,74 2784,285 95,37 135,195 4,63
TOTAL GRUPO IV 51028,607 31016,501 60,78 14853,767 29,11 45870,268 89,89 5158,339 10,11
GRUPO V
BELICE 120,100 46,960 39,10 38,190 31,80 85,150 70,90 34,950 29,10
COSTA RICA 1440,272 680,837 47,27 597,512 41,49 1278,349 88,76 161,923 11,24
CUBA 8376,000 4059,100 48,46 4066,100 48,54 8125,200 97,01 250,800 2,99
EL SALVADOR 3124,670 1999,380 63,99 680,370 21,77 2679,750 85,76 444,920 14,24
GUATEMALA 3879,000 3595,000 92,68 79,000 2,04 3674,000 94,72 205,000 5,28
HAITÍ 2614,820 0,000 0,00 1195,403 45,72 1195,403 45,72 1419,417 54,28
HONDURAS 2788,120 1538,440 55,18 1079,279 38,71 2617,719 93,89 170,401 6,11
NICARAGUA 2514,300 812,900 32,33 1525,400 60,67 2338,300 93,00 176,000 7,00
PANAMÁ 1525,140 977,029 64,06 527,554 34,59 1504,583 98,65 20,557 1,35
PUERTO RICO 3702,000 2213,000 59,78 1489,000 40,22 3702,000 100,00 0,000 0,00
REPÚBLICA DOMINICANA 5260,500 1652,000 31,40 3377,000 64,20 5029,000 95,60 231,500 4,40
TOTAL GRUPO V 35344,922 17574,646 49,72 14654,809 41,46 32229,455 91,19 3115,467 8,81
GRUPO VI
ANGUILA 8,848 – – 8,771 99,13 8,771 99,13 0,077 0,87
ANTIGUA Y BARBUDA 42,000 0,000 0,00 41,300 98,33 41,300 98,33 0,700 1,67
ANTILLAS NEERLANDESAS 138,402 – – – – – – – –
ARUBA 72,000 – – – – – – – –
BAHAMAS 248,000 40,000 16,13 208,000 83,87 248,000 100,00 0,000 0,00
BARBADOS 270,000 5,103 1,89 263,115 97,45 268,218 99,34 1,782 0,66
BERMUDA 64,000 – – – – – – – –
DOMINICA 19,000 5,290 27,84 11,050 0,00 16,340 86,00 2,660 14,00
GRANADA 9,130 1,660 18,18 7,100 77,77 8,760 95,95 0,370 4,05
GUADALUPE 422,500 190,000 44,97 80,000 18,93 270,000 63,91 152,500 36,09
GUAYANA FRANCESA 122,850 40,438 32,92 63,045 51,32 103,483 84,24 19,367 15,76
GUYANA 180,000 60,000 33,33 115,000 63,89 175,000 97,22 5,000 2,78
ISLAS CAIMÁN 34,000 – – – – – – – –
ISLAS TURCAS Y CAICOS 20,000 0,000 0,00 19,610 98,05 19,610 98,05 0,390 1,95
ISLAS VÍRGENES (EUA) 49,113 – – – – – – – –
ISLAS VÍRGENES (RU) 19,482 3,507 18,00 15,585 80,00 19,092 98,00 0,390 2,00
JAMAICA 1410,560 423,168 30,00 846,336 60,00 1269,504 90,00 141,056 10,00
MARTINICA 369,656 – – – – – – – –
MONTSERRAT 5,000 0,800 16,00 4,000 80,00 4,800 96,00 0,200 4,00
SAN KITTS Y NEVIS 33,500 0,000 0,00 32,070 95,73 32,070 95,73 1,430 4,27
SAN VICENTE Y LAS GRANADINAS 61,924 1,922 3,10 57,598 93,01 59,520 96,12 2,404 3,88
SANTA LUCÍA 147,100 9,600 6,53 121,500 82,60 131,100 89,12 16,000 10,88
SURINAME 296,753 0,000 0,00 293,785 99,00 293,785 99,00 2,968 1,00
TRINIDAD Y TABAGO 1263,990 245,916 19,46 1013,012 80,14 1258,928 99,60 5,062 0,40
TOTAL GRUPO VI 5307,808 1027,404 22,43 3200,877 69,88 4228,281 92,31 352,356 7,69
TOTAL AMÉRICAS 575447,354 428563,351 74,57 109103,300 18,98 537666,651 93,55 37053,532 6,45
TOTAL ALC 365895,737 229646,651 62,89 98468,383 26,97 328115,034 89,85 37053,532 10,15
Informe Regional
79
Quinta Parte Anexos
Grupos Total rural Conexión % Conex. In situ % in situ Rural serv. % Rural Rural % Rural
serv. sin serv. sin serv
GRUPO I
CANADÁ 6462,080 298,250 4,62 6114,125 94,62 6412,375 99,23 49,705 0,769
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA 76690,610 25621,926 33,41 51068,684 66,59 76690,610 100,00 0,000 0,000
TOTAL GRUPO I 83152,690 25920,176 31,17 57182,809 68,77 83102,985 99,94 49,705 0,06
GRUPO II
BRASIL 35017,000 1961,000 5,60 16581,000 47,35 18542,000 52,95 16475,000 47,05
MÉXICO 25337,700 3310,500 13,07 4811,000 18,99 8121,500 32,05 17216,200 67,95
TOTAL GRUPO II 60354,700 5271,500 8,73 21392,000 35,44 26663,500 44,18 33691,200 55,82
GRUPO III
BOLIVIA 3180,000 76,000 2,39 1046,000 32,89 1122,000 35,28 2058,000 64,72
COLOMBIA 12050,000 2000,000 16,60 4145,500 34,40 6145,500 51,00 5904,500 49,00
ECUADOR 4540,000 473,000 10,42 1208,000 26,61 1681,000 37,03 2859,000 62,97
PERÚ 7831,100 1708,100 21,81 1388,000 17,72 3096,100 39,54 4735,000 60,46
VENEZUELA 2213,000 316,000 14,28 736,000 33,26 1052,000 47,54 1161,000 52,46
TOTAL GRUPO III 29814,100 4573,100 15,34 8523,500 28,59 13096,600 43,93 16717,500 56,07
GRUPO IV
ARGENTINA 4097,000 41,000 1,00 1913,000 46,69 1954,000 47,69 2143,000 52,31
CHILE 2197,000 112,000 5,10 1948,000 88,67 2060,000 93,76 137,000 6,24
PARAGUAY 2500,347 0,000 0,00 1163,135 46,52 1163,135 46,52 1337,212 53,48
URUGUAY 295,810 6,099 2,06 243,968 82,47 250,067 84,54 45,743 15,46
TOTAL GRUPO IV 9090,157 159,099 1,75 5268,103 57,95 5427,202 59,70 3662,955 40,30
GRUPO V
BELICE 118,400 0,000 0,00 29,960 25,30 29,960 25,30 88,440 74,70
COSTA RICA 1900,637 21,174 1,11 1825,000 96,02 1846,174 97,13 54,463 2,87
CUBA 2761,700 213,200 7,72 2103,400 76,16 2316,600 83,88 445,100 16,12
EL SALVADOR 3032,110 0,000 0,00 1527,573 50,38 1527,573 50,38 1504,537 49,62
GUATEMALA 7209,000 1079,000 14,97 4061,000 56,33 5140,000 71,30 2069,000 28,70
HAITÍ 5119,180 0,000 0,00 843,389 16,48 843,389 16,48 4275,791 83,52
HONDURAS 3201,280 0,000 0,00 1584,635 49,50 1584,635 49,50 1616,645 50,50
NICARAGUA 2175,200 0,000 0,00 1218,100 56,00 1218,100 56,00 957,100 44,00
PANAMÁ 1237,090 3,305 0,27 1067,296 86,27 1070,600 86,54 166,490 13,46
PUERTO RICO 170,000 10,000 5,88 160,000 94,12 170,000 100,00 0,000 0,00
REPÚBLICA DOMINICANA 2958,000 0,000 0,00 2327,900 78,70 2327,900 78,70 630,100 21,30
TOTAL GRUPO V 29882,597 1326,679 4,44 16748,253 56,05 18074,932 60,49 11807,665 39,51
GRUPO VI
ANGUILA
ANTIGUA Y BARBUDA 28,000 0,300 1,07 26,100 93,21 26,400 94,29 1,600 5,71
ANTILLAS NEERLANDESAS 59,598 – – – – – – – –
ARUBA – – – – – – – – –
BAHAMAS 50,000 2,000 4,00 48,000 96,00 50,000 100,00 0,000 0,00
BARBADOS – – – – – – – – –
BERMUDA – – – – – – – – –
DOMINICA 52,000 0,000 0,00 39,000 75,00 39,000 75,00 13,000 25,00
GRANADA 90,970 0,000 0,00 88,240 97,00 88,240 97,00 2,730 3,00
GUADALUPE – – – – – – – – –
GUAYANA FRANCESA 31,140 8,014 25,74 9,791 31,44 17,805 57,18 13,335 42,82
GUYANA 570,000 0,000 0,00 460,000 80,70 460,000 80,70 110,000 19,30
ISLAS CAIMÁN – – – – – – – – –
ISLAS TURCAS Y CAICOS 5,000 0,000 0,00 4,700 94,00 4,700 94,00 0,300 6,00
ISLAS VÍRGENES (EUA) 57,887 – – – – – – – –
ISLAS VÍRGENES (RU) – – – – – – – – –
JAMAICA 1149,440 321,843 28,00 724,147 63,00 1045,990 91,00 103,450 9,00
MARTINICA 22,344 – – – – – – – –
MONTSERRAT – – – – – – – – –
SAINT KITTS Y NEVIS – – – – – – – – –
SAN VICENTE Y LAS GRANADINAS 51,076 1,583 3,10 47,449 92,90 49,032 96,00 2,044 4,00
SANTA LUCÍA – – – – – – – – –
SURINAME 130,377 0,000 0,00 73,112 56,08 73,112 56,08 57,265 43,92
TRINIDAD Y TABAGO – – – – – – – – –
TOTAL GRUPO VI 2297,832 333,740 15,47 1520,539 70,46 1854,280 85,93 303,723 14,07
TOTAL AMÉRICAS 214592,078 37584,294 17,53 110635,204 51,59 148219,498 69,12 66232,751 30,88
TOTAL ALC 131439,386 11664,118 8,88 53452,395 40,71 65116,514 49,59 66183,043 50,41
CUADRO 13
Población rural – saneamiento
(en miles de habitantes)
Informe Regional
80
Quinta Parte Anexos
CUADRO 14
Población total – saneamiento
(en miles de habitantes)
Grupos Total urb. Conexión % Conex. In situ % in situ Urb. serv. % Urban. % Urb.
Urb. serv. sin serv. sin serv
GRUPO I
CANADÁ 30421,497 23362,950 76,80 7008,842 23,04 30371,792 99,84 49,705 0,16
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA 262282,810 201473,926 76,82 60808,884 23,18 262282,810 100,00 0,000 0,00
TOTAL GRUPO I 292704,307 224836,876 76,81 67817,726 23,17 292654,602 99,98 49,705 0,02
GRUPO II
BRASIL 161790,000 76857,000 47,50 60374,000 37,32 137231,000 84,82 24559,000 15,18
MÉXICO 95796,500 55895,000 58,35 13547,300 14,14 69442,300 72,49 26354,200 27,51
TOTAL GRUPO II 257586,500 132752,000 51,54 73921,300 28,70 206673,300 80,23 50913,200 19,77
GRUPO III
BOLIVIA 7950,000 2227,000 28,01 2820,000 35,47 5047,000 63,48 2903,000 36,52
COLOMBIA 40769,000 24547,000 60,21 9455,930 23,19 34002,930 83,40 6766,070 16,60
ECUADOR 12175,000 5160,000 42,38 1902,000 15,62 7062,000 58,00 5113,000 42,00
PERÚ 24800,700 13077,700 52,73 5206,200 20,99 18283,900 73,72 6516,800 26,28
VENEZUELA 21102,000 12109,000 57,38 2369,000 11,23 14478,000 68,61 6624,000 31,39
TOTAL GRUPO III 106796,700 57120,700 53,49 21753,130 20,37 78873,830 73,85 27922,870 26,15
GRUPO IV
ARGENTINA 36578,000 17808,000 48,69 12897,000 35,26 30705,000 83,94 5873,000 16,06
CHILE 14920,000 11499,000 77,07 2431,000 16,29 13930,000 93,36 990,000 6,64
PARAGUAY 5405,474 384,461 7,11 3243,657 60,01 3628,118 67,12 1777,356 32,88
URUGUAY 3215,290 1484,139 46,16 1550,213 48,21 3034,353 94,37 180,937 5,63
TOTAL GRUPO IV 60118,764 31175,600 51,86 20121,870 33,47 51297,471 85,33 8821,293 14,67
GRUPO V
BELICE 238,500 46,960 19,69 68,150 28,57 115,110 48,26 123,390 51,74
COSTA RICA 3340,909 702,011 21,01 2422,512 72,51 3124,523 93,52 216,386 6,48
CUBA 11137,700 4272,300 38,36 6169,500 55,39 10441,800 93,75 695,900 6,25
EL SALVADOR 6156,780 1999,380 32,47 2207,943 35,86 4207,323 68,34 1949,457 31,66
GUATEMALA 11088,000 4674,000 42,15 4140,000 37,34 8814,000 79,49 2274,000 20,51
HAITÍ 7734,000 0,000 0,00 2038,793 26,36 2038,793 26,36 5695,208 73,64
HONDURAS 5989,400 1538,440 25,69 2663,915 44,48 4202,355 70,16 1787,045 29,84
NICARAGUA 4689,500 812,900 17,33 2743,500 58,50 3556,400 75,84 1133,100 24,16
PANAMÁ 2762,230 980,334 35,49 1594,850 57,74 2575,184 93,23 187,046 6,77
PUERTO RICO 3872,000 2223,000 57,41 1649,000 42,59 3872,000 100,00 0,000 0,00
REPÚBLICA DOMINICANA 8218,500 1652,000 20,10 5704,900 69,42 7356,900 89,52 861,600 10,48
TOTAL GRUPO V 65227,519 18901,325 28,98 31403,061 48,14 50304,386 77,12 14923,133 22,88
GRUPO VI
ANGUILA 8,848 0,000 0,00 8,771 99,13 8,771 99,13 0,077 0,87
ANTIGUA Y BARBUDA 70,000 0,300 0,43 67,400 96,29 67,700 96,71 2,300 3,29
ANTILLAS NEERLANDESAS 198,000 – – – – – – – –
ARUBA 72,000 – – – – – – – –
BAHAMAS 298,000 42,000 14,09 256,000 85,91 298,000 100,00 0,000 0,00
BARBADOS 270,000 5,103 1,89 263,115 97,45 268,218 99,34 1,782 0,66
BERMUDA 64,000 – – – – – – – –
DOMINICA 71,000 5,290 7,45 50,050 70,49 55,340 77,94 15,660 22,06
GRANADA 100,100 1,660 1,66 95,340 95,24 97,000 96,90 3,100 3,10
GUADALUPE 422,500 190,000 44,97 80,000 18,93 270,000 63,91 152,500 36,09
GUAYANA FRANCESA 153,990 48,452 31,46 72,836 47,30 121,288 78,76 32,702 21,24
GUYANA 750,000 60,000 8,00 575,000 76,67 635,000 84,67 115,000 15,33
ISLAS CAIMÁN 34,000 – – – – – – – –
ISLAS TURCAS Y CAICOS 25,000 0,000 0,00 24,310 97,24 24,310 97,24 0,690 2,76
ISLAS VÍRGENES (EUA) 107,000 – – – – – – – –
ISLAS VÍRGENES (RU) 19,482 3,507 18,00 15,585 80,00 19,092 98,00 0,390 2,00
JAMAICA 2560,000 745,011 29,10 1570,483 61,35 2315,494 90,45 244,506 9,55
MARTINICA 392,000 – – – – – – – –
MONTSERRAT 5,000 0,800 16,00 4,000 80,00 4,800 96,00 0,200 4,00
SAINT KITTS Y NEVIS 33,500 0,000 0,00 32,070 95,73 32,070 95,73 1,430 4,27
SAN VICENTE Y LAS GRANADINAS 113,000 3,505 3,10 105,047 92,96 108,552 96,06 4,448 3,94
SANTA LUCÍA 147,100 9,600 6,53 121,500 82,60 131,100 89,12 16,000 10,88
SURINAME 427,130 0,000 0,00 366,897 85,90 366,897 85,90 60,233 14,10
TRINIDAD Y TABAGO 1263,990 245,916 19,46 1013,012 80,14 1258,928 99,60 5,062 0,40
TOTAL GRUPO VI 7605,640 1361,144 20,20 4721,417 70,06 6082,560 90,26 656,080 9,74
TOTAL AMÉRICAS 790039,432 466147,645 59,08 219738,504 27,84 685886,149 86,91 103286,283 13,09
TOTAL ALC 497335,123 241310,769 48,61 151920,778 30,60 393231,547 79,21 103236,576 20,79
Informe Regional
81
Quinta Parte Anexos
CUADRO 15
Porcentaje de efluentes de alcantarillado con algún grado de tratamiento
% de efluentes alcantarillado
sanitario con tratamiento
GRUPO I
Canadá 80,00
USA 100,00
GRUPO II
Brasil 10,00
México 15,40
GRUPO III
Bolivia 30,00
Colombia 10,80
Ecuador 5,00
Perú 14,00
Venezuela 10,00
GRUPO IV
Argentina 10,00
Chile 16,70
Paraguay 8,00
Uruguay 76,92
GRUPO V
Belice 56,70
Costa Rica 4,00
Cuba 18,90
El Salvador 2,00
Guatemala 1,00
Haití 0,00
Honduras 3,00
Nicaragua 34,00
Panamá 18,30
Puerto Rico 100,00
Rep. Dominicana 48,70
GRUPO VI
Anguila NA
Antigua y Barbuda 100,00
Antillas Neerlandesas ND
Aruba ND
Bahamas 80,00
Barbados 100,00
Bermuda ND
Dominica 0,00
Guayana Francesa 65,00
Granada 0,00
Guadalupe 40,00
Guyana 50,00
Islas Caimán ND
Islas Turcas y Caicos 0,00
Islas Vírgenes Británicas 0,00
Islas Vírgenes USA ND
Jamaica ND
Martinica ND
Montserrrat 100,00
San Kitts y Nevis ND
Santa Lucía 46,10
San Vicente y las Granadinas ND
Suriname 0,10
Trinidad y Tabago 65,00

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: